Aracata, Colombia , 1927 - México D.F., México , 2014

Gabriel García Márquez –también conocido como Gabo–  fue una de las figuras más importantes e influyentes de la literatura universal. Inició su carrera como periodista mientras estudiaba Derecho. Su dedicación al periodismo fue pareja a su vocación literaria, y su vida de reportero no se calmó hasta 1967, cuando el éxito internacional de Cien años de soledad le permitió establecerse en Barcelona y dedicarse exclusivamente a la literatura. Además de por su indiscutible genialidad como escritor –ganó el Premio Nobel de Literatura en 1982 y sus obras han sido traducidas a la mayoría de las lenguas del mundo–, a García Márquez se le conoce por su faceta de intelectual comprometido con los grandes problemas de Hispanoamérica. Máximo representante del "Realismo mágico", Gabo creó uno de los mundos narrativos más ricos y completos que ha dado la lengua española del siglo XX.

2017 Cincuenta años de 'Cien años de soledad'

  • "García Márquez es ese ejemplo realmente espléndido de la literatura que gusta mucho a mucha gente, lo cual es muy poco frecuente." Juan García Hortelano
  • "La mayor revelación en lengua española desde el Quijote." Pablo Neruda

Bibliografía

Novedad

En ocasión del 50 aniversario de la publicación de Cien años de soledad, llega una edición con ilustraciones inéditas de la artista chilena Luisa Rivera y con una tipografía creada por el hijo del autor, Gonzalo García Barcha.

Una edición conmemorativa de una novela clave en la historia de la literatura.

Narrativa juvenil / infantil

Biografía / Memorias

Antología / Selección

Novela

Un viejo periodista decide festejar sus noventa años a lo grande, dándose un regalo que le hará sentir que todavía está vivo: una jovencita virgen, y con ella «el principio de una nueva vida a una edad en que la mayoría de los mortales están muertos». En el prostíbulo llega el momento en el que ve a la mujer de espaldas, completamente desnuda. Ese acontecimiento cambia su vida radicalmente. Ahora que conoce a esta jovencita se encuentra a punto de morir, pero no por viejo, sino de amor. Así, Memoria de mis putas tristes cuenta la vida de este anciano solitario, un apasionado de la música clásica, nada aficionado a las mascotas y lleno de manías. Por él sabremos cómo en todas sus aventuras sexuales (que no fueron pocas) siempre dio a cambio algo de dinero, pero nunca imaginó que de ese modo encontraría el verdadero amor.

Esta novela de Gabriel García Márquez es una conmovedora reflexión que celebra las alegrías del enamoramiento, las desventuras de la vejez y, ante todo, lo que sucede cuando sexo y amor se juntan para darle un sentido a la existencia. Nos encontramos ante un relato aparentemente sencillo pero cargado de resonancias, una historia narrada con el excepcional estilo y la maestría en el arte de contar de los que solo es capaz el autor colombiano.

«Memoria de mis putas tristes es una obra maestra. Es un texto magistral, extraordinario.» Álvaro Mutis

El 26 de octubre de 1949, el reportero Gabriel García Márquez fue enviado al antiguo convento de Santa Clara, que iba a ser demolido, a presenciar el vaciado de las criptas funerarias. La sorpresa saltó al destapar la tercera hornacina del altar mayor: se desparramó una cabellera de color cobre, de veintidós metros y once centímetros de largo, perteneciente a una niña. En la lápida apenas se leía el nombre: Sierva María de Todos los Ángeles. Cuenta el propio García Márquez: "Mi abuela me contaba de niño la leyenda de una marquesita de doce años cuya cabellera le arrastraba como una cola de novia […]. La idea de que esa tumba pudiera ser la suya fue mi noticia de aquel día, y el origen de este libro".

