Barcelona, España , 1965

Albert Sánchez Piñol es antropólogo y escritor. Miembro del Centre d’Estudis Africans, su trabajo le ha obligado a viajar con frecuencia a distintos países de África. En el año 2000 publicó Payasos y monstruos, un ensayo satírico sobre ocho dictadores africanos. Su primera novela, La piel fría, sorprendió a la crítica por su fuerza y originalidad y fue un éxito rotundo de ventas que llegó a traducirse a más de treinta lenguas. Pandora en el Congo fue también muy aplaudido por la crítica y el público, y su última novela, Victus –que narra la Guerra de Sucesión española cuestionando las versiones oficiales–, se ha convertido en un auténtico fenómeno de ventas que ha consagrado a Albert Sánchez Piñol como el escritor catalán contemporáneo más internacional.

  • "Con Pandora en el Congo Sánchez Piñol se ha situado en el mapa de los escritores europeos importantes." The Guardian
  • “La originalidad de Sánchez Piñol destaca por la elección de sus temas y la excelente estructura de la trama… Admirable y muy poco convencional.” The Independent

Bibliografía

Novela

 

Vae Victus narra cuatro nuevas aventuras del ingeniero  Martí Zuviría.

El libro comienza el 12 de septiembre de 1714, el día siguiente de la caída de Barcelona y poco antes de que Zuviría huya a Norteamérica, donde ayudará a los indios yamas en la guerra contra los colonos ingleses. Después de la aventura americana, volveremos a Cataluña, pero también iremos a Londres, Alemania e incluso a Nueva Zelanda. Nos reencontraremos con personajes históricos que ya conocimos en Victus como el ambiguo duque de Berwick, su acérrimo enemigo Verboom o el admirado general Villarroel, al mismo tiempo que descubriremos a algunos nuevos, como el famoso guerrillero antiborbónico Pere Joan Barceló –alias Carrasclet– o el explorador inglés James Cook.

Sánchez Piñol confirma con Vae Victus su pulso narrativo, un equilibrio prodigioso entre el rigor histórico y la imaginación más desbordante y un sentido del humor que convierten su prosa en una de las más modernas y a la vez populares de nuestro tiempo.

 

Victus es una novela histórica que nos narra la guerra de Sucesión española, un conflicto que puede considerarse como la primera de las contiendas mundiales y que termina el 11 de septiembre de 1714 con el apocalíptico asalto a Barcelona. También es la tragedia de Martí Zuviría, un joven barcelonés, alumno aventajado del marqués de Vauban, que se convierte en un genio de la ingeniería militar.

Victus es un derroche de información y rigor histórico al servicio de un relato ágil, potente y desenfadado, con una dicción rabiosamente contemporánea que nos lleva de Francia a Barcelona pasando por Madrid, Toledo, Tortosa o las batallas de Brihuega y Almansa. Y es también una obra sobre la Barcelona irreductible de 1714, que sufrió un asedio desigual de trece meses y el bombardeo de más de treinta mil proyectiles.

 

 

Marcus Garvey, encarcelado en Londres, puede ser condenado a muerte. Lo acusan de haber asesinado a dos hermanos, William y Richard, aristócratas ingleses, en una expedición para encontrar diamantes en la selva del Congo. Para salvar a Garvey, su abogado encarga a un escritor anónimo que lo entreviste en la prisión y escriba el relato del que pasó de verdad en África, con la esperanza que el libro pueda ser útil para su defensa. La historia avanza en dos escenarios muy contrastados: por un lado, vivimos la convencional sociedad inglesa del tiempo de la Gran Guerra, con los pintorescos personajes de la pensión de la señora Pinkerton; de la otra, la acción traslada el lector a un lejano rincón de la selva, donde los aventureros descubren, atónitos, un mundo subterráneo extrañamente habitado.

 

 

 

Nunca estamos infinitamente lejos de quienes odiamos. Por la misma razón, pues, podríamos creer que nunca estaremos absolutamente cerca de los que queremos. Cuando desembarcó en la playa con una chalupa, al protagonista le sorprendió que el único habitante de la isla no saliera a recibirle. Pero pronto descubre que aparecen cada noche muchos visitantes misteriosos y amenazantes. Desde ese momento, su vida -que tendrá que compartir con el brutal Batís Caffó y Aneris, la de la piel fría- se convierte en una lucha frenética con él mismo y con los otros, donde se mezclan los sentimientos de rechazo y de deseo, de crueldad y de amor, de miedo y desesperanza.

