Javier González Rodríguez

Javier González Rodríguez

Madrid, España , 1958

 Javier González se licenció en Derecho por la Universidad Complutense y ejerció la abogacía hasta 1986, año en el que empezó a trabajar en el sector de la publicidad. Ha desarrollado toda su carrera profesional en el mundo del marketing, gestionando agencias de publicidad o departamentos de marketing de anunciantes. Su segunda novela, La quinta corona, se editó en numerosos  países y obtuvo un gran éxito internacional de ventas. Los derechos de Navigatio se vendieron en varios países (Portugal, Polonia, Holanda, Grecia y Rumanía) antes de su publicación en España.

Bibliografía

Novedad

En el año 1578 se descubrieron de manera accidental unas catacumbas en Roma. El Papa Gregorio XIII quiso ver en aquel suceso una señal celestial y urdió un ingenioso plan para afianzar la fe católica que la Reforma protestante había puesto en jaque: hacer pasar los restos encontrados por reliquias de mártires con la intención de exhibirlos por toda Europa.

La expedición, comandada por el gallardo capitán Moncada, reúne a un joven cocinero, un grupo de monjas de armas tomar, una escuadra de guardias suizos y una pintoresca compañía teatral. Juntos recorren media Europa con un macabro espectáculo de esqueletos y representaciones, sorteando peligros y dificultades para cumplir con esa extraña misión papal.

El viaje de los cuerpos celestes es una trepidante novela de aventuras inspirada en un hecho real: la mayor campaña publicitaria de la historia de la Iglesia Católica.

Novela

En el año 1578 se descubrieron de manera accidental unas catacumbas en Roma. El Papa Gregorio XIII quiso ver en aquel suceso una señal celestial y urdió un ingenioso plan para afianzar la fe católica que la Reforma protestante había puesto en jaque: hacer pasar los restos encontrados por reliquias de mártires con la intención de exhibirlos por toda Europa.

La expedición, comandada por el gallardo capitán Moncada, reúne a un joven cocinero, un grupo de monjas de armas tomar, una escuadra de guardias suizos y una pintoresca compañía teatral. Juntos recorren media Europa con un macabro espectáculo de esqueletos y representaciones, sorteando peligros y dificultades para cumplir con esa extraña misión papal.

El viaje de los cuerpos celestes es una trepidante novela de aventuras inspirada en un hecho real: la mayor campaña publicitaria de la historia de la Iglesia Católica.

Jorge Salvatierra recuerda su último verano como estudiante de Derecho. Jorge prepara el último examen de la carrera en el edificio del Casino Militar de Madrid. En el singular edificio trabará amistad con sus pintorescos habitantes, nueve septuagenarios que solo tienen un sueño: volver a Guinea. El presidente del casino, el extravagante coronel Monistrol, encargará a Jorge una extraña misión: recuperar un par de documentos que se perdieron en el inquietante edificio, en la biblioteca del Casino...

 «En mitad del océano, detrás de la niebla, desde hace siglos, esperan todas las respuestas.» Tras el falso muro de una iglesia en restauración en un pequeño pueblo de Castilla, aparecen la talla de una Virgen, un extraño manuscrito, los restos momificados de un monje y la presunta reliquia de la pluma de un ángel. Alejandra Recasens, la doctora forense encargada de la autopsia de los restos del monje, y el historiador americano Sebastian Cameron, se verán involucrados en la investigación de estos extraños hallazgos. Ambos están a punto de descubrir un secreto que cambiará la Historia de la Humanidad.

Dos cuadros, un Goya trasladado durante la Guerra Civil española y un Van Dyck desaparecido en plena II Guerra Mundial, correrán la misma incierta suerte. Cincuenta años más tarde, Jaime decide emprender un curioso viaje hacia el pasado: su objetivo es encontrar el cadáver del gran amor de su tía, desaparecido en un campo de batalla ruso cuando luchaba en las filas de la División Azul. Una novela sobre el destino de los hombres y de las obras de arte bajo el caos de una contienda bélica.

El 30 de mayo de 1588 el rey Felipe II de España ordenó que de Lisboa zarpara una armada contra Inglaterra, una agrupación naval de más de 300 buques de guerra que se reuniría en el Canal con la flota de desembarco del duque de Parma, el gobernador español de Flandes. Su misión era dar escolta y asegurar el desembarco de 30.000 hombres en las costas inglesas y ocupar las islas. Ésta es la historia de una de las mayores aventuras militares puesta en marcha.