Aclamado por el pueblo como Libertador, blanco de numerosas conjuras políticas y militares, héroe romántico y hasta libertino para sus detractores y sus partidarios, idealista íntegro y abandonado que contempla las ruinas de su sueño de unidad de los pueblos americanos, tras la independencia del dominio español Simón Bolívar emprende -enfermo, con un menguado séquito- el que será su viaje final. Parte desde Bogotá para seguir el curso del río Magdalena. Su viaje será el último en un doble sentido: le proporciona oportunidades para considerar los pasos que ha dado en su agitada vida y, al tiempo, la gravedad de sus dolencias apresta en varios meses su encuentro con la muerte.

El pulso magistral de Gabriel García Márquez refiere hasta en sus detalles mínimos la inmensa aventura que, impulsada por la voluntad de Bolívar, transmutó el destino de América.

La historia de amor entre Fermina Daza y Florentino Ariza, en el escenario de un pueblecito portuario del Caribe y a lo largo de más de sesenta años, podría parecer un melodrama de amantes contrariados que al final vencen por la gracia del tiempo y la fuerza de sus propios sentimientos, ya que García Márquez se complace en utilizar los más clásicos recursos de los folletines tradiciones. Pero este tiempo -por una vez sucesivo, y no circular-, este escenario y estos personajes son como una mezcla tropical de plantas y arcilla que la mano del maestro moldea y con las que fantasea a su placer, para al final ir a desembocar en los territorios del mito y la leyenda. Los jugos, olores y sabores del trópico alimentan una prosa alucinatoria que en esta ocasión llega al puerto oscilante del final feliz.

García Márquez traza la historia de un amor que no ha sido correspondido por medio siglo. Aunque nunca parece estar propiamente contenido, el amor fluye a través de la novela de mil maneras: alegre, melancólico, enriquecedor, siempre sorprendente.

«La voz garciamarquiana alcanza aquí un nivel en el que resulta a la vez clásica y coloquial, opalescente y pura, capaz de alabar y maldecir, de reír y llorar, de fabular y cantar, de despegar y volar cuando es necesario.» Thomas Pynchon, The New York Times

«El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo.»

Acaso sea Crónica de una muerte anunciada la obra más «realista» de Gabriel García Márquez, pues se basa en un hecho histórico acontecido en la tierra natal del escritor. Cuando empieza la novela, ya se sabe que los hermanos Vicario van a matar a Santiago Nasar -de hecho, ya le han matado- para vengar el honor ultrajado de su hermana Ángela, pero el relato termina precisamente en el momento en que Santiago Nasar muere.

El tiempo cíclico, tan utilizado por García Márquez en sus obras, reaparece aquí minuciosamente descompuesto en cada uno de sus momentos, reconstruido prolija y exactamente por el narrador, que va dando cuenta de lo que sucedió mucho tiempo atrás, que avanza y retrocede en su relato y hasta llega mucho tiempo después para contar el destino de los supervivientes. La acción es, a un tiempo, colectiva y personal, clara y ambigua, y atrapa al lector desde un principio, aunque este conozca el desenlace de la trama. La dialéctica entre mito y realidad se ve potenciada aquí, una vez más, por una prosa tan cargada de fascinación que la eleva hasta las fronteras de la leyenda.

«Un genio.» Julio Cortázar

García Márquez construyó en El otoño del patriarca una maquinaria narrativa perfecta que desgrana una historia universal -la agonía y muerte de un dictador- en forma cíclica, experimental y real al mismo tiempo, en seis bloques narrativos sin diálogos, sin puntos y aparte, repitiendo una anécdota siempre igual y siempre distinta, acumulando hechos y descripciones deslumbrantes.

Novela escrita en Barcelona entre 1968 y 1975, El otoño del patriarca deja asomar en su trasfondo el acontecimiento más importante de la historia española de aquellos años, la muerte del general Franco, aunque su contexto y estilo sean, como siempre con García Márquez, el de la asombrosa realidad latinoamericana, que el autor ha elevado una vez más a la dignidad del mito.

Gabriel García Márquez declaró una y otra vez que El otoño del patriarca es la novela en la que más trabajo y esfuerzo invirtió.

