Madrid, España , 1961

José María Ridao se licenció en Filología Árabe y Derecho, y en el año 1987 inició su carrera diplomática, que lo llevó a vivir por temporadas en Angola, la Unión Soviética, Guinea Ecuatorial y Francia. En el año 2004 fue nombrado embajador de España ante la UNESCO, cargo que desempeñó hasta que, en el 2006, entró a trabajar en el diario El País como miembro del consejo editorial. Analista y crítico implacable de la política y la sociedad española, una gran parte de su producción ensayística cuestiona los moldes de pensamiento establecidos por la historiografía tradicional. Colabora habitualmente en prestigiosos medios de comunicación, como La Vanguardia.

  • "Madurez y plenitud ensayística de alguien que ofrece hoy, con una muy intencionada rotulación, una defensa luminosa de la filosofía accidental, el subsuelo filosófico y moral que explica un modo de abordar no sólo la crítica de la cultura y su condena irrefutable del relato oficial." Jordi Gracia, El País
  • "Alcanza una madurez expresiva y una hondura que atestiguan página tras página la presencia de un excelente escritor, amenazado tal vez por el peligro de la prolijidad verbal y expositiva, pero con un mundo interior rico y variado que, convertido en literatura, puede dar mucho juego." Ricardo Senabre, El Mundo

Bibliografía

Novedad

La publicación póstuma de El primer hombre, en 1994, provocó un profundo cambio en la recepción de la obra de Albert Camus, pese a que nunca dejó de contar con el favor de los lectores. En este libro, José María Ridao indaga en los motivos profundos y menos analizados de esa transformación, pero también, y sobre todo, en aquellos aspectos del trabajo literario y filosófico de Camus en los que, por encima del elogio y la admiración actuales, siguen vigentes los tópicos y las interpretaciones interesadas y erróneas que sirvieron para despreciarlo como un pensador sin formación y un autor de 'historias bonitas'.

Novela

Esta novela nos presenta la historia de Martín, quien recién separado de su mujer emprende un viaje a África, para averiguar sobre el pasado familiar, aquel del que sólo se habla a media voz. La trama se irá entretejiendo enigmáticamente y el protagonista descubrirá el rostro siniestro y auténtico del único familiar a quien admiraba, su abuelo Germán. Frente a la completa desilusión se abrirá un mundo libre de fantasmas.

A través de varias historias distantes en el tiempo, narra el desencanto y la pérdida de ideales a los que irán sucumbiendo unos personajes que han vivido con intensidad los sueños y los anhelos propios de sus respectivas épocas. Al mismo tiempo, el lector irá descubriendo paulatinamente que, pese a la aparente distancia de los episodios, todos ellos forman parte de un universo cerrado, de un relato único y trabado en el que se mezclan acontecimientos de la historia reciente con vivencias íntimas y cotidianas. Las huellas de un pasado dramático, el mundo universitario de los cincuenta, la despreocupación de las décadas siguientes, el inicio de una nueva época, todo visto a través de amores juveniles y desengaños de madurez hacen de Agosto en el paraíso un texto que arroja sobre nuestro pasado y nuestras propias vivencias una mirada singular y paradójica, cargada de crítica implacable y contenida nostalgia.

Relatos

La vertiginosa rapidez con la que una apacible reunión de jóvenes se transformó en un cruel aquelarre había dado sustancia para un río de reflexiones por parte de Martín; un río, exactamente un río: reflexiones que habían ido variando según la edad de la misma forma en la que un caudal circula entre paisajes de llano y de montaña, y cambia con ellos. La novela de José María Ridao es un viaje a través de la memoria de sus protagonistas, un viaje a la infancia, un viaje al recuerdo de amistades y amores diluidos en el tiempo, difuminados como ese perfil de la costa africana que se adivina tras la calima desde la terraza en el bar de un puerto.

