Barcelona, España , 1921 - Madrid, España , 2004

Carmen Laforet vivió toda su infancia y adolescencia en Gran Canaria. A los dieciocho años regresó a Barcelona para estudiar Filosofía y Letras, carrera que dejó sin terminar. Posteriormente se trasladó a Madrid, donde escribió su debut, Nada, y ganó, con apenas veintitrés años, el Premio Nadal en su primera convocatoria. Esta novela la consagró como la gran revelación de la literatura española de posguerra, y se convirtió en una autora de culto para varias generaciones. Durante los años cincuenta y sesenta desarrolló una intensa actividad literaria, mientras colaboraba regularmente en la revista Destino y el diario ABC. Ganó en 1955 el Premio Nacional de Literatura por la novela La mujer nueva. A partir de los años setenta se fue distanciando paulatinamente del mundo literario, y su carrera culminó en el más absoluto silencio.

  • "Carmen Laforet es una escritora de gran talento, y la primera que en la historia española nos da entera y sin disfraz el alma femenina desde dentro." Ramón J. Sénder
  • "Carmen Laforet, la autora de Nada, era una muchachita de veintitrés años de la que nadie había oído hablar, y que se descolgaba con una historia cuyos conflictos contrastaban de forma estridente con los esquemas de la novela rosa habitualmente leída y cultivada por mujeres." Carmen Martín Gaite

Bibliografía

Novedad

Correspondencia entre Carmen Laforet y Elena Fortún.

En De corazón y alma (1947-1952) hallamos un testimonio único e inédito hasta la fecha: la correspondencia de dos escritoras de excepción, dos mujeres entregándose hasta el fondo de su alma;  dos pioneras, cada una en su generación, defensoras de la libertad de la mujer para ser y sentir con cada una de sus palabras.

Novela

En una época de carencias y pobreza, el protagonista, un pintor bohemio que busca sentido a su existencia, se deja llevar por antiguos sentimientos amorosos y decide compartir su vida con una familia ajena dada a la extravagancia y a la frivolidad, junto a una niña que, en principio, sólo le acompañaba en un viaje de dos días y que, a la postre, acabará también convirtiéndose en un miembro más de esa extraña composición familiar.

Al volver la esquina, escrita en los años setenta, es mucho más que el mero descubrimiento de una obra inédita de una de las escritoras más insignes de la segunda mitad del siglo XX; es una notable aportación a la novela española y una novela de madurez narrativa que pone el broche de oro a la escasa y brillante obra de la autora de Nada y La insolación.

La insolación es la historia de un arrebato juvenil. Martín Soto, en los veranos de sus catorce, quince y dieciséis años, pierde de vista no ya el mundo que le rodea, sino su personalidad de chico de clase media, lleno de sensibilidad e inquietudes.

Paulina, una mujer de mediana edad, se separa de su marido, cuyo matrimonio es invalidado por las coincidencias contradictorias de la guerra civil y decide independizarse y demostrar que puede valerse por sí misma, acomodándose en un piso en Madrid y, si es necesario, haciéndose cargo de su hijo. Es una nueva vida, llena de desconocidos horizontes, descubre de nuevo el amor y mantiene una apasionada relación amorosa.Esta historia prodía parecer habitual en nuestra época pero La mujer nueva está escrita en los años cincuenta, en plena posguerra y en una etapa de gran represión franquista lo que hace de esta novela una precursora en España de una literatura feminista.

Carolina se casa con su excuñado, Luis, quien acaba de quedarse viudo y al cargo de sus siete hijos. Carolina, ahora madre de siete niños, continua ayudando a los necesitados asistiéndoles en los hospitales. Es así como conoce a María, una mujer en estado terminal que le solicita que se haga cargo de su hija Olivia, algo a lo que Carolina no se puede negar.

Elisa y de Rosa son cuñadas y viajan a Madrid para asistir a una boda. En ese viaje Elisa se encuentra a su primo Javier, y al verle cree recordar al hombre que asesinó a sus padres durante la Guerra Civil.

Teresa Roca es la maestra de un pueblo asturiano durante la Guerra Civil. Teresa oculta a un rojo en su hogar, pero la cosa se complica cuando conoce a un miembro del ejército Nacional.

Alicia, la secretaria del señor Arco, está enamorada de su jefe. Para su sorpresa este amor es correspondido y él le pide matrimonio. Pero Alicia no va a entregarse tan fácilmente, así que le requiere una boda por todo lo alto, algo que el señor Arco no desea en absoluto. Así, con esta disparidad, transcurrirá el noviazgo de Alicia hasta llegar a la sorpresa final.

 

La segunda novela de Carmen Laforet, publicada en 1952, ambientada en la isla de Gran Canaria, y donde narra la historia de la joven Marta Camino, sus ilusiones y sus relaciones, con el telón de fondo de la guerra civil española. En el texto, dos grandes fuerzas guían la narración: el maravillosamente presentado paisaje de la isla de Gran Canaria y la trama de pasiones y miserias humanas, los “demonios”. Simultáneamente, la nostalgia de Madrid, traída a la isla por los peninsulares, se va apoderando de manera paulatina del relato hasta que se incorpora a la persona de Marta, quien, dejándose llevar por el deseo de escapar de la opresión familiar, empieza a sentir la atracción de esa tierra desconocida, la llamada de la  gran ciudad.