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”. Con estas palabras empieza una novela ya legendaria en los anales de la literatura universal, una de las aventuras literarias más fascinantes del siglo XX. Millones de ejemplares de Cien años de soledad leídos en todas las lenguas y el Premio Nobel de Literatura coronando una obra que se había abierto paso «boca a boca» –como gusta decir al escritor– son la más palpable demostración de que la aventura fabulosa de la familia Buendía-Iguarán, con sus milagros, fantasías, obsesiones, tragedias, incestos, adulterios, rebeldías, descubrimientos y condenas, representaba al mismo tiempo el mito y la historia, la tragedia y el amor del mundo entero.

 “El Quijote de nuestro tiempo.” Pablo Neruda

En ocasión del 50 aniversario de la publicación de Cien años de soledad, llega una edición con ilustraciones inéditas de la artista chilena Luisa Rivera y con una tipografía creada por el hijo del autor, Gonzalo García Barcha. Una edición conmemorativa de una novela clave en la historia de la literatura.

«Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.»

Con esta cita comienza una de las novelas más importantes del siglo XX y una de las aventuras literarias más fascinantes de todos los tiempos. Millones de ejemplares de Cien años de soledad leídos en todas las lenguas y el premio Nobel de Literatura coronando una obra que se había abierto paso «boca a boca» -como gustaba decir el escritor- son la más palpable demostración de que la aventura fabulosa de la familia Buendía-Iguarán, con sus milagros, fantasías, obsesiones, tragedias, incestos, adulterios, rebeldías, descubrimientos y condenas, representaba al mismo tiempo el mito y la historia, la tragedia y el amor del mundo entero.

Al alba de una mañana, mientras el padre Ángel se dispone a celebrar la misa, suena un disparo en el pueblo. Un comerciante de ganado, advertido por un pasquín pegado a la puerta de su casa de la infidelidad de su mujer, acaba de matar al presunto amante de ésta. Es uno más de los pasquines anónimos clavados en las puertas de las casas, que no son panfletos políticos, sino simples denuncias sobre la vida privada de los ciudadanos. Pero no revelan nada que no se supiera de antemano: son los viejos rumores que ahora se han hecho públicos; y a partir de ellos estalla la violencia subyacente a la luz tórrida, espesa, cansada y pegajosa, en una serie de escenas encadenadas de inolvidable belleza. 

En La mala hora, Gabriel García Márquez construye un inolvidable apólogo sobre la violencia colectiva.

Tras el barroquismo faulkneriano de La hojarasca, esta segunda novela supone un paso hacia la ascesis, hacia la economía expresiva, y el estilo del escritor se hace más puro y transparente. Se trata también de una historia de injusticia y violencia: un viejo coronel retirado va al puerto todos los viernes a esperar la llegada de la carta oficial que responda a la justa reclamación de sus derechos por los servicios prestados a la patria. Pero la patria permanece muda.

«Creo, y más de una vez lo he afirmado, que la obra maestra de García Márquez se llama El coronel no tiene quien le escribaMario Benedetti

En La hojarasca nació Macondo, esa población cercana a la costa atlántica colombiana que se ha convertido en uno de los grandes mitos de la literatura universal. En Macondo transcurre la historia de un entierro imposible. Ha muerto un antiguo médico odiado por el pueblo y un viejo coronel retirado, para cumplir una promesa, se ha empeñado en enterrarle frente a la oposición de todo el pueblo y sus autoridades. Como en una tragedia griega, el viejo coronel, su hija y su nieto van a cumplir la ominosa tarea. La acción, compuesta por la descripción de los preparativos para el entierro —una media hora— y los recuerdos de un cuarto de siglo de la historia de Macondo, de 1905 a 1928, se narra a través de los pensamientos de estos tres personajes.