En octubre de 2017 está previsto el estreno de la adaptación de la novela a película, Cold Skin, dirigida por Xavier Gens y con un reparto encabezado por David OakesAura Garrido y Ray Stevenson. Ver el trailer aquí.

Relatos

En estos trece relatos, el autor nos pasea de forma fantástica y con humor por varias situaciones que no hay que asumir de mal grado, por realidades que a menudo queremos obviar y que él nos presenta con su ojo clínico de antropólogo. Hay un esquimal que huye de un oso, ¿o quizás es el oso quien huye del esquimal? Y un armario que se traga misteriosamente una mujer. Y un espantapájaros que quiere hacerse amigo de los cuervos. Y la excéntrica tripulación de un barco fantasma. Son trece patrañas modernas en que el autor combina magistralmente la fantasía, el humor y la existencia cotidiana.

 

 

Se ha dicho que un buen cuento es como un poema, donde todos los elementos funcionan con un equilibrio tan ajustado, que el movimiento más leve (una línea más, una frase menos) lo hace tambalear hasta el derrumbe. Los cuentos que conforman Las edades de oro participan de esta filosofía, y así lo demuestran los golpes de efecto de los dos relatos que abren el conjunto: Torna aviat y el espléndido La cuca del Congo. Después, la fuerza de una narrativa original y fresca se lleva el lector hacia una experiencia placiente y turbadora, singular y divertida.

 

 

Narrativa juvenil / infantil

Adaptación de la novela de Albert Sánchez Piñol a cómic, con guión de Carles Santamaría, dibujos de Cesc F. Dalmases y color de Marc Sintes.

No ficción

 

 

La historia tragicómica de ocho dictadores africanos. Unas historias que darían risa si no fueran terriblemente ciertas. Esta es la historia de Idi Amin Dato, Bokassa, Banda, Mobutu Sese Keko, Sékou Touré, Haile Selassie, Macías y Obiang. Eran unos ignorantes y se invistieron maestros. Eran insignificantes y se creyeron dioses. Es la historia de un puñado de dictadores africanos. Estos hombres se presentaron ante los suyos y de todo el mundo como seres de excepcionales calidades. En justa correspondencia con sus supuestos méritos, se otorgaron títulos altisonantes, como por ejemplo Líder de Acero, Señor de las Bestias de la Tierra y del agua y Milagro Único. Se hicieron traer en silla gestatoria. Obligaron todo un pueblo a dirigirles plegarias. Nada era imposible para estos individuos: eran payasos, pero también monstruos. Y en el monstruo la extravagancia es inseparable del espanto. Sus súbditos conocieron todo el espectro de los horrores.

 

 

Otros géneros

Una familia del Matarranya (Bajo Aragón) esconde un secreto ancestral: cerca de la masía donde vive aparecen unas misteriosas luces, un fulgor sobrenatural que se hace visible dos noches al año, entre la maleza de un extraño bosque. Según la tradición familiar las luces son una puerta a otro mundo, de donde nadie vuelve al cruzarla, y esconden su existencia a los habitantes del pueblo más cercano. El bosc parece emanar de esa secuencia: una masía, una puerta dimensional y la Guerra Civil como telón de fondo son los dispares elementos que se manejan sin recurrir a la distancia irónica, ni al ya gastado choque cómico entre costumbrismo español y claves fantásticas percibidas como algo ajeno, inasumible para una mirada condicionada por años de tradición realista. Albert Sánchez Piñol adapta su relato El bosc, incluido en el libro Les edats d’or, densificando las relaciones entre sus personajes. Se subraya el sentido último de la historia: que todos somos el Otro del Otro y que una Guerra Civil, más que conflicto de otredades, es encrucijada de prejuicios.

Premios

  • 2003 - Premio Ojo Crítico de RNE en Narrativa
  • 2005 - Premio Grinzane – Francesco Biamonti por La pell freda
  • 2006 - Premio Crítica Serra D’Or por Pandora al Congo