Excusas para el Doctor Huarte perfila, sin lugar a dudas, uno de los universos más sólidos y ambiciosos dentro de la narrativa española que se ha dado a conocer en los últimos años. Conjugando un infrecuente rigor en la escritura con una sensibilidad y una mirada muy personales, los relatos que componen este libro están invariablemente concebidos desde la memoria, desde la conciencia de un doloroso paso del tiempo y la acuciante necesidad de reconstruir y dar sentido a la propia biografía. 

No ficción

La publicación póstuma de El primer hombre, en 1994, provocó un profundo cambio en la recepción de la obra de Albert Camus, pese a que nunca dejó de contar con el favor de los lectores. En este libro, José María Ridao indaga en los motivos profundos y menos analizados de esa transformación, pero también, y sobre todo, en aquellos aspectos del trabajo literario y filosófico de Camus en los que, por encima del elogio y la admiración actuales, siguen vigentes los tópicos y las interpretaciones interesadas y erróneas que sirvieron para despreciarlo como un pensador sin formación y un autor de 'historias bonitas'. Ridao revela para ello la consolidada tradición filosófica en la que cobran sentido las posiciones morales de Camus ante las encrucijadas mayores del siglo XX, así como los condicionantes biográficos y la retórica de la que se vale para expresarse, más relacionada con los problemas del decir filosófico que con simples cuestiones de estilo como interpretaron sus adversarios. 

Con El vacío elocuente Ridao alerta, en suma, contra la estéril hagiografía de Camus que, tras rescatarlo del limbo en el que intentaron confinarlo Sartre y los existencialistas, está ahora impidiendo distinguir el interés intelectual por una obra y la devoción emocional hacia un hombre.

"... un libro preciso y apasionado, inteligente y extrañamente íntimo." Albert Camus y el malentendidoLetras Libres, 24/02/2017

'Albert Camus, la mirada contemplativa', José Andrés Rojo, El País, 07/03/2017

En la madrugada del 7 de junio de 1525, después de que la Dieta de Nuremberg decidiera apoyar la Reforma luterana, Alberto Durero, que ha asistido a la reunión, padece una pavorosa pesadilla. Recién despierto y bañado en sudor, se apresura a reproducirla en una acuarela, dando cuenta de su significado en unas líneas redactadas al pie de la imagen. Por primera vez en la historia del arte, un pintor reproduce el contenido de un sueño, no una figura soñando, y el resultado es una obra intemporal y estremecedora, tal vez una de las más fieles representaciones del miedo que experimenta el individuo frente a los acontecimientos de la historia.

Con Durero soñando, José María Ridao propone recorrer el mismo camino pero en sentido inverso, comenzando por la tumultuosa historia de la Reforma y llegando al momento en que el pintor advierte la catástrofe en ciernes. Para ello, Ridao establece un sutil paralelismo con la combinación de imagen y escritura que contiene la obra de Durero, y ofrece, por una parte, una novedosa reflexión ensayística sobre las causas de la Reforma, entre las que la conquista de las Indias desempeña un papel decisivo, y, por otra, una ficción dialogada que intenta reproducir el clima emocional en el que se desenvuelve la producción artística del pintor.

El resultado es un libro inclasificable en el que, al trasluz de acontecimientos pasados, aparecen asuntos de nuevo de actualidad como los efectos de la corrupción en la desintegración de las sociedades, la función del arte o la invariable naturaleza falible del hombre.   

V Premio Internacional de Ensayo Josep Palau i Fabre

«En una época en la que abundan los pensadores que distribuyen el pienso al ganado lector y los Pangloss de turno deslumbran al público con frases como “la débil densidad vital de los visigodos” explica nuestro ADN actual, un libro como el de José María Ridao es un bienvenido regalo y oportuno motivo de reflexión. Sus consideraciones en torno al hombre y el Absoluto, a la invención del Absoluto por el hombre abarcan los diferentes aspectos de dicha abstracción desde el concepto y proclamación de lo universalmente válido y del ejercicio de la condigna superioridad que ello procura hasta el hecho de basar el origen de la Creación en un relato que sustituye el lenguaje racional por un lenguaje narrativo que hay que creer a pies juntillas so pena de convertirse en réprobo a ojos de quien se autoerige en su portavoz. El repaso a figuras tan dispares como Sócrates, San Agustín, Dante, Dostoievski, Tolstói o Proust es tan innovador como estimulante. El señuelo de la verdad absoluta, dice Ridao, nos hace olvidar que la verdad proferida por el ser humano es siempre relativa y sujeta a menudo a prescripción.» Juan Goytisolo

