Buenos Aires, Argentina , 1948

Guillermo Saccomano se dedicó durante años a la publicidad y al guión, colaborando con editoriales españolas, inglesas, italianas y norteamericanas. En 1979 publicó el libro de poemas Partida de caza, y en 1984 se estrenó en narrativa con la novela Prohibido escupir sangre. En el año 2001 le fue otorgado el Premio Nacional de Novela por El buen dolor, y durante los años siguientes desarrolló su trilogía sobre la violencia política, formada por los libros La lengua del malón, El amor argentino y 77, que tuvo un gran éxito de crítica y público. Algunos de sus relatos han sido llevados al cine y han aparecido en varias antologías. En la actualidad dirige un taller de narrativa y colabora con el diario Página/12.

  • "Una prosa tan afilada y ardiente como un cuchillo al rojo." Rosa Montero
  • "El triunfo del arte de novelar." Ricardo Menéndez Salmón
  •  “No ha habido nunca un paisaje urbano tan cautivador ni un pueblo que esconda tanta vileza como el que describe el escritor argentino Saccomanno en su novela negra Cámara Gesell (..). Como Twin Peaks reinventado por Roberto Bolaño, Cámara Gesell es un microcosmos en el que se entrelazan multitud de voces creando una fascinante sinfonía de depravación humana.” Publisher’s Weekly
  • “Cínica y divertida: una historia digna de estar junto a Cortázar y Donoso.” Kirkus (sobre Cámara Gesell)
  • “Como True Detective a través de la mirada de William Faulkner y John Dos Passos, Cámara Gesell es un mosaico de miseria, una cautivadora historia que le tendrá embelesado hasta que llegue a su sorprendente final.” Open Letter
  • “Saccomanno logra una novela monumental donde ciertas historias comprimidas nos sacuden con su final inesperado y explosivo.” El Mundo (sobre Cámara Gesell)
  • “Una obra coral, salvaje e implacable, considerada la gran novela social argentina.” Europa Press (sobre Cámara Gesell)
  • “Un magno empeño narrativo y un fresco minucioso de la descomposición de la sociedad.” El jurado del Premio Dashiell Hammett (sobre Cámara Gesell)

Bibliografía

Novedad

Dueño de un estilo tan crudo como personal, Saccomanno da otra vuelta de tuerca a la oscuridad que habita en cada ser humano; el vértigo es interior. Al terminar la lectura de estos relatos, la extrañeza y el miedo se han apoderado del pulso de una manera perturbadora.

Novela

Novela erótica que apela a los recursos del género y a los aires libertinos para buscar cuestionarlos y trascenderlos, Amor invertido es también la experiencia paródica y gozosa, íntima y abierta de escribir a cuatro manos. Eso es lo que hicieron Guillermo Saccomanno y Fernanda García Lao partiendo de un intercambio de emails impuesto por la distancia, diseñando los primeros pasos de una trama que se fue desplegando mediante la incorporación de citas y lecturas diversas. Así, del Marqués de Sade y el misticismo erótico, a Apollinaire y Alejandra Pizarnik, desfilan en esta propuesta singular.

 

 

Seis historias se suceden. Las tramas, los planos de realidad y los protagonistas de cada una son autónomos pero se juegan con las otras cinco. Movidos por la nostalgia de la destrucción, los cuerpos y las relaciones, se tensan al máximo en una búsqueda de luz en la noche oscura del alma. La muerte de Dios, la búsqueda de Dios, un “momento cero” despojado de fantasía. Filicidio y parricidio. Incesto y antropofagia. La soledad del amor corroe la ilusión y transforma el desasosiego en una condena. Guillermo Saccomanno compone una obra cuya actualidad es forma y trama de la historia moderna. Con los recursos de la literatura negra, ha escrito una novela religiosa que potencia la caída, el descenso al infierno, en una apuesta de máximo lirismo.

