Barcelona, España , 1953

Miquel de Palol vivió hasta los diecisiete años en Valladolid, donde su padre, Pedro de Palol, era catedrático en la Facultad de Filosofía y Letras. Volvió a su ciudad natal para estudiar Arquitectura, y poco después inició su carrera literaria como poeta. En el año 1989 se estrenó como narrador con la novela El jardín de los siete crepúsculos, que obtuvo una amplia resonancia. Arquitecto de profesión, ha sido la literatura el campo al que se ha dedicado con más intensidad, y ha obtenido un buen número de importantes galardones tanto por sus obras poéticas como por sus cuentos y sus novelas. Ha colaborado en diversos medios de comunicación como El País, La Vanguardia, El Mundo, El Urogallo y Serra d’Or, y es miembro de l’Associació d’Escriptors en Llengua Catalana y el PEN Club Català. En el año 1998 recibió el premio Rosalia de Castro por el conjunto de su obra.

  • "Tal como dijo Sainte-Beuve de Baudelaire, Palol también es capaz de extraer veneno de una rosa." Marc Soler, Avui
  • "Literatura con mayúsculas." Rosa Mora, El País

Bibliografía

Novedad

Después de Fot-li, que som catalans! y Fot-li més que encara som catalans!, llega Fot-li al procés, el nuevo volumen de textos de tres autores (Miquel de PalolBru de Sala y Julià de Jodar) que un día decidieron mirar y escuchar lo que pasaba en la realidad política catalana para, a continuación, decirlo todo sin callarse nada.

Novela

El llac dels signes es un libro formado por piezas de géneros diferentes, donde desde una apariencia de diversidad se encuentra una confluencia sobre grandes cuestiones de la actualidad: las convulsiones de la sociedad de hoy, las caras de una crisis que es mucho más que económica, el sentido del arte y el pensamiento, el callejón sin salida profundo dónde ha ido a parar el individuo posmoderno. El autor revisita disciplinas diversas: el aforismo, el microrelato, el teatro, el guión, el panfleto, el falso ensayo y el verdadero..., y todas le sirven para mostrar las caras de esta crisis global que afecta al hombre de nuestro tiempo.

Un grupo de amigos se reúne en un cortijo antiguo y cargado de mitos, para celebrar una edición más de lo que ellos denominan el Juego de la Fragmentación. De forma inesperada, un hecho trágico proporciona al Juego un objetivo excepcional y claro, al que los actores principales dedicarán todos sus conocimientos. La soberbia narración despliega un fresco sobre el drama de la bondad, entre la dimensión legendaria y el humor más cáustico. Habla de intrigas empresariales, conflictos psicológicos, complots criminales, sentimentalismos exagerados y aventuras sexuales; todo confluye en la resolución final del Juego. Culminación del corpus literario de Miquel de Palol, El Testamento de Alcestis es autosuficiente como historia, pero también revelador de muchas claves para entender los libros más complejos del autor.

Esta obra forma parte de un proyecto de gran alcance sobre el punto de vista narrativo de Miquel de Palol. Se trata de la misma historia contada en dos partes diferenciadas, con cubierta diferente también, y editadas de tal manera que el lector puede empezar indistintamente por una o por otra. Se puede empezar por Aire pàl.lid, el reverso filosófico, descreído y ligeramente melancólico de la brutalmente carnal, hedonista y amarga, Palimpsest. A grandes rasgos, un puñado de individuos de clase alta y procedencia diversa se reúnen en la lujosa casa de uno de ellos para disfrutar de la buena cocina, hacer jugosas divagaciones de cariz humanista y participar del inquietante juego que les propone el anfitrión.

El autor reflexiona sobre la vigencia de las formas tradicionales del arte en el mundo occidental actual, en una obra impregnada de música, protagonizada por un reputado y maduro restaurador de órganos, bautizado como Sebastián Bosch. Esta narración, en la que también hay intriga, sectas, un secuestro y muertes y una historia de amor, hay también una meditación sobre el origen de cierto dinero y la ejecución de los proyectos artísticos.