Relatos

Este volumen reúne todos los cuentos de Gabriel García Márquez. Cuarenta y un relatos imprescindibles que recorren la trayectoria del autor.  Sus cuentos tempranos recogidos bajo el título Ojos de perro azul, donde se incluye "Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo", célebre texto que puso los cimientos del gigantesco edificio, tan imaginario como real, de lo que acabaría siendo el espacio literario más poderoso de las letras universales de nuestro tiempo: Macondo. Con Macondo se inauguraron los años del realismo mágico y de los personajes inmersos en el mundo denso y frutal del Caribe americano. De esta etapa, en plena madurez del autor, son sus siguientes libros de cuentos: Los funerales de la Mamá Grande, donde se narran las fastuosas exequias de la auténtica soberana de Macondo, y La increíble y triste historia de la cándida Eréndida y de su abuela desalmada. Los relatos más recientes, los de Doce cuentos peregrinos, trasladan el escenario a la vieja Europa para hablarnos de la suerte de los latinoamericanos emigrados, de su melancolía y su tenacidad.

Dice García Márquez: "El cuento […] no tiene principio ni fin: fragua o no fragua. Y si no fragua, la experiencia propia y la ajena enseñan que la mayoría de las veces es más saludable empezarlo de nuevo por otro camino, o tirarlo a la basura."

En Barcelona, una prostituta que va entrando en la vejez entrena a su perro para llorar ante la tumba que ha escogido para sí misma. En Viena, una mujer se vale de su don de ver el futuro para convertirse en la adivina de una familia rica. En Ginebra, el conductor de una ambulancia y su esposa acogen al abandonado y aparentemente moribundo ex presidente de un país caribeño, solo para descubrir que sus ambiciones políticas siguen intactas. En estos doce relatos magistrales acerca de las vidas de latinoamericanos en Europa, García Márquez transmite la melancolía, tenacidad, pena y ambición que forma la experiencia del emigrante.

 «El cuerpo de sus cuentos está lleno de riqueza y sorpresas, y su vestido es la elocuencia. Son -la palabra es inevitable- mágicos.» John Updike

Cuento que se integrará en Doce cuentos peregrinos, narra la historia de dos jóvenes de familias pudientes que se enamoran, viven el idilio de la pasión entre Cartagena de Indias y Europa.

Es el décimo del compendio de doce cuentos escritos y redactados por Gabriel García Márquez a lo largo de dieciocho años, que conforman el libro llamado Doce cuentos peregrinos. Nos narra la historia de una rígida institutriz alemana, quien se debate entre sus pasiones y los valores heredados de su crianza. De día se comporta como una mujer estricta, ausente de emociones y de noche se transforma en una desaforada criatura, presa de los excesos y de las pasiones.

Reúne la novela corta que le otorga su título y otros seis relatos más, de los que todos menos uno pertenecen a la etapa de plena madurez del escritor. Fueron los años en los que Macondo le abrió las puertas del realismo mágico. La cándida Eréndira y su abuela desalmada personifican la inocencia y la maldad, el amor y su perversión, y el relato recuerda las gestas medievales y los cantos provenzales o trovadorescos, aunque inmersos en ese mundo denso y frutal del Caribe americano.

Estos relatos tempranos, escritos y publicados entre 1947 y 1955, aparecen como libro en 1974. En este libro se incluye su primer cuento célebre, el Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo, escenario de sus obras posteriores. El personaje de Isabel reaparece en su primera novela, y el tema de la lluvia cayendo interminablemente, en su personal versión del diluvio universal, acabará integrándose suave y flexiblemente en Cien años de soledad.

Hay que enterrar a la Mamá Grande, soberana absoluta de este mundo, que falleció en olor de santidad a los 92 años, tras haber conservado la virginidad durante toda su vida. A sus funerales acuden todos. Bajo el lema de estos funerales mitológicos, se reúnen siete relatos y la novela corta que da título al presente volumen, en el que aparece ya en todo su esplendor el elemento mágico y telúrico que a partir de entonces definiría la obra de García Márquez, sin apartarla, por ello, de la realidad.

Narrativa juvenil / infantil

Libro infantil con troquelados que se distribuyó por colegios y otros centros educativos de Colombia. Sin fines comerciales.

