Parral, Chile , 1904 - Santiago de Chile, Chile , 1973

Pablo Neruda, cuyo nombre real era Neftalí Reyes Basoalto, es sin duda una de las cimas de la poesía mundial del pasado siglo. Célebre desde muy joven, residió en Santiago desde 1920 a 1927, años en los que escribió, entre otros, el poemario "Veinte poemas de amor y una canción desesperada", quizá la obra que ha obtenido una más vasta popularidad y que supuso su plena consolidación como poeta en el área hispánica. Viajó mucho y ocupó varios cargos consulares. Fue un destacado activista político, miembro del Partido Comunista e intelectual militante. Fundador de una concepción renovadora de la poesía y dotado de un poderío verbal inigualable, su trayectoria literaria es una de las principales aventuras expresivas de la lírica en lengua castellana. Al otorgarle el Premio Nobel de Literatura en el año 1971, la Academia Sueca lo describió como un poeta “que hace revivir los destinos y los sueños de todo un continente”.

  • "Neruda renace todos los días porque siempre hay alguien que lo lee por primera vez y hay otro que lo relee con nuevos ojos. No hacerlo empobrecería nuestra vida."José Emilio Pacheco
  • "Célebre muy joven, Neruda avanzó con la naturalidad de la evidencia. Su poesía fluía como un río. Era agua del cielo. Cada poema centelleaba. Los lectores se lo aprendían de memoria. No tenían que aprendérselo; se les quedaba grabado en la piel, prendido en los labios, corriendo en las venas. Neruda era sangre de su sangre, carne de su carne." Elena Poniatowska
  • "Nadie como Neruda para lograr un insólito centelleo poético mediante el simple acoplamiento de un sustantivo y un adjetivo que antes jamás habían sido aproximados." Mario Benedetti
  • "Ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él." Harold Bloom
  • "El más grande poeta del siglo XX en cualquier idioma." Gabriel García Márquez

Bibliografía

Narrativa juvenil / infantil

Novela

Novela escrita en 1926 cuando Neruda tiene tan sólo veintidós años y ya ha publicado tres obras fundamentales en su trayectoria. Ejemplo esencial de la escasa producción en prosa del autor y única novela que escribió. Neruda rechazaba el género y así nos lo hace saber en el prólogo: "He escrito este relato a petición de mi editor. No me interesa relatar cosa alguna". El hecho de que señale que esta obra es por petición de su editor, nos muestra, por un lado, el desinterés del autor por escribirla; por el otro, podemos deducir que es una forma de no hacerse cargo de lo que escribe, de alejarse de su novela. Aun así resulta interesante por su proximidad a las vanguardias.

Reeditada junto con Anillos.

Narrativa juvenil / infantil

En esta Antología, publicada para celebrar el centenario del poeta, se intenta  seguir un itinerario fiel al sentido nerudiano de la poesía y la vida, profundizando en algunas de las palabras claves de su credo poético y humano: amor, materia, pueblo, cosas, memoria... Ilustraciones de Teo Puebla.

Poesía

Los poemas inéditos de Pablo Neruda: el mayor hallazgo de las letras hispanas. Veintiún poemas de amor y de otros temas, de extraordinaria calidad, que no se incluyeron en las obras publicadas. La enorme relevancia de esta obra inédita reside en que los poemas pertenecen a un periodo que abarca desde principios de los años cincuenta hasta poco antes de su muerte, en 1973. Son, por lo tanto, posteriores a Canto general (1950) y fueron escritos en la época de madurez de Pablo Neruda.

 

 

«Negra estaba la noche y yo me deslizaba por la calle con la estrella robada en el bolsillo.» Desde lo alto de un rascacielos, en la inmensidad de la noche, el protagonista se apodera de una estrella. Desde el momento en que la guarda en su bolsillo, comienza su odisea. Un memorable relato poético de Pablo Neruda, extraído de Tercer Libro de Odas

El descubrimiento de los Cuadernos de Temuco, subastados en Sotheby's en los años ochenta e inéditos hasta 1997, es un hecho de importancia universal. Estos poemas de juventud encierran mucho del misterio que más tarde habría de expandirse en su obra consagrada. Dotados de una asombrosa intensidad lírica y una plenitud vital desbordante, donde la herencia modernista se funde con los hallazgos expresivos de las vanguardias, estos primeros versos no sólo prefiguran su Crepusculario y sus Veinte poemas de amor y una canción desesperada, sino que cumplen la insustituible función de explicar la madurez del gran poeta chileno a partir de su origen. Edición preparada por Víctor Farías.

Gran parte de la obra nerudiana de su adolescencia y primera juventud se recoge en este libro póstumo. Se vislumbra la cantera del desborde poético de Neruda que busca descentrarse en una evasión hacia el infinito y se agota en anhelos impotentes. Es un libro con resonancias simbolistas y modernistas pero que pone énfasis en los códigos románticos centrados en el tema de la amada ausente y la busqueda de una divinización de la figura poética.