Anna es una mujer joven, trabajadora y atractiva, que en un punto de inflexión en su trabajo en una editorial se encuentra entre dos hombres, Tomás y Andreu, y se le hacen contradictorios la idea de quién vale más y el impulso instintivo. Habla de la pretensión de dirigir el propio destino. Se pregunta la protagonista si la vida no es un juego. ¡Claro que es un juego! ¿Qué, si no un juego de criaturas estúpidas podría ser una cosa tan arbitraria, cruel y llena de trampas y engaños? En un estilo sencillo y en tono de comedia ligera, el autor desgrana cómo un conflicto del mundo cotidiano se va cargando de signos del paradigma del individuo de nuestros tiempos.

Con Les concessions se produce un punto de inflexión importante en la trayectoria del autor. Es una historia sencilla, sin dobles sentidos y apta para todos los públicos, situada en el momento actual y en el barrio barcelonés de Gracia. Homenaje a la gente corriente, honesta y bienintencionada que se esfuerza para vivir dignamente y en paz. Los pequeños dramas cotidianos, siempre presentes en su obra, son en esta ocasión sus intereses en primer término, y en el camino para resolverlos, simple pero difícil, cambiante pero reconocible, aparece, posible y engañosa a la vez, la clave de la felicidad.

 

 

Miquel de Palol pasó años trabajando en El Troiacord. Empezó a tomar notas en 1993, se puso a redactarla en 1995 y pasó tres años revisándola y corrigiéndola. Consta de cinco volúmenes: Tres passos al sud, Una altra cosa, Les ales egípcies, Leandre no s'hi ha negat, El combat amb l'àngel.

El Troiacord es una figura geométrica, un concepto. El eje de la novela es una investigación sobre una sociedad especulativa vagamente asimilable a una logia masónica, con vertientes científica, económica, política... Al final todo se concreta en un juego en el tiempo. Enlaza con una elogiada y premiada obra anterior de Palol, El jardí dels set crepuscles.

 

 

En el clímax del relato, Próspero Colonel·la espera a un chamán, pero se encuentra un crupier que le muestra cinco cartas de póquer. "Míralas, no son buenas ni malas, todo depende del juego". Las remueve, las extiende, hace un abanico, hace un acordeón y las cambia de lugar a una velocidad prodigiosa. ¿Quieres elegir una? ¿Quieres que la elija yo? ¿Por dónde te parece iremos? ¿Hacia el amor? ¿Hacia la filosofía? ¿Hacia el dinero? El menú de la vida. El mismo Próspero, como narrador, es el crupier que ofrece la visión del lugar donde el azar se enfrenta con la elección. Una historia romántica que es, sucesivamente y a la vez, crónica de una pasión absoluta, relato de un caso de conciencia y relación de la investigación histórica de un Juego de Ajedrez Tridimensional, que hace entrever un conjunto complejo de operaciones intelectuales.

 

El doctor Florestan llega a Nueva York, convocado a una reunión de alto nivel y contenido secreto. Al día siguiente, en un salón de las Naciones Unidas, Florestan descubre el motivo: hay un noventa y ocho por ciento de probabilidades que un cometa choque contra la Tierra y es muy posible que borre cualquier rastro de vida superior del planeta. Por ello se ha formado una comisión que trabajará en el proyecto Águila de Troya, que consiste en poner en órbita una estación-refugio en la que podrá sobrevivir la civilización humana hasta que pueda volver a habitar al Tierra.

Este es el argumento esencial de El Legislador. Sin embargo, el lector se engaña si piensa que se encuentra ante una obra de ciencia-ficción. Es un relato sobre los problemas éticos que plantea una presunta selección de las características esenciales de la humanidad. Una historia de fondo filosófico sobre cuestiones biológicas, antropológicas, culturales y sociopolíticas.

 

 

Pareja estable, solvencia económica, solicita donante de semen. El control de la reproducción ya no depende del macho, los roles tradicionales se han agotado. A partir de esta novedad del presente, se forma una atmósfera asfixiante, irreverente, a veces incluso escatológica, de la Barcelona de los ochenta. Nadie escapa de la navaja de Palol: militares, familia, médicos, dirigentes, intelectuales, con especial atención hacia un gremio por el cual él siente un afecto particular: los arquitectos. Palol consigue una novela incisiva y divertida. Una obra que se deja leer, con mecanismo de relojería, que interpela al lector sobre el ascenso personal, el escepticismo y las ilusiones, las contradicciones entre el arte y la vida.