Teatro

«¡Nada se parece tanto al infierno como un matrimonio feliz!» Así inicia Graciela –esposa de un hombre acomodado, en la antesala de las bodas de plata de su matrimonio– su monólogo, su diálogo frustrado sobre la dicha y la infelicidad íntima, sobre el paralelismo entre el ascenso social y el crecimiento del desamor. Graciela se dirige a su marido; pero este es un maniquí, un objeto sobre el que proyectar el desencanto de una vida jalonada de pérdidas: de la confianza en él, del respeto por él, del valor de sus sentimientos hacia él. Todo para saber que, a pesar de sus rencores, ni siquiera le queda el consuelo de decirle que no le ama.

Diatriba de amor contra un hombre sentado, monólogo en un acto, es la reconstrucción de una vida compartida y el retrato de una mujer presa de un amor que sabe que no podrá compartir, atenazada por una «soledad sonora» sin mística pero con sordina.

No ficción

Obra que trata sobre la escritura de guiones (sus pautas, principios, normas...) en un ambiente de diálogo y conversación entre los participantes del taller, bajo la dirección y autoridad de Gabriel García Márquez.

En 1990, temiendo la extradición a Estados Unidos, Pablo Escobar —cabecilla del cartel de Medellín— secuestró a diez conocidos colombianos para usarlos como moneda de cambio. Con el ojo de un poeta, Gabriel García Márquez describe la peligrosa prueba de los secuestrados y el increíble drama de las negociaciones para su liberación. También muestra el dolor de Colombia después de casi cuarenta años de revolución guerrillera, sicarios, crisis económica y narcodemocracia. Evoca la enfermedad que afecta a su amado país y muestra cómo penetra cada estrato social, desde el más humilde campesino hasta el mismo presidente.

Recoge las sesiones del taller del que surgió el guión de la serie de televisión homónima. García Márquez expuso su idea a los talleristas, con unas reglas muy específicas: convertir en guión la historia de una mujer que llega a una casa, ofrece sus servicios de soñadora y elimina a los miembros de la familia, guión en cinco o seis capítulos para la televisión y que, entre todos, deberían redactar en un mes. A partir de allí reinaría el flujo creativo.

En esta obra tan personal, el autor revela algunas de las claves fundamentales para la creación de un texto, elementos del complejo proceso de elaboración de una historia de ficción en palabras. ¿Qué clase de misterio es ése que hace que el simple deseo de contar historias se convierta en una pasión, que un ser humano sea capaz de morir por ella; morir de hambre, frío o lo que sea, con tal de hacer una cosa que no se puede ver ni tocar y que, al fin y al cabo, si bien se mira, no sirve para nada?

A principios de 1985, el director de cine chileno Miguel Littín, sobre quien pesaba prohibición absoluta de volver a su tierra, entró clandestinamente en Chile. Durante seis semanas filmó la realidad de su país después de doce años de dictadura militar. Para ello afrontó situaciones de extremo riesgo. El resultado fue una película de cuatro horas para la televisión y de dos horas para el cine. Con el testimonio directo del protagonista, el premio Nobel colombiano escribió este libro en el más puro estilo del reportaje periodístico.

De viaje por Europa del Este es la crónica testimonial del viaje que realizó un joven García Márquez por los países del bloque socialista durante los años cincuenta, justo después de que las tropas soviéticas aplastaran la revolución húngara de 1956. En sus páginas el lector encontrará, junto a las observaciones de sus compañeros de viaje, un análisis perspicaz y no exento de ironía de los acontecimientos sociales y políticos de una época. Este viaje de contrastes, que arranca en el Berlín Oriental y continúa por Checoslovaquia, Polonia y Hungría hasta llegar a Moscú, narra con matices y con la inigualable lucidez del autor el día a día de un sistema con fecha de caducidad, en el que cada detalle revela el rostro ambivalente del socialismo real.

Escrito y publicado por entregas en la misma época que el legendario Relato de un náufrago, este reportaje es otro ejemplo impagable de la maestría narrativa de Gabo. En él se nos revela su vocación más profunda y su sello más característico: el placer de contar una buena historia. Fue publicado por primera vez en 1978 con el título De viaje por los países socialistas: 90 días en la cortina de hierro.