Pablo Neruda escribió a lo largo de su vida un número infinito de poemas dedicados a cada persona, animal, mineral y cosa que puebla el universo. Y después de su muerte siguieron apareciendo poemas que se convirtieron en más libros. De todos esos libros últimos, el Libro de las preguntas es uno de los más singulares. Según algunos comentaristas, el libro es una especie de testamento poético donde la mirada sorprendida del niño convive con la del hombre sabio. Según otros, supone un reencuentro del poeta con algunos entusiasmos tempranos: las lunerías de Lorca, las greguerías de Ramón y las chifladuras vanguardistas.

Reeditado junto con Jardín de invierno, El mar y las campanas y Defectos escogidos.

Un año después de su muerte fue publicado este poemario de Neruda, a modo de testamento póstumo de su poética experiencia terrenal, de su eterna lucha para cambiar el mundo donde le tocó vivir, de su esperanza convertida en raíz de desesperación, en humo. En Jardín de invierno resume su experiencia personal, haciendo balance de su vida, de su tiempo. Pero un balance desde el corazón, escrito para ser entendido por el alma y no por el cerebro, donde cada palabra pretende evocar un sentimiento interno.

Reeditado junto con El mar y las campanas, Libro de las preguntas y Defectos escogidos.

En su libro póstumo titulado Elegía, Neruda cambia el curso de su viaje. Ahora regresa al pasado en un reencuentro con la muerte, la cual es representada por el símbolo material de las estatuas, las del tiempo detenido, rígido, petrificado por la muerte: «En verdad son amargas las estatuas: / porque el tiempo se queda / depositado en ellas, oxidado...» (Poema IX). Este libro, producto del viaje real que realiza el poeta, acompañado por Matilde, desde París a Moscú en diciembre de 1971 con la esperanza de que la medicina soviética detuviera el avance de su enfermedad, es una auténtica autoelegía del escritor que se despide de Moscú, ciudad en la que constata la definitiva ausencia de los amigos que se fueron con el tiempo.

Reeditado junto con Jardín de invierno, Libro de las preguntas y El mar y las campanas

Seguramente Neruda habría de sentirse al escribir El corazón amarillo «desmedidamente dichoso / en su insurgente desmesura». Pues, como en su celebrado Estravagario de 1958, este libro póstumo descubre en el decir del poeta una veta risueña, excéntrica y aun disparatada por momentos, llena de gracia siempre, suelta y sutil a la vez.

«Piedad para estos siglos y sus sobrevivientes / alegres o maltrechos, lo que no hicimos / fue por culpa de nadie, faltó acero: / lo gastamos en tanta inútil destrucción». Así comienza 2000, donde encontramos la mejor voz del poeta: tendida hacia el futuro, nutriéndose de la historia, pero angustiada, conmovida y esperanzada a la vez ante nuestro tiempo presente.

Movido por el deseo de alejarse de la actividad ruidosa de sus alrededores, Neruda se retiró a la vida costera que rodeaba su casa en Isla Negra. Allí, el mar, la espuma, las olas, el sonido de las campanas alzándose sobre el agua, su amor por su mujer Matilde, los pájaros migratorios y la lluvia del invierno del sur de Chile, ayudaron a guiar el «vuelo de espíritu» de Neruda cuando escribió El mar y las campanas.

Reeditado junto con Jardín de invierno, Libro de las preguntas y Defectos escogidos.

El mismo Neruda explica en el prólogo: "Esta es una incitación a un acto nunca visto: un libro destinado a que los poetas antiguos y modernos pongamos frente al paredón de la Historia a un frío y delirante genocida... Nixon acumula los pecados de cuantos le precedieron en la alevosía... Solo los poetas son capaces de ponerlo contra la pared y agujerearlo por entero con los más mortíferos tercetos. El deber de la poesía es convertirlo a fuerza de descargas rítmicas y rimadas en un impresentable estropajo... Así, pues, el largo título de este libro corresponde al estado actual del mundo, al próximo pasado y a lo que ojalá dejemos atrás como espectáculo de amenaza y dolor... No tengo remedio: contra los enemigos de mi pueblo mi canción es ofensiva y dura como piedra araucana."

«El año 1971 fue muy cambiante para mis costumbres. Por eso y por no aparecer enigmático sin razón esencial dejo constancia de desplazamientos, enfermedades, alegrías y melancolías, climas y regiones diferentes que alternan en este libro. Algo fue escrito entre Isla Negra y Valparaíso, y en otros caminos de Chile, casi siempre en automóvil, atrapando el paisaje sucesivo. También en automóvil muchos otros poemas fueron escritos en otoño e invierno por los caminos de la Normandía francesa». Pablo Neruda.

La primera vez que Neruda viajó a Isla de Pascua lo hizo en forma imaginaria