Un libro que, con lucidez y exactitud de relojero, construye un mundo ficticio desde el que desvelar las trampas y los secretos del nuestro. Igur Neblí, héroe caballeresco a la vez atávico y posmoderno, descubrirá las oscuras estrategias del Estado bajo las intrigas de La Muta, y recorrerá el hermético y vertiginoso Laberinto de Gorhgró participando en una siniestra alegoría del Poder y de sus inextricables instrumentos de manipulación de la información, de presión del individuo, de despersonalización y de angustia.

Esta novela se estructura como una muñeca rusa de esas que contienen en su interior nuevas muñecas, que apenas se diferencian de la anterior en algunos detalles mínimos y, por supuesto, en su tamaño decreciente que desemboca en la última, diminuta, de ellas. El jardín de los siete crepúsculos es una sucesión de relatos que se encadenan y contienen otros relatos, a la manera de los anónimos autores que conformaron Las mil y una noches o Bocaccio en El Decamerón, cuya excusa narrativa, la confluencia en un refugio aislado de los males que devastan el mundo, la peste o una guerra atómica mundial, es un claro referente para Palol, que sitúa su narración en un futuro indefinido y la desarrolla en torno a la historia de una familia que controla financiera y políticamente, desde las sombras, los avatares mundiales.

 

 

Relatos

Así arranca el primer relato:

“Me crié con una madre depresiva y un padre alcohólico. La madre dejó de hacer de madre en todos los sentidos y se volvió más un estorbo que un icono, un cuerpo con el que zancadillearse. El padre cada vez se tropezaba menos, porque enseguida que mis hermanas crecieron, empezó a tirárselas sin tapujos ahora la una ahora la otra, al final incluso la una delante de la otra, y me daba la impresión que yo era el siguiente de la lista, cuando ellas se le resistieran, que jodieran el campo o tan sólo que se aburriera, el siguiente, el siguiente agujero estallado sería mi culo. Y la madre asistía a todo, con la piel gris y la mirada fundida".

 

 

Después de la publicación, el 2001, de una de las obras cumbres de la literatura occidental de nuestro tiempo, El Troiacord, Palol encuentra una continuidad en estos Cuentos en forma de L, que nos ofrecen el feliz reencuentro de uno de los primeros escritores de la literatura catalana con el género de la narrativa breve. Cómo suele suceder en las características construcciones geométrico-literarias de Miquel de Palol, Cuentos en forma de L subvierte las apariencias y acaba revelándose como un sorpresivo artefacto de altísima precisión en que las diversas partes que lo integran, más allá de su completo sentido autónomo, forman parte de una unidad orgánica superior.

 

 

Es verano. Y en el marco de localidades avezadas a acoger a quienes están de vacaciones, diez autores y autoras nos ofrecen diez historias aliñadas con gusto de playa y perfume de pinares. La pasión, el deseo, el sexo y la vida en pareja se columpian entre recuerdos, viajes e, incluso, fenómenos mágicos o fantásticos. Vivir o sobrevivir entre las paredes de un hotel, disfrutar o sufrir el premio de un alojamiento gratuito, hacer de enfermera o deshacerse en atenciones privadas, se combinan con situaciones donde pequeñas mentiras, accidentes domésticos o compromisos familiares dibujan la figura principal de un cuadro con el fondo de las islas griegas, la Costa Brava, el Pallars, la Garriga o Costa Dorada. Sebastià Alzamora, Lluís Calvo, Gemma Lienas, Andreu Martín, Isabel Olesti, Miquel de Palol, entre otros, nos ofrecen diez historias encantadoras, divertidas y frescas para disfrutar del tiempo de ocio.

Recoge veinticinco narraciones de registros diversos, nouvelle y apología, monólogo interior y diálogo filosófico, patraña y sueño. Como dice Palol: "No deja de ser inquietante constatar que hay veces que, por necesidad, cuando finges, cuando hablas con alguien que sabe que estás mintiendo, estás diciendo, en parte, una verdad que, en los términos de la conversación real con aquella persona, nunca habrías osado de decir. Queda tan sólo por ver como lo recibirá ella, si apreciará la mentira de la verdad aparente, o dentro de esta mentira, la verdad profunda".

