Vigo, España , 1941

Paradigma de la vanguardia narrativa en castellano, Julián Ríos alternó la escritura de novelas y relatos con la de ensayos y “novelas pintadas”, en las que se alían la palabra y la imagen, el ensayo y la ficción. Su obra más conocida es Larva, una novela de corte experimental que ha sido objeto de numerosas estudios.

Durante los años setenta llevó a cabo una importante labor editorial: creó y dirigió la colección Espiral de la editorial madrileña Fundamentos, en la que publicó a Thomas Pynchon, John Barth y Severo Sarduy, entre muchos otros autores. Ha sido colaborador de diversas revistas españolas y extranjeras. Actualmente reside en Francia, en las afueras de París.

  • "La prosa de Julián Ríos muestra, con su rigor sin falla y su prodigiosa capacidad de invención lingüística, que los caminos de Sterne y Joyce, Rabelais y Céline, Cabrera Infante y Sarduy resultan perfectamente transitables." Juan Goytisolo
  • "Los textos de Julián Ríos me parecen muy importantes, sin una asimilación de la tradición más radical." Octavio Paz
  • "Julián Ríos es el escritor más inventivo y creativo de la lengua castellana." Carlos Fuentes
  • "El heredero de James Joyce." The Guardian

Bibliografía

Novela

Junto al puente de Alma en París, sobre el túnel por el que entró en la muerte y en la leyenda Lady Di, se levanta la réplica de la antorcha de la Estatua de la Libertad neoyorquina. Allí giran como polillas turistas de todo el mundo que acuden para honrar la memoria de la princesa y colmarla de ofrendas, flores y pintadas. Un hábitat ideal para el narrador, que vive en la vecina plaza de Alma, y recoge los testimonios de quienes participan en el culto, como el del budista danés que asegura que Diana era la reencarnación de un médico de los pobres francés, o la serie de conspiraciones que desvela un yanqui encapuchado, encadenando la misteriosa muerte del ingeniero Rudolf Diesel a la de la Princesa de Gales, o la historia del hombre que cambió su alma por una imagen permanente, que abre las intrigantes apariciones y desapariciones en el París de esta novela.

Recreación pasmosa de Galicia transformada en el territorio imaginario de Tamoga, un recóndito pueblo de frontera que alberga historias de amor y de guerra, que atesora las rencillas familiares por cuestiones de herencia, celos o despecho, que ha visto represalias, venganzas y otras variantes del odio y el desprecio. Un espacio que podría ser el de Los gozos y las sombras contemplado por Onetti o evocado por Rulfo.

La novela está organizada en nueve capítulos que pueden leerse de forma autónoma como relatos independientes o como piezas de una novela coral.

Aunque en todo tiempo y lugar lo monstruoso haya merecido el anatema del desdén y el estigma del miedo, sigue latente una sospecha aún más terrible. Dice Julián Ríos: "Mi libro representa un viaje a través de una galería de monstruos que aparecen en la literatura, en el cine o en la mitología y que entran en diálogo con el pintor Mons y con los personajes de la novela".

 

 

Novela epistolar, formada por veintiséis cartas, que ha creado una unánime controversia tanto en Francia como en España. Tomando como punto de partida los escenarios londinenses donde suceden otras obras del autor, esta novela se configura como una educación sentimental y una búsqueda amorosa a través de diferentes mujeres, ciudades y culturas.

La literatura, las artes plásticas y la erotización del lenguaje son el tema y la meta, en constante metamorfosis, de una obra babélica que explora culturas y ciudades en compañia de Rabelais, Sterne, Roussel, Joyce, Juan Goytisolo, Carlos Fuentes, Octavio Paz y artistas como Picasso, Lichtenstein, Saura y Arroyo, con los que Ríos mantiene desde hace años una complicidad creativa.

Una invitación renovada para leer la obra cumbre de James Joyce sin prejuicios ni limitaciones. Que cada lector proponga su propia lectura. Éste es el espíritu de la obra de Julián Ríos, una novela comentada de aquella obra y, a su vez, su comentario novelesco. El amor y el humor como una variación permanente del Ulises.

Este libro inclasificable inaugura un nuevo género, entre ficción y ensayo, «crítica-ficción» o crítica dialéctica y comedia del arte. Un libro gracias al cual se hace evidente que toda retórica termina siendo una erótica de la escritura.

Noche de difuntos de 1972. La figura de E. Pound –recién fallecido– guiará el deambular nocturno de un grupo de amigos por las calles y tugurios de Londres, recorriendo y rememorando los enclaves básicos de los 'londineos' del joven Pound. El espacio vacío de una noche se convierte en una catapulta de mil ecos de otros vagabundeos, de otros delirios intelectuales y eróticos.

La primera novela de Julián Ríos se presentó como un revulsivo literario de primera magnitud debido a su carácter experimental.

Relatos

El Sombrerero Loco de Lewis Carroll ha confeccionado una prodigiosa colección de Nuevos sombreros para Alicia, con la intención de hacerle perder la cabeza a la muchacha que ya ha visto tantas maravillas. Se los irá ofreciendo con una cadena de historias.

Bellísima compilación de relatos que van surgiendo del sombrerero loco del libro de Alicia en el país de las maravillas. Antológica colección con ilustraciones de E. Arroyo que lo convierten en una pequeña joya.

No ficción

En un lugar de la Mancha empieza también esta travesía por el mar de la gran literatura que propone Julián Ríos. En el puerto de Boulogne-sur-Mer, en la Mancha francesa, el 19 de mayo de 1934 el barco holandés Volendam está a punto de zarpar hacia Southampton con un pasajero insigne: Thomas Mann. Viajero previsor, Mann se ha reservado para el trayecto la lectura de esa novela de novelas, ese mar de narraciones que es El Quijote.

Este episodio real le sirve a Julián Ríos para trazar una peculiar genealogía literaria a partir de la obra cumbre de Cervantes, a quien vemos como el gran patriarca de una familia de escritores en quienes, de una manera u otra, dejó la contundente huella que sólo dejan los genios.

A través de arios encuentros entre Ríos y Saura, se analizan las etapas y obras más significativas del pintor, al tiempo que se van relevando sus "tentaciones", los demonios familiares, las obsesiones y circunstancias personales.

Antología / Selección

Antología de Julián Ríos, con prólogo de Carlos Fuentes.

Otros géneros

El escritor Julián Ríos, autor junto al pintor Eduardo Arroyo, de Ulises ilustrado, afirma que Joyce hace "un nudo donde no sólo están las cosas, sino que también se deja que fluyan".

El titulo se inspiró en el poema del mismo nombre publicado por Octavio Paz en 1961.

Una muestra impecable del arte y el pensamiento de Octavio Paz. Durante años, palabra a palabra, el poeta va levantando inevitablemente y casi sin advertirlo un planisferio celeste, una galaxia de signos que refleja en negativo todas y cada una de las estrellas de la Vía Láctea. Esta ávida construcción puede apreciarse en las reflexiones en torno al arte, los paraísos del lenguaje, los aspectos religiosos y sociales, lo mítico y la modernidad y los juicios sobre personajes fundamentales de la literatura o la historia que aparecen a lo largo de las páginas de este volumen. Gracias a estas conversaciones, enriquecidas con singular inteligencia por Julián Ríos, obtenemos una herramienta útil para revelar el mundo, el espíritu y los símbolos del Nobel de Literatura mexicano.