Reseña, Babelia, El País, 18/03/2015

Si la caída del Muro de Berlín anunciaba en 1989 el fracaso de la utopía comunista, la crisis financiera que estallaba en Occidente en 2007 empobrecía a millones de ciudadanos al tiempo que certificaba el derrumbe de la revolución conservadora propiciada años antes por Margaret Thatcher y Ronald Reagan, una «revolución» que desmantelaba el Estado de bienestar, dejaba a los mercados sin control estatal y debilitaba la labor de las instituciones internacionales, cada vez más ineficaces ante conflictos como los que ensangrentaron a los Balcanes, las antiguas repúblicas soviéticas o, recientemente, los países inmersos en la llamada Primavera Árabe. José María Ridao denuncia los mitos del mesianismo político al que nos hallamos sometidos desde el cambio de milenio y los atentados de las Torres Gemelas. Frente a supuestos ideales económicos como la austeridad a ultranza, el equilibrio fiscal y la desregulación de los mercados, todos ellos de devastadoras consecuencias, el autor reivindica una actitud intelectual que no se escude en falsas especulaciones teóricas para cerrar los ojos ante el sufrimiento y la miseria del ser humano arrastrado por los torbellinos de la historia.

El autor reivindica el pensamiento del filósofo de Rotterdam para abordar los problemas del presente. La paz sin excusa, La elección de la barbarie y el resto de ensayos que se publican por primera vez en este libro denuncian la falsificación de la historia y analizan las raíces del mito que lleva a proclamar como radicalmente nueva una época como la que vivimos, y abren una línea de reflexión sobre el papel político que se asigna a las ideas de cultura y civilización. Y el autor lo hace desde la convicción de que lo realmente importante es resistirse en cada momento a justificar lo intolerable, que la crisis que hoy padecemos iba a ser tanto más devastadora porque, precisamente, lo «intolerable estaba siendo justificado». 

Un libro decididamente a favor de la radicalidad y la libertad de pensamiento y de creación imprescindibles en un tiempo como el que vivimos, que no admite la duda ni la parálisis, y en el que la lucidez y la valentía son más necesarias que nunca.

José María Ridao aborda en este nuevo libro las figuras de diversos escritores: de Turgenev a Galdós, de Orwell a Verne, de Cervantes a Rabelais, de Rodoreda a Marsé o de Azaña a Martín Santos. Escrito con la agudeza que caracteriza al autor, es un estimulante ensayo sobre literatura.

Cuenta el prestigioso periodista israelí Gabriel Stern que, mientras patrullaba en un hospital abandonado en el Jerusalén de 1948, se encontró cara a cara con un hombre armado y Stern, aterrado, disparó de inmediato... con lo que destrozó el espejo donde se había visto reflejado: se había anticipado a disparar contra el presunto enemigo que su miedo había construido. En La paz sin excusa, José María Ridao reflexiona con brillantez acerca de los procesos de construcción del enemigo y, por analogía, de la frontera. Porque, precisamente a partir de esas construcciones, se definen los límites geográficos, nacionales, religiosos o raciales y se desencadenan y justifican la violencia y la guerra.

 

 

Con una prosa precisa, José María Ridao analiza la deriva de las democracias occidentales que se remonta a la caída del muro de Berlín desde la convicción de que la descripción de la realidad no es un esfuerzo fácil, Weimar entre nosotros pone oportunamente en guardia ante las burdas comparaciones históricas que pretenden proporcionar una apariencia de legitimidad a decisiones que, según ha venido a comprobarse en la guerra de Irak, acaban por revelarse como sórdidas vilezas.