Cuento filosófico, plantea con ironía el tránsito de la magia a la ciencia que hoy revivimos en el paso de la moral humanista – la de los nombres –, a la moral estadística – la de los números –, sin olvidar que para los hombres no hay ningún mundo posible que no sea el propio de los hombres. El protagonista, Víctor Oberon, alto funcionario de las instituciones europeas con sede en Ginebra, se siente morir. Su mejor colaborador le ayudará a encontrar el remedio para su mal, un remedio que podría servir también por la irrelevancia de la vieja Europa, esta madame arrepentida que ya no sabe como fingir dignidad, ridículamente severa, burlada y levítica, tensada y servil, dejada de lado en las fiestas y las decisiones. Habrá que dar la espalda a los falsos profetas, en beneficio del conocimiento que proviene de la observación de la naturaleza, con arte y uso de la luz intelectual.

Catorce cuentos que participan de tradiciones diversas, con experimentación lingüística en algunos relatos, siempre muy gráficos. La compilación toca tanto la fantasía, el terror o la crueldad como el humor grotesco o la elucubración intelectual cargada de ironía.

"El libro nos da en alternancia tres textos de cada autor que van mostrando curiosas influencias mutuas, pequeños robos temáticos o de estilo, pero que al mismo tiempo preservan la manera propia de cada uno. [...] El contrapunto entre el brillo estilístico de Miquel de Palol y la imaginación y la cada vez más limpia prosa de Maria de la Pau Janer consiguen un libro significativo para los dos autores, todo eso abonado con unas dosis de culturalismo bien entendidas que dan un aire decadente bastante oportuno al juego literario que plantea." Xulio Ricardo Trigo. Una reunió de primera, El Temps, mayo de 1991.

 

 

Narrativa juvenil / infantil

Venus Sánchez, una cotizada modelo, se apunta a la aventura de viajar al Kilimanjaro, la montaña más alta de África, para promocionar una marca de moda italiana. Pero una vez iniciada la expedición tendrá que enfrentarse al hecho de que el Kilimanjaro, con sus casi 6.000 metros, no resulta nada fácil de subir. Además, hay muchos interesados en que la aventura fracase, y se rumorea que, incluso, alguno de ellos podría estar preparando un sabotaje. Gil, un aventurero cargado de deudas y algo despistado, recibe el encargo de sumarse a la expedición y sube resoplando el Kilimanjaro a la sombra de la modelo a la vez que intenta protegerla de sus retorcidos enemigos.

Cuando los guardianes de un almacén de víveres cogen in fraganti a Trifó, un ratero de vía estrecha, el señor Filemón, amo de la empresa, a cambio de no denunciarlo a la policía le propone trabajar para él en condiciones bastante especiales. El trabajo en la fábrica de confituras, que lo sumerge en un ambiente deudor de la novela clásica realista y social, pero también de la sátira costumbrista, tiene algo de aprendizaje de la vida que llevará a Trifó - por situaciones y estados de ánimo diferentes e incluso contrapuestos-, a responsabilizarse de su destino.

Una vez había dos tías un poco gruñonas pero de buena pasta: Sisquela, con nariz de loro, y Tocló, con nariz de patata. Y las dos decidieron ayudar el sobrino Helicardi a conseguir la mano de la princesa Carmina y el trono del reino. Pero, he aquí que, una tercera tía, Prosota, codiciosa y astuta, quería que el malvado príncipe Mesicard se apoderara de todo. El autor combina ingredientes de las leyendas medievales y del cuento tradicional, donde se unen la emoción, la magia, el humor y el guiño al lector.

Poesía

 

Dos cors per una Bèstia es un libro construido a partir de un argumento de fondo y de la unidad formal. El argumento es la erosión de los sentimientos con el paso del tiempo, los altibajos de las ilusiones, el sentido de fatalidad y la única certeza de la muerte. El libro, de fuerte unidad formal, es al mismo tiempo una historia atomizada en poemas y la celebración del instante en su carácter único irrepetible.

 

 

Obra poética que incluye un epílogo con una reflexión sobre el papel de la literatura en el mundo moderno.

Poesía que surge del sonido y el color de la noche.