 

 

Aunque escrito hace tiempo, el presente texto no pierde validez ya que explica con sencillez y claridad, sobre todo a las jóvenes generaciones, la caída del Gobierno Allende, y señala a los ejecutores directos e indirectos del golpe de Estado.

El destructor Caldas, que viajaba de Estados Unidos a Colombia, sufrió un accidente. Las fuerzas norteamericanas peinaron la zona cercana y, después de cuatro días, desistieron de la búsqueda. Una semana más tarde, tras diez días a la deriva, Luis Alejandro Velasco logró llegar a tierra. El autor escuchó el relato de los hechos y lo transformó en un prodigioso ejercicio literario, una narración escueta y vigorosa. Su publicación en El Espectador de Bogotá supuso un alboroto político considerable —se revelaba la existencia de contrabando en un buque de la Armada colombiana— y el exilio para su autor.

Biografía / Memorias

Vivir para contarla es, probablemente, el libro más esperado de la década, compendio y recreación de un tiempo crucial en la vida de Gabriel García Márquez. En este apasionante relato, el premio Nobel colombiano ofrece la memoria de sus años de infancia y juventud, aquellos en los que se fundaría el imaginario que, con el tiempo, daría lugar a algunos de los relatos y novelas fundamentales en la literatura en lengua española del siglo XX. Estamos ante la novela de una vida a través de cuyas páginas García Márquez va descubriendo ecos de personajes e historias que han poblado obras como Cien años de soledad, El amor en los tiempos del cólera, El coronel no tiene quien le escriba o Crónica de una muerte anunciada y que convierten Vivir para contarla en una guía de lectura para toda su obra, en acompañante imprescindible para iluminar pasajes inolvidables que, tras la lectura de estas memorias, adquieren una nueva perspectiva.

Obra periodística

Cuarto volumen de la obra periodística, abarca desde el análisis del Chile del golpe de Estado, con el que se abre este libro, hasta el perfil de Federico Mayor Zaragoza, director general de la Unesco, que lo cierra, con veintiséis reportajes más. Son fragmentos de un mosaico de dos decenios de historia mundial, y en particular de América Latina. Salvador Allende, Fidel Castro, el general Torrijos, Juan Pablo II o Felipe González, entre otros, han configurado una era y son contemplados bajo la luz sólida, profunda y experimentada del Premio Nobel latinoamericano.

Quinto volumen de su obra periodística, recopila personajes de la política, de la cultura o, simplemente, de la vida; libros, películas, ciudades visitadas y vividas; denuncias, recuerdos, miedos confesables, como el miedo a los aviones, y la pregunta a la que se enfrenta todo narrador: ¿cómo se hace una novela? Casi doscientos artículos breves, cada uno, una pequeña pieza magistral.

Recopilación de quince reportajes.

Tercer volumen de la obra periodística, corresponde a uno de los periodos más activos de Gabriel Garcia Marquez en el campo del periodismo: periodo de intensas experiencias políticas, de dinamismo ideológico, de enriquecimiento estilístico. En las crónicas y reportajes que enviaba allende el Atlántico, desde Ginebra, Roma, Venecia, Viena, Londres y Paris, se hallan innumerables presagios de la gran obra literaria que maduraba el narrador colombiano, a la vez que un análisis agudo, lleno de guiños irónicos, de los principales acontecimientos sociales y políticos de la época.

Segundo volumen de la obra periodística de Gabriel García Márquez, reúne recopilados y prologados por Jacques Gilard los artículos aparecidos en El Espectador de Bogotá durante los años 1954 y 1955. Aparecen ya las consecuencias de ciertas lecturas, particularmente las de Camus y Hemingway, con reflexiones y análisis de hechos investigados en caliente, donde la forma delata preocupaciones literarias fundamentales y preexistentes y donde el rigor narrativo alcanza un alto valor literario.

Primer volumen de la obra periodística de Gabriel García Márquez, abarca de mayo de 1948 –cuando comenzó a escribir en El Universal de Cartagena– a diciembre de 1952. El hecho más puntual, la noticia más cotidiana, se inscriben en el universo de magia literaria del gran creador. En muchos casos, en estos impecables textos –recopilados y prologados por Jacques Gilard– se hallan ya ecos de la temática de su obra literaria.

