Badajoz, España , 1897 - Faringdon, Reino Unido , 1957

Escritor autodidacta y periodista, fue uno de los narradores más importantes del exilio gracias a su pasmosa lucidez al abordar la convulsa primera mitad del siglo XX español. Durante la Guerra Civil luchó en el bando republicano, motivo por el que tuvo que exiliarse en 1938, primero a Francia y después en Inglaterra. Allí publicó toda su obra, que llegó a España tardíamente. Las tres novelas de la trilogía La forja de un rebelde son un testimonio ineludible sobre la Guerra Civil y sus antecedentes, y han sido reconocidas universalmente por su valor literario y documental.

Bibliografía

Novela

En 1949, el exiliado republicano Antolín Moreno regresa a Madrid con un pasaporte inglés. Allí se reencuentra con su familia. Su mujer, Luisa, ha buscado alivio a sus miserias en grotescas sesiones de espiritismo. Su hija menor, Amelia, vive entre arrebatos de beatería y autocompasión. El hijo mediano, Juan, se aferra a una dogmática militancia comunista. Y Pedro, el mayor, se ha convertido en un falangista sin convicción, que intenta medrar a cualquier precio, dedicado al estraperlo, el proxenetismo y el tráfico de drogas. La llegada de Antolín despertará viejos fantasmas.

Con La raíz rota,  Arturo Barea abordó desde la ficción aquello que en su célebre trilogía —La forja de un rebelde— no pudo completar desde el relato autobiográfico: el retorno del exilio y la experiencia del desarraigo.

Una autobiografía novelada en tres partes que ha sido reconocida universalmente como uno de los testimonios más estremecedores que se hayan escrito sobre la guerra civil española y sus antecedentes inmediatos.

Exiliado en Inglaterra desde 1938, Arturo Barea se dedicó plenamente a la literatura y al periodismo y fue  allí donde terminó la que sería su obra magna, La forja de un rebelde, una trilogía que figura entre las obras maestras de la literatura universal. La primera parte, La forja, apareció el 12 de junio de 1941. En ella, Barea narra su infancia y primera juventud en el Madrid de principios de siglo. Después del gran éxito de La forja, el 9 de julio de 1943, llegó a las librerías inglesas la segunda parte, titulada La ruta, en la que Barea cuenta sus primeros escarceos literarios y, sobre todo, sus experiencias en la guerra de Marruecos. Con la publicación de La llama el 22 de febrero de 1946, la editorial inglesa Faber & Faber concluía la edición de la trilogía La forja de un rebelde

Relatos

Edición preparada por Nigel Townson. El volumen agrupa una cincuentena de narraciones, de las que dieciséis son inéditas, si bien pudieron publicarse previamente en diarios y revistas extranjeros.

Recopilación de relatos publicados póstumamente. Fueron escritos en el exilio, aunque la mayoría se ambientan en Madrid, la ciudad adoptiva del autor, si bien también se incluyen algunos cuentos relacionados con su vida en Inglaterra. Todos los textos están narrados en primera persona, ya sea desde la perspectiva de un niño, de un adolescente o de un hombre adulto. Y en todos aparece algún personaje o acción relacionados con episodios autobiográficos de Barea.

Compendio de narraciones breves con la Guerra Civil como hilo conductor. Incluye una veintena de relatos que son verdaderas crónicas de su tiempo. Todas las historias transcurren en escenarios reales, localizables, que Barea conoció bien.

No ficción

Edición preparada por Nigel Townson. En esta obra, Barea se revela como un fino observador de la vida inglesa, país donde pasó la mayor parte de su exilio. Muchos de los textos están recogidos a partir de charlas suyas en la BBC. Otras páginas proceden de artículos publicados en La Nación bonaerense y no faltan algunos ensayos de temática política. El epistolario, aunque breve, aporta dimensión humana al volumen.

Barea aporta las claves para la comprensión de la personalidad y la obra del poeta.

Aproximación más bien crítica al estandarte de la Generación del 98, a quien Barea no perdonó su actitud inicialmente poco beligerante hacia el Alzamiento fascista.