Cámara Gesell tiene lugar en una ciudad balneario de la costa atlántica, un lugar construido e ideado exclusivamente para el ocio, que se convierte en un pueblo desierto el resto del año. La denuncia de abusos en un colegio desata el escándalo en una sociedad contaminada de violencia y corrupción. Un relato en el que las piezas periodísticas de Dante, el cronista sesentón del diario local, se contraponen a un poderoso coro de voces de la calle, que hablan de engaños, de suicidios, de amantes, de asesinatos silenciados, de poder. Un retrato despiadado de una sociedad que se toma la justicia por su mano y que, llegada la temporada de veraneo, prefiere olvidarse del asunto y mirar hacia otro lado para no perjudicar los intereses turísticos de la Villa.

Orlando Balbo, “Nano” fue secuestrado. Logró sobrevivir a la cárcel de Rawson pero quedó sordo por efecto de la tortura. Se exilió en Roma gracias a monseñor Jaime de Nevares, fundador de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos. A su vuelta al país en 1985, partió hacia Huncal, un paraje perdido. Allí se dedicaría a la alfabetización de una comunidad mapuche, una experiencia educativa antológica, en la más cruda desolación. El Nano y Saccomanno se conocieron en el 69 cuando hacían la colimba en aquel cuartel del sur. En los años setenta, el escritor había dado por desaparecido al maestro, pero volvieron a encontrarse. El resultado es esta obra conmovedora, en la que confluyen la fuerza del educador que enfrenta la adversidad y el reclamo por un mundo más justo.

Hombres y mujeres completamente normales avanzan a diario hacia su escritorio en una ciudad arrasada por atentados guerrilleros, amenazada por hordas de hambrientos, niños asesinos y perros clonados, vigilada por helicópteros artillados y bautizada con lluvia ácida. Entre ellos, un oficinista dispuesto a la humillación con tal de conservar su puesto hasta que se enamora y se permite soñar con ser otro.

¿De qué abyecciones es capaz un hombre por aferrarse a un sueño? El oficinista cuenta una historia que pasó ayer, pero que aún no ha sucedido, y, sin embargo, transcurre ahora. No es que el futuro esté cerca, es que tal vez ya pasó. Y nosotros no nos hemos dado cuenta, ocupadísimos como estábamos en cuidar un trabajo, un sueldo, una apariencia. Esta novela encierra una antiutopía, un mundo Ballard, pero también Dostoievski.

El terror patrulla las calles. Es el invierno del 77. El momento más cruel de la dictadura. El profesor Gómez, homosexual, cabecita negra, simpatizante del peronismo, no puede refugiarse en la literatura, tampoco huir de su pasado ni del presente que socava sus certezas. Al acostarse con un policía, el profesor busca información sobre su alumno secuestrado. El bombardeo del 55 y sus consecuencias reverberan en una novela desesperada sobre el miedo y la complicidad civil, pero también sobre padres e hijos, un conflicto más político que generacional atravesado por la contradicción civilización / barbarie.

Tercera parte de la trilogía sobre la violencia compuesta por La lengua del malón (2003), El amor argentino (2004) y 77.

Mediados de los 50, comienzos de los 60. Un proletariado con ínfulas de clase media persigue el ascenso social. Pero las calles siguen siendo de tierra y en las casas entra el hedor de los mataderos. Éste es el paisaje donde se inicia El pibe, todo un contexto en el que las canalladas y los heroísmos chicos se entreveran con la memoria. Inmigrantes, criollos, guapos. El peronismo que divide las familias. La generosidad de Evita y el odio de los contreras. Un padre que quiere progresar y sus hermanos que se pierden en la milonga, el juego y el alcohol. La iglesia punitoria y la doble moral. Los combates del piberío por la leña para las fogatas anticipan otros combates, otros fuegos. El despertar del sexo y el terror de ser marica.