 

"¿Podríamos distinguir entre prosa y poesía en Palol? Sí, en un sentido descriptivo, no tanto si observamos dos aspectos fundamentales de su mundo literario. En primer lugar, El sol i la mort plantea formalmente la investigación de una poética que osaría llamar del sintagma. Quiero decir que la preocupación de la construcción del verso no se centra tanto en la distribución silábica como en la disposición de los sintagmas de las frases. De esta manera, compone periodos largos que a menudo acaban colocando las oraciones en el límite de su sentido como estructura o, en otras ocasiones, se evaporan ante el infinito del significado, como si se hubieran asomado a un abismo misterioso y profundo." Vicenç Llorca, Deu anys després, torna el Miquel de Palol poeta, El Temps, mayo de 1996.

El libro reúne treinta y cinco composiciones poéticas de Miquel de Palol aparecidas en nueve de sus obras narrativas, con la intención de proponer una lectura conjunta.

Toma el nombre de los pliegos de 5 folios, formato sobre el que está redactado este poemario

Obra que se considera el antecedente poético natural de El jardí dels set crepuscles.

 

Un salamó es un candelabro con varios brazos que cuelga del techo, que gracias a elementos refractantes contribuye a crear un ambiente. De esta definición podemos extraer imágenes y trasladarlas a un plano poético. El resultado es un libro visceral, con muchas historias poseedoras de una raíz común y de una vida llevada al límite. De este modo el libro se entiende como goce vital.

 

 

No ficción

Después de Fot-li, que som catalans! Fot-li més que encara som catalans!, llega Fot-li al procés, el nuevo volumen de textos de tres autores (Miquel de PalolBru de Sala Julià de Jodar) que un día decidieron mirar y escuchar lo que pasaba en la realidad política catalana para, a continuación, decirlo todo sin callarse nada.

La sociedad globalizada en principio tendría que potenciar las identidades locales y hacer disminuir el poder de los Estados. Sin embargo, en la práctica no sucede de este modo, y todavía menos en el caso de la identidad y la nación catalanas. Este inmovilismo tiene una base en los resortes jurídicos y políticos que afianzan España, pero también en las debilidades que fomenta la sociedad catalana misma. Entre la constatación desinhibida y la invocación constructiva, Miquel de Palol lleva a cabo un análisis implacable de un país que, en el supuesto de que no reaccione, está abocado a un declive inexorable. "Con un equipo de fútbol, un cocinero y dos o tres humoristas mediocres no se pone en marcha ningún imaginario capaz de subsistir junto a los que ya hay en el mundo". 

Centrándose en la obra de Salvador Espriu y Joan Vinyoli, Miquel de Palol reflexiona acerca del act poético en sí y de la importancia de Foix o Brossa para la idiosincrasia de la literatura catalana actual.

Si en el título precedente, de éxito indiscutible, Bru de Sala, Julià de Jòdar y Miquel de Palol abrían en canal nuestro pasado más reciente y auguraban todo tipo de desastres para el futuro desde la ironía y el sarcasmo, en este segundo libro, los tres autores, desde ópticas diversas, nos ponen delante del naufragio de la Cataluña neoestatutaria y en relación con los arquitectos morales y políticos que, más que proyectarnos hacia el futuro, nos vuelven a condenar como país. Las predicciones del primer título se han cumplido. Las predicciones de este segundo, esperemos que no. El ángel protector de Cataluña espera que no haga falta escribir una tercera parte. «Es catalán todo aquel que no sabe a qué otro sitio ir.»

Obra que se inscribe en la larga tradición de textos definitorios del ser catalán cómo son Las formas de vida catalana, de Josep Ferrater Mora, o Noticia de Cataluña, de Vicens Vives. Obras que definen la personalidad colectiva. A pesar de todo, a diferencia de sus antecedentes, esta obra busca definirla a través de la sátira literaria y no del ensayo razonado. Si Ferrater Mora plantea la personalidad del ser catalán en cuatro puntos: continuidad, cordura, medida e ironía, este ensayo propone hacerlo de la mano de la disolución, la tontería contenida o desabrochada y el sarcasmo. Un libro para conseguir autoestima a través de la flagelación lúcida.

