Barcelona, España , 1963 - Barcelona, España , 2008

Inició varias carreras universitarias y ejerció diversos oficios desde muy joven antes de decantarse por la literatura a principios de los años ochenta. Su verdadero nombre fue Francisco García Hortelano. Su primera novela, El triunfo, ganó el premio Tigre Juan, siendo aclamado por la crítica como una joven promesa. La trilogía El día del Watusi, su obra más ambiciosa, traza un ácido panorama de la España de la Transición. Colaborador asiduo en el diario El País, escribió el guión de la película Antártida (1995), de Manuel Huerga. En el año 2008 ganó el Premio Nadal con Lo que sé de los vampiros, última novela que publicó. Murió ese mismo año a causa de un infarto de miocardio. El año 2010, Ediciones Destino creó el Premio de novela Francisco Casavella en su honor, sustituto de la categoría de “finalista” en el Premio Nadal. 

  • «Trasplantó su ironía y su sentido del honor, su nobleza de disconforme, a la novela. Una novelística, en el fondo, moral, sustentada en un profundo escepticismo sobre la naturaleza humana, de la que el humor, más que el amor, era una de las escasas vías de escape.» Josep Massot, La Vanguardia
  • «La pervivencia literaria de Francisco Casavella está asegurada.» Times Literary Supplement
  • «Uno de los escritores de ficción más dotados de su generación.» Juan Marsé
  • «Un lujo de nuestras letras». José María Pozuelo Yvancos, ABC
  • «Uno de los grandes narradores en nuestro país». Ricardo Senabre, El Mundo

Sobre “El día del Watusi”: 

  • «Casavella consolida con esta obra un puesto firme entre los narradores que convierten sus novelas en necesidad. Sin ellos, el mundo sería más pobre; tendría menos verdad.» Enrique Turpín, El Periódico
  • «La tremenda y crítica visión de una ciudad y de una época sonámbulas.» Ana María Moix, El País
  • «El día del Watusi supone la confirmación plena de un autor. Con el tiempo irá adquiriendo el peso que sólo se reserva a aquellas obras que son un referente luminoso y persistente para otras posteriores.» Jesús Martínez Gómez, Quimera
  • «Lo que hace Casavella en su literatura heroica es desvelar un secreto, contar una Barcelona a la que se le ha negado toda existencia.» Javier Pérez Andújar, El País
  • «Una novela que comienza inspirándose en la rumorología con la facilidad de Casavella para captar la épica oral y acaba culminando en un mundo conspiratorio, como el actual.» Jordi Costa, El País
  • «Un perfecto antídoto contra la peor de las enfermedades que puede padecer una sociedad: la autocomplacencia. Creemos estar ante la novela de la santa transición.» Andrés Pau, Levante 
  • «El día del Watusi es el retrato más descarnado de unos años que todos quieren enterrar bajo la arena de la memoria. Sólo los excluidos de la historia, los que siempre pierden las batallas, podían hacer suya la W de Watusi que planea sobre la novela.» Joan Riambau, L’Avenç

     

Bibliografía

Novedad

Casavella, en su primera novela –galardonada con el Premio Tigre Juan, llevada al cine por Mireia Ros en 2006, recuperada por Anagrama y convertida ya en clásico en esta edición de Cátedra– reinventa la literatura del héroe con un descaro y una vitalidad que huye en todo momento del aburrimiento. La historia de El triunfo es una partida de cartas en donde la suerte ya está echada; la historia de un tiempo ya cambiado, en el que una generación se afirma por encima de la otra, y la juventud sólo puede sobrevivir engullendo el poder y el dominio de la vejez.

Novela

Publicada por primera vez en tres volúmenes entre 2002 y 2003, El día del Watusi supuso la consagración de Francisco Casavella como uno de los talentos mayores de nuestras letras. Novela inagotable sobre «los cómos, los porqués, los para qués y los y qués» de la transición española, en palabras del autor, su relectura da por buena la imagen casavelliana del novelista como el guía mestizo de los westerns, aquel que se avanza a la tropa, se expresa en un lenguaje extraño y nos avisa de que las cosas no son lo que parecen.

En la primera parte de la obra, la acción transcurre el 15 de agosto de 1971 en Barcelona, el día que cambió la vida de Fernando Atienza, un niño de trece años. El protagonista se ha citado con un amigo, Pepito el Yeyé, un gitanillo que vive en las barracas de la montaña de Montjuïc. Ambos pasan el rato pescando en el viejo puerto de Barcelona cuando, de repente, distinguen una masa flotante: es un cadáver sin zapatos ni pantalones, vestido con una cazadora en la que se lee “watusi 65”; En la segunda parte, Fernando Atienza y su madre han abandonado el barrio chabolista donde vivían. Ahora ocupan una portería en un barrio de clase media. La idea que la mayoría de los inmigrantes tienen del bienestar orientará a partir de ahora las acciones de la madre. Esta accederá a la ínfima burguesía mediante un matrimonio en segundas nupcias con un funcionario subalterno del Banco de España; finalmente, en la tercera parte, la acción transcurre en 1995. Fernando Atienza vive en Barcelona, donde vende drogas, y vaga en compañía de yonquis y delincuentes. La historia propone un retrato de la ciudad de los años ochenta, escenario de música pop y chutes a todo ritmo, sin distinciones de color o de clase social. Fernando ha conocido a Elsa, el gran amor de su vida, una yonqui de clase media que se convierte en compañera inseparable del protagonista.