 

 

Enero de 1959. Superviviente del bombardeo de Plaza de Mayo, el joven profesor Gómez, literato, cabecita negra, simpatizante peronista, enamorado de un obrero de la carne, deambula por una Buenos Aires estremecida por los tanques y las molotov durante la toma del frigorífico Lisandro de la Torre. Gómez, para quien el amor está tan prohibido como el peronismo, busca evadirse investigando el romance entre Roberto Arlt y Evita. El escritor que inventaba medias de goma y la actriz que soñaba un destino de heroína se cruzaron en la realidad y murieron un mismo día, con diez años de diferencia. Él creía en la Revolución y ella, en la Vírgen de Itatí.

Lía es periodista de La Nación y poeta, pero también judía, de izquierda y lesbiana. Delia, su amante, es escritora y lucha por conservar las formas como mujer de un capitán golpista de la Marina. El profesor Gómez también padece una combinación explosiva: es cabecita negra, peronista, devoto de la literatura inglesa y homosexual. El joven Gómez fue testigo del amor ilícito de sus dos amigas. En esos tiempos de gobierno popular, conquistas sociales y persecuciones, que culminaron con el bombardeo del 16 de junio a la Plaza de Mayo, Delia escribió una novela que permaneció oculta hasta hoy. Ahora septuagenario, el profesor va a contar la historia de ese texto - La lengua del malón - y de la vehemencia y represión que marcaron a su autora. Porque escrita bajo el influjo del amor que no se puede nombrar, la narración de Delia es doblemente maldita. Por su carácter inconcluso y por la pasión subversiva que cuenta: la de un indio y su cautiva.

Mientras viaja hacia una playa desierta, G. se encuentra con una mujer que lo obliga a enfrentar las sombras del pasado familiar. Se obstina en escribir la historia de su padre y en esta apuesta pone al desnudo su obsesión por indagar los límites del dolor. Para G. resulta difícil conciliar vida y literatura. "Se escribe buscando una explicación. Y se encuentran sólo incógnitas". Con una estructura de tríptico y una cortante economía de lenguaje, Guillermo Saccomanno escribió un libro bello y despiadado, que es a la vez la narración de una historia y la imposibilidad de narrarla.

Roberto Arlt murió el 26 de julio de 1942 y Eva Perón el mismo día, diez años después. Este hecho fue recuperado por Guillermo Saccomano en sus novela Roberto y Eva en la que recrea la figura de Eva Duarte antes de convertirse en Evita. Eva era una joven provinciana que llega a Buenos Aires y sueña con alcanzar la fama. Conoce y se relaciona con Roberto Arlt, periodista e inventor de cosas inútiles y disparatadas. Ambos provienen del interior. Entre ellos, un tercer personaje, el Astrólogo, que presagia revoluciones y masacres. Tres marginales con historias familiares difíciles, angustiados por el provenir, deseando pertenecer a un nivel social que los aleje de su realidad.

"Puedo contar más de mi padre que él de sí", dice Guillermo Saccomanno. Y mezclando rabia, rencor y amor, lo hace. Este padre que ha sido negociante fracasado, militante gremial y extraño socialista que pretende que su hijo ingrese a la Universidad Católica, es postulante a escritor en competencia con su hijo.

El autor recuerda su vida de estudiante secundario, su paso por la Universidad, su servicio militar en el sur, sus primeros escarceos sexuales. Evoca la quema de libros, los amigos desaparecidos, el miedo, el terror. Las depresiones del padre, su propio intento de suicidio. Y en un magnífico capítulo final la visita al Viejo, que ha quedado solo, la salida de ambos y el regreso a la casa vacía, empapados por una lluvia torrencial y la conversación, todo lo que hubiera podido contarle y que no hizo, los recuerdos, la ternura.