 

 

 

 

Este volumen reúne una serie de escritos de un autor que, en buena parte, va a contracorriente de nuestro tiempo de banalidad institucionalizada. Cuando el relativismo más frívolo y el furor del lucro han cortado tantos puentes que nos tendrían que unir, no tan sólo al pasado sino al futuro, son raros los escritores que continúan inmersos en una tradición cultural sólida. El principal atractivo de estos textos es reunir la crítica literaria y del arte en general con reflexiones sobre la industria del libro y la incidencia de la actividad artística en la sociedad, desde la perspectiva que Miquel de Palol adopta respecto a lo que ha dado y puede dar de sí la cultura catalana e universal.

 

 

Biografía sobre Verdaguer escrita por Miquel de Palol.

Antología / Selección

Compilación de las mejores poesías de Miquel de Palol, escritas a lo largo de los 25 años comprendidos en esta antología. Cada obra se reproduce en castellano y en catalán.

Otros géneros

Este es un pequeño acontecimiento: el primer libro de aforismos de Miquel de Palol, un libro provocador e inteligente para entender mejor nuestra política, la sociedad donde vivimos, las paradojas del amor y de la vida, el paso del tiempo. Escrito con una prosa impecable y directa, este texto demuestra que la vida, el mundo, la realidad, son inmensas constelaciones de respuestas. Sólo hay que saber hacer las preguntas adecuadas. Miquel de Palol, autor de una de las obras más extensas, originales y admiradas de la literatura catalana actual, convierte estos Proverbis en uno de los ejercicios de reflexión más lúcidos y contundentes que se han hecho entes los últimos años sobre nuestro país y el mundo que nos rodea.

Grafomaquia es el libro central de la obra de Miquel de Palol, el nudo que ordena las experiencias anteriores y contiene de manera germinal las próximas, que se desarrollarán a partir de aquí como diferentes secuencias lógicas del proceso, y a la vez como despliegue de los temas ahora iniciados. Estructurado como un ciclo de piezas ordenadas según el género y la complejidad, a través de la subversión del discurso temporal del texto, Grafomaquia explora sistemáticamente diversas formas de autorreferencia que afectan tanto a la pieza misma, como al conjunto del libro, como a la totalidad de la obra del autor, basadas en la música, la geometría, el lenguaje y, en definitiva, en el juego y en los enigmas, de acuerdo con una tradición procedente de los griegos antiguos que entronca el barroco alemán con el XIX anglosajón y que en la actualidad sustentan principalmente autores norteamericanos.

 

 

Textos poéticos que acompañan las fotografías sobre el histórico cabaret de Barcelona realizadas por Joan Tobella.

 

 

 

El autor redacta el prólogo de esta antología, glosando una figura que conoce bien, como ya demostró en el ensayo Jacint Verdaguer. (Vides literàries).

Premios

  • 1982 - Premio Carles Riba de poesía por El porxo de les mirades.
  • 1984 - Premio Crítica Serra d’Or por El porxo de les mirades.
  • 1989 - Premio Joan Creixells por El jardí dels set crepuscles.
  • 1989 - Premio Crítica Serra D'Or por El jardí dels set crepuscles.
  • 1989 - Premio Nacional de la Crítica y Nacional de Literatura de la Generalitat de Catalunya por El jardí dels set crepuscles.
  • 1989 - Premio Ojo Crítico por El jardi dels set crepuscles.
  • 1994 - Premio Ciudad de Barcelona en lengua catalana por Igur Neblí.
  • 1997 - Premio de Narrativa Catalana Josep Pla por la obra El Legislador
  • 1997 - Premi Víctor Català por Contes per vells adolescents.
  • 1998 - Premio Sant Jordi de Novela con El quincorn
  • 1998 - Premio Rosalía de Castro por el conjunto de su obra.
  • 1999 - XI Premio de Poesía Deportiva “Juan Antonio Samaranch” concedido por Don Balón por su poema Olímpia.
  • 2004 - Premio Crítica Serra d’Or d'assaig por La poesía en el boudoir.
  • 2006 - Premi Joanot Martorell de novela, por Un home vulgar
  • 2006 - Premio 7 Lletres d’homenatge a Pedrolo por la obra El lleó de bocklin i altres contes.
  • 2008 - Premio Mallorca de Narrativa por L’Illa dels morts
  • 2010 - Crítica Serra d’Or de Novela por El testament d'Alcestis.
  • 2010 - Premi Nacional de Literatura por El testament d'Alcestis.
  • 2015 - Premi Jocs Florals de Barcelona por Dos cors per una bèstia.