Barcelona, España , 1930 , 2016

Manuel Maristany se licenció en Derecho, aunque se dedicó a la escritura y a la fotografía. Su primera obra publicada fue Operación Impala, en la que relata el viaje en motocicleta a través del continente africano que realizó con cuatro amigos. Aparte de las cuatro novelas que vinieron después, publicó más de una docena de libros de temática ferroviaria y varios ensayos y libros de viajes. La enfermera de Brunete fue la gran obra de su vida, fruto de décadas de documentación, y tuvo una excelente acogida por parte del público y la crítica.

  • "Narrada con agilidad, con fuerza y destreza, la novela es fluida, amena, absorbente." J. A. Masoliver Ródenas (sobre El desafío)

Bibliografía

Novela

Una historia de amor en alta mar. Patricia Fonseca, atolondrada niña bien y reina del papel cuché, nunca imaginó al embarcarse por equivocación en el Aloha que allí conocería al hombre de sus sueños: Bruno Frías, el capitán del velero.

Javier de Montcada hubiera muerto en la batalla de Brunete si Soledad, duquesa de Simancas, no le hubiera donado su sangre en el mismo campo de batalla. Tras reponerse de sus heridas, Soledad, casada con el representante del bando nacional en el Vaticano, lo seduce en su dehesa. Pero la guerra no ha terminado y Javier debe volver al frente. Gran novelón de personajes apasionados e inolvidables, con la guerra civil como telón de fondo.

Narrativa juvenil / infantil

Relato de las diabluras y perrerías de la infortunada mangosta del autor, un animalejo que nunca asimiló por completo las pautas de conducta de un animal de compañía europeo y que pensaba que todo el monte es orégano. Y así acabó.

Narración inspirada en un hecho real, donde Gurka es una soberbia águila real que es capturada y sufre en su encierro. Un grupo de jóvenes deciden rescatarla de su prisión. Hacen una colecta y compran su libertad.

No ficción

Se centra en los Directos de Madrid a Barcelona por la línea de Caspe y Mora. Se trata de un amplio reportaje fotográfico en el que se recoge la evolución de estos trenes y que permite conocer en su ambiente el material que circuló por la línea, sus estaciones y sus paisajes.

Incluye los carrilets de la Costa Brava, el ferrocarril Olot- Girona, el Cremallera de Nuria, el Tren Amarillo de los Pirineos...

Más de trescientas fotografías acompañadas de descripciones y observaciones de los puentes de piedra de Cataluña, Andorra y la Franja.

Libro sobre el singular ferrocarril de Sóller, el único ferrocarril privado de viajeros existente en España. Presenta la historia de este ferrocarril, con los sucesos acaecidos, el material móvil que circuló y circula por sus vías, las instalaciones y el trazado, con obras como el Túnel Major. Incluye un apartado dedicado al tranvía del puerto.

Se trata fundamentalmente de un documento gráfico, una aportación con una extensa recopilación de fotografías en blanco y negro. Acompañando a las imágenes, los textos literarios aportan una visión histórica de estos ferrocarriles.

Homenaje a los hombres del regulador y de la pala, que vivían por y para el ferrocarril.

"Cuando empecé a escribir este libro me impuse la obligación de no dar cabida en sus páginas a otros trenes de vía estrecha que no fueran de vapor. Una especie de conditio sine qua non. Lo que ocurre es que el tren —parodiando a Ortega y Gasset— es él y su circunstancia. Y la circunstancia actual del tren de vía estrecha no es la misma que la de hace solamente diez o quince años". Manuel Maristany

Libro de locomotoras a vapor españolas. 

El autor combina el montañismo y el esquí. Primero ofrece una visión retrospectiva de cómo era el mundo del esquí en los años cuarenta en esta estación pirenaica. Luego aparecen los distintos apodos con que el autor define a cada tipo de esquiador. Más adelante, comenta los pormenores de la nieve, el après-ski y las ascensiones a las cumbres.

Viajes

Manuel Maristany superó el trauma y la frustración que supuso para él el fin de la tracción a vapor y llevado de su pasión ferroviaria ha recorrido media España cámara en mano para cazar sus trenes que, aunque no sean de humo, continúan siendo trenes.

La Operación Impala se planteó como un reto, una aventura en la cual se debían de enlazar las dos ciudades africanas más apartadas entre si, Ciudad del Cabo y Túnez, en un viaje de 20.000 km a bordo de unos prototipos de Montesa. Para tal fin fueron elegidos cuidadosamente los integrantes de la expedición, pilotos punteros y habituales de las carreras y rallys, además de empedernidos aventureros, y Manuel Maristany, alejado del mundo del motor pero con una tarea clave: inmortalizar en papel y en negativo las peripecias de la Operación Impala.