En Prohibido escupir sangre el protagonista, un autor de historietas, es llevado a comportarse como uno de sus personajes en un ámbito en el que la competencia lleva a luchas casi de gángsteres. Como fondo, se crea un amor salvaje cuya destinataria es la enviada de una organización de prostitutas, en el paisaje opresivo de una ciudad que podría no ser Buenos Aires. Todo esto contado con un lenguaje tan directo y galopante como las onomatopeyas de una historieta.

Relatos

Una abuela con un revólver en la cartera escapa junto con su nieto a la Patagonia. Madre e hija tocan fondo durante un viaje nocturno. Un fugitivo se pierde en un bosque nevado y se topa con una tribu de albinos más peligrosa que los lobos. Padre e hijo, tras la huida de la mujer, quedan arrinconados por el desamparo. Una ex presa en un hotel solitario da batalla a sus fantasmas y a la desgracia. Los condenados del penal del fin del mundo asumen una venganza impiadosa que los redime.

El viento, la nieve y la lluvia marcan estas historias de un sur inhóspito. La violencia y su estallido se concentran en unos pocos seres al borde del abismo. El pasado los persigue. Y termina por alcanzarlos; el cazador es la presa. La claustrofobia, el suspense y la atmósfera opresiva no ceden.

Dueño de un estilo tan crudo como personal, Saccomanno da otra vuelta de tuerca a la oscuridad que habita en cada ser humano; el vértigo es interior. Al terminar la lectura de estos relatos, la extrañeza y el miedo se han apoderado del pulso de una manera perturbadora.

Saccomanno ha acostumbrado a sus lectores a un puñado de evidencias sobre su propia literatura: es el escritor argentino que está llevando a la práctica en forma consecuente la premisa arltiana de la prepotencia de trabajo. Un dogma que lo impulsa a producir cuentos cortos aceitados, precisos en su capacidad de sintetizar en pocas páginas las experiencias de los demás.

Un adolescente incendiario. Una diseñadora que ya no puede disimular su pavor al sida. Un periodista de policiales que sobrevive a las amenazas con alcohol y pastillas. Un empresario textil obsesionado por los celos. El nombre sugestivo de los gatos de unos jubilados, cuyos hijos son desaparecidos. Un portero resentido. Una nena obesa acosada por sus padres. Un oficinista casado enamorado de una roquera. Un padre enfermo que lucha contra la indignidad del derrumbe.

Animales domésticos es un paseo en vuelo rasante sobre las agonías de la clase media. Nuevos ricos y nuevos pobres. Trepadores y náufragos. Integrados y lúmpenes. Los personajes de Animales domésticos bien pueden ser sus lectores.

Un cuartel en el sur. Confinados en la cordillera, aguantando castigos y humillaciones, muertos de hambre y de frío, los colimbas escuchan los ecos del Cordobazo y el rock nacional. El ejército que describe Bajo bandera se dispone ya para el exterminio y anticipa la inmolación de los pibes en la Guerra de Malvinas. Bajo bandera es también un relato profético del asesinato del soldado Carrasco, que llevó a la supresión del servicio militar obligatorio.

Poesía

Única incursión del autor en el género de la poesía.

Premios

  • Premio Club de los XIII por Situación de peligro
  • Premio Revista Crisis de Literatura Latinoamericana
  • I Premio Municipal de Cuento por Bajo bandera
  • II Premio Municipal de Cuento por La indiferencia del mundo
  • Premio Nacional de Novela por  El buen dolor
  • 2009, Premio Dashiel Hammett, otorgado por la Asociación Internacional de Escritores Policíacos,  a la mejor novela negra de ficción, por la obra “77”, dentro de la Semana Negra de Gijón.
  • 2010, Premio Biblioteca Breve (Seix Barral), por su novela El oficinista
  • 2012, Premio Rodolfo Walsh de la Semana Negra de Gijón por Un maestro
  • 2013 - Premio Dashiell Hammett por Cámara Gesell
  • 2014, Premio Democracia de Literatura
  • 2014, Premio Konex de Platino por su trayectoria como novelista en el periodo 2008-2010