 

 

Andrea llega a Barcelona para estudiar Letras. Sus ilusiones chocan, inmediatamente, con el ambiente de tensión y emociones violentas que reina en casa de su abuela. Andrea relata el contraste entre este sórdido microcosmos familiar poblado de seres extraños y apasionantes y la frágil cordialidad de sus relaciones universitarias, centradas en la bella y luminosa Ena. Finalmente los dos mundos convergen en un diálogo dramático.

 

Comparada por la crítica con Cumbres borrascosas, Nada destaca tanto por su prosa fresca y directa como por la extraordinaria sensibilidad en la recreación de una voz femenina. Cuando el libro acaba, el lector tiene la seguridad de poder encontrar, al volver la esquina, a una muchacha pálida y triste, con toda la fuerza de su juventud condensada en el mirar. Es Andrea, absorta, queriendo algo, sin saber qué. Como el resto de los protagonistas, ha nacido a la vida real por un prodigio de la creación artística.

Relatos

Cuatro relatos que comparten el mismo fondo de la posguerra española, donde la miseria afecta a todos por igual. Esta narraciones transmiten al lector una realidad cruda y desgarrada, escrita en un estilo magistral y sugerente.

Plantea la vida de enfermedad y sacrificio de María, personaje cuyo papel desafía con delicadeza los ideales restrictivos de la sociedad en época de Franco. María es el modelo de la esposa-madre dedicada y perpetuamente amable del régimen, pero sus contribuciones no conseguirán el reconocimiento de su familia durante la mayor parte de su vida… o incluso hasta que llegue el día de su muerte.

 

 

Una joven esposa contempla con entereza la venta – para pagar los medicamentos que salvarán la vida de su hijo – del único objeto de valor que posee la familia, un piano heredado de una tía rica.

Viajes

El variado y gigantesco escenario de los Estados Unidos, sus ciudades, sus paisajes y sus gentes desfilan por las páginas de esta narración que recoge las impresiones recibidas por Carmen Laforet en su primer viaje a Norteamérica

“De las notas tomadas en trenes y habitaciones de hotel surgió este libro dice la novelista-. De la primera impresión fresca y viva con paisajes y personas y ambientes desconocidos. Se ha procurado en estas páginas hacer un relato objetivo de unas aventuras y unos encuentros".

   

 

La autora, con la excelente prosa que caracteriza sus novelas, nos ofrece las impresiones que recogió durante su viaje a los Estados Unidos; viaje realizado por invitación del gobierno norteamericano en 1965 y en el cual conoció al novelista Ramón J. Sender, con quien intercambió una interesante relación epistolar.

 

 

Antología / Selección

Se recopilan sus novelas cortas escritas entre 1952 y 1954, después del gran éxito de su primera novela. Incluye El piano, La llamada, El viaje divertido, La niña, Los emplazados, El último verano y Un noviazgo. La posguerra circunscribe y es circunstancia de todos los personajes, incluida la propia narradora.

Recopilación de sus relatos amorosos, publicada póstumamente.

Con prólogo de Carme Riera, ofrece una recopilación de todos los cuentos de Carmen Laforet e incluye sus primeros textos inéditos.

 

 

Los primeros textos de Carmen Laforet, nunca antes publicados, vibran en su cándida osadía con toda la pureza, el ansia de libertad y el don poético que conformarán su obra futura.

Este volumen consta de tres partes: la primera incluye siete cuentos que podría haber escrito Andrea, la protagonista de Nada; en la segunda nos reencontramos con los diez cuentos clásicos que, aunque nunca faltan en las antologías del género, no habían vuelto a reunirse desde hacía treinta años, y en la tercera, por último, se recuperan ocho cuentos más, que fueron su última contribución al género, abandonado a partir de 1955.

 

 

Incluyen: Nada, La muerta, La isla y los demonios, Llamada, La mujer nueva.

Correspondencia

En De corazón y alma (1947-1952) hallamos un testimonio único e inédito hasta la fecha: la correspondencia de dos escritoras de excepción, dos mujeres entregándose hasta el fondo de su alma;  dos pioneras, cada una en su generación, defensoras de la libertad de la mujer para ser y sentir con cada una de sus palabras.  

Estamos ante un libro revelador como pocos, trenzado de cartas que rebosan hondura y verdad por sus cuatro costados, y que nos llevan de la duda a la certeza, de la alegría a la tristeza y de la literatura a la vida.

Cristina Cerezales y Silvia Cerezales, hijas de Carmen Laforet y escritoras, narran en sendos prólogos el valor extraordinario que para su madre, lectora admirada de Celia, tuvieron estas cartas que cruzó con la periodista y escritora Encarnación Aragoneses desde 1947, año de Nada y el Nadal, hasta la muerte de Elena Fortún en 1952.

Prologa también el volumen Nuria Capdevila-Argüelles, catedrática de Estudios Hispánicos y de Género en la Universidad de Exeter (Gran Bretaña).

Otros géneros

Con sensibilidad y elegancia, Carmen Laforet nos ilumina acerca de una de las grandes incógnitas de la literatura española de la posguerra, su mutismo literario y su necesidad de intimidad, que cristaliza en un distanciamiento paulatino de la vida pública y social. Por su parte, Ramón J. Sender desmitifica la vida del exilio y nos desvela, sin tapujos y con agudeza, sus sentimientos hacia su país natal: desde Franco hasta el estalinismo pasando por sus protagonistas literarios, como Alberti o Camilo José Cela.

Premios

  •  1944 - Premio Nadal por Nada
  • 1949 - Premio Fastenrath por Nada
  • 1955 - Premio Menorca de Novela por La mujer nueva
  • 1956 - Premio Nacional de Literatura por La mujer nueva