En sus crónicas y reportajes de 1954 a 1955, Gabriel García Márquez cuenta historias serias, concretas, duras, como la muerte desoladora en Hiroshima, cuando cayó la bomba atómica y se establecía la era nuclear, y otras que descubren la diversidad humana, como la historia de las curaciones, los exorcismos, y los casos de hechizos, que la virgen La Marquesita atendía en un lugar llamado la Sierpe.

Recoge diversas crónicas, artículos y reportajes periodísticos de Gabriel García Márquez, escritos entre los años 1957 y 1959 en Caracas, desde la dimisión del por entonces primer ministro británico por estar en desacuerdo con la forma de llevar a cabo la construcción del Canal de Suez, a los albores de la revolución cubana.

Otros géneros

A lo largo de su trayectoria, Gabriel García Márquez pronunció una gran variedad de discursos, en muy diversas circunstancias y frente a todo tipo de audiencias. Cada uno de ellos revela su entrañable personalidad, así como sus ideas en torno a cuestiones clave que marcaron su vida y su carrera literaria. He aquí una recopilación que rinde homenaje al colombiano universal.

Discurso leído en el 47 aniversario de la bomba de Hiroshima.

Prolongada conversación del escritor y periodista Plinio Apuleyo Mendoza con su viejo amigo Gabriel García Márquez. García Márquez desvela el mundo que refleja su obra –hasta transfigurarlo– con la magia de la palabra: la calidez y el color del Caribe, el universo mítico de sus pobladores, la extraña mentalidad de sus extraños prohombres y caudillos. Una obra en la que el compromiso con la emoción y el compromiso con la razón se dan la mano, para ofrecer la más sugerente aproximación a un ser que de puro complejo puede permitirse el lujo de ser nítido.

Recrea una espectacular toma de rehenes por parte de los sandinistas, que aceleró la caída del régimen de Somoza.

  • Tiempo de morir (1964)
  • Para Elisa (1973)
  • Blacaman el bueno, vendedor de milagros (Cuento perteneciente a  La increíble y triste historia de la cándida Erendira y de su abuela desalmada)
  • La tigra (1978)
  • El asalto (1982)
  • Paxi mi amor (1964)
  • Maria de mi corazón (1984)
  • Me alquilo para soñar (1988). Serie para TV
  • Amores difíciles (1988). Serie para TV formada por las siguientes historias: La larga vida feliz de Margarito Duarte, Un domingo feliz, Cartas del parque, La fábula de la bella palomera, Yo soy el que tu buscas, El verano feliz de la Sra. Forbes (basada en el relato del mismo nombre), El rastro de tu sangre en la nieve.
  • Maria dos prazeres (1989)
  • Rabia (1990)
  • U.S. Navy (en colaboración con Ruy Guerra)
  • Maria de Jorge Isaacs: guiones para TV

Premios

  • 1955 - Premio de Cuento de la Asociación de Escritores y Artistas de Colombia.
  • 1961 - Premio Esso de Novela Colombiana por La mala hora.
  • 1969 - Premio Chianciano.
  • 1969 -  Prix du Meilleur Livre Etranger.
  • 1971 - Premio de la Crítica Italiana 1971.
  • 1971 - Doctor Honoris Causa en Letras por la Universidad de Columbia.
  • 1972 - Premio Rómulo Gallegos por Cien años de soledad.
  • 1972 - Premio Internacional Neustadt de Literatura
  • 1979 - Premio Jorge Dimitrov por la Paz
  • 1981 - Medalla de la Legión de Honor de Francia
  • 1982 - Condecoración Águila Azteca en México
  • 1982 - Premio Nobel de Literatura
  • 1985 - Premio cuarenta años del Círculo de Periodistas de Bogotá
  • 2006 - Premio de Ficción de Los Angeles Times por Memoria de mis putas tristes.