La historia discurre en el siglo XVIII. Martín de Viloalle es el hijo menor de un noble gallego y está destinado a entrar en la Compañía de Jesús desde la cuna. Con un carácter introvertido y esquivo, Martín siente desdén hacia su entorno. La expulsión de los jesuitas de España lo sorprenderá siendo aún novicio. Inexplicablemente, decide seguirlos al exilio. Esta será la primera de sus muchas partidas y afiliaciones, que lo condenarán a una vida precaria y transitoria, a caballo entre la Roma papal, los principados alemanes y el París de la Revolución. 

Esta inquietante novela narra los sucesivos y tronchantes reencuentros del protagonista con su hermano mayor, un jugador ye-yé acosado por el ansia metafísica y por un ejército de matones. El relato engarza trepidantes aventuras, ardides, fugas inverosímiles y multitud de peripecias en el mundo de los bajos fondos. Antonio Chavarrías Ocaña escribió el guión de la película Volverás, basado en esta novela.

"Un mundo descrito con nerviosas y atinadas pinceladas, con un estilo literario cuidado, con cierto humor sardónico, con un ritmo que engancha como una voz hipnótica." Ignacio Vidal-Folch, Qué Leer

"Una prosa poética muy cuidada en la precisión de su sintaxis, en la rapidez de sus diálogos y en la eficacia de su ritmo narrativo emparentado con técnicas cinematográficas." Ángel Basanta, ABC

"Inquietante relato, apasionante demostración de pulso narrativo. Deja que el lector vaya estirando del hilo, con una prosa irónica y efectiva. Una buena novela, tramposa y sincera. Como deberían ser todas las novelas. " Carlos Zanón

Daniel Basanta es un adolescente “rarito”. La novela explica cómo descubre cuán terrible es la vida y cómo intenta endulzarla mediante su potente imaginación. Con toques surrealistas, Casavella explica las andanzas del protagonista junto a su máquina de juegos predilecta, las continuas fugas de casa, los primeros amores, unas misteriosas llamadas telefónicas o las charlas con su excéntrico abuelo. 

Relato ambientado en el mundo de la música pop, narrado con cuñas humorísticas y experimentales.

El triunfo utiliza como columna vertebral partes de la anécdota shakespeariana de "Hamlet": la venganza, el hijo que se siente traicionado por todos y especialmente por su madre, la desaparición del padre, etc. Estos elementos funcio­nan como telón de fondo de una historia para la que Casavella conjugaría los elementos básicos de su aprendizaje: un entorno que cono­cía, unas historias que contadas una y mil veces había oído, la música de la rumba catalana que, por darle, le dio hasta el títu­lo, y un trasfondo real del presente de una ciudad (y un barrio) en transformación: la llegada masiva de los inmigrantes africa­nos y árabes, las excava­doras que ejecutan la demolición de manzanas enteras y las reyertas entre clanes por el control de la droga. Con estos elementos construye Casavella una fábula que se sustenta sobre una tradición narra­tiva oral, la del personaje que "cuenta" o quiere dejar testimonio, cual Lázaro de Tormes moderno, de su "caso", de su vida, de lo que vio y de lo que vivió, para que, de algún modo, el texto se convierta en su salvación o en su confesión, en su redención o en su justificación.

«Junto a esos ecos de tragedia clásica (Hamlet), hay otras influencias reconocibles en la novela: desde la literatura picaresca hasta la obra de Salinger o Scott Fitzgerald, sin olvidar una película tan importante como Malas calles de Scorsese.» Jordi Costa, ABC

«Ha sorprendido y entusiasmado a muchos lectores sin nombre que descubren desde dentro el fin de un barrio de leyenda: “el Chino” barcelonés.» Pepe Ribas, Ajoblanco

«Casavella ha logrado dotar de un tono peculiar, amargo, distanciador y shakespeariano el tema de la decadencia. Una inteligente versión posmoderna de Hamlet.»  Eloy Fernández Porta, Quimera

«Narrada con un tono monologante que revela, sin embargo, un especial oído para las conversaciones, hábilmente estructurada, inaugura una línea de realismo sórdido o realismo pobre y de apatía moral. La violencia, los deseos frustrados, la marginación, están expresados con un sugerente laconismo expresivo y dentro de un poderoso marco ambiental.» Juan Antonio Masoliver Ródenas, La Vanguardia

No ficción

Reúne diversos trabajos publicados por el autor en diferentes medios, desde revistas de música o de cómic (Cairo, Rock de Lux, Ajoblanco, Co&Co...) hasta los principales suplementos literarios españoles (ABC, El País, El Mundo...). La música, el cine y, sobre todo, la literatura son los temas principales de unos textos que destilan el universo de Casavella.

Otros géneros

Casavella es autor del guión del cómic La Antártida empieza aquí, publicado por la editorial Glénat en 1993. Se encargó personalmente de su adaptación para la película Antártida, dirigida por Manuel Huerga en 1995. También es autor de los guiones de otras películas, como Susana o Un sueño fugitivo.

Premios

  • 2008 - Premio Nadal por Lo que sé de los vampiros