Frente al estremecedor panorama del mundo, lo único que cabe es reivindicar el papel de la razón y la inteligencia, es decir, la necesidad de interrogarnos acerca de si de verdad somos conscientes de lo que estamos haciendo.

La inmigración es sin lugar a dudas una de las cuestiones más urgentes que las sociedades occidentales tienen que afrontar. Se trata de un fenómeno relativamente reciente, sobre todo en España, pero que no tiene visos de desaparecer. Sin embargo, continuamos empeñados en no extraer conclusiones de lo que vemos aquí y de lo ocurrido en los países de nuestro entorno. En este iluminador ensayo, José María Ridao ofrece una perspectiva distinta a la habitual, que nos permite entender el problema en su complejidad. Ridao analiza críticamente la elección de la barbarie que estamos llevando a cabo, elección que deja de lado cuestiones fundamentales, como que nadie emigra por capricho y que la inmigración supone un problema de primer orden sobre todo para el propio inmigrante.

Una historia de España que rompe una lanza a favor de los heterodoxos, expulsados de la historia canónica por el carácter liberador de su trabajo, en quienes de verdad se manifiesta la dimensión europea de España, y que arroja una imagen más veraz y compleja de nuestra historia.

 

 

Viajes

Con su brillante estilo característico, José María Ridao recorre en este libro de viajes no solo una geografía, sino también la historia de España y de las ideas e ideologías que subyacen y se contraponen en su reciente historia política. El título rinde homenaje a Manuel Azaña, Presidente de la Segunda República española, muerto en el exilio en la pequeña ciudad francesa de Montauban. Ridao desvela en estos viajes literarios cómo la visión castellanista de España labrada por los más ilustres autores de la Generación del 98 es ofensiva para el resto de las regiones españolas, y cómo su idealismo romántico fue refractario al desarrollo. El pasajero de Montauban es una toma de posición lúcida que se enfrenta, mediante palabras, al conservadurismo de antaño y a la ligereza y banalidad actuales.

Otros géneros

Este volumen, a través de textos de gran calado de Blanco White, Modesto Lafuente, Valera, Menéndez Pelayo, Ganivet y Azaña, tiene la voluntad de ampliar la perspectiva sobre una cuestión que, desde los inicios del siglo XIX y hasta el presente, ha distorsionado la comprensión de nuestra historia y ha provocado tensiones sociales, sin lograr por el momento hallar un acuerdo que satisfaga a todos. Edición y prólogo de José María Ridao,

Tzvetan Todorov, emulando a su admirado Stefan Zweig, recoge en Los aventureros de lo absoluto el proyecto vital de tres grandes creadores, paradigmas de ese absoluto quizás inalcanzable: Oscar Wilde, Rainer Maria Rilke y Marina Tsvietáieva. Traducción de José María Ridao.

Referidos a realidades próximas al lector y a acontecimientos recientes, los textos reunidos en este volumen ilustran la idea de que todo orden -ya sea internacional, económico o político- se apoya en gran medida sobre convenciones, sobre ilusiones colectivas.
Desde esta perspectiva, atenta a detectar y desactivar los tópicos que determinan nuestras percepciones y tomas de posición, José María Ridao lleva a cabo un original y minucioso recorrido por algunos de los temas más candentes de nuestra época, como la situación de África, los conflictos de Oriente Medio o Yugoslavia, el repliegue identitario del Islam o los movimientos nacionalistas, la globalización o los fenómenos migratorios.
Pese a los denodados esfuerzos de estos órdenes ilusorios por mantenerse y perdurar, Ridao sugiere que lo único permanente es la desilusión, el constante y cíclico desajuste entre la realidad y la imagen de ella. De este modo, el autor revaloriza una mirada desde la cultura hacia aspectos de la realidad que, como el internacional, el económico o el político, se han visto muchas veces excluidos de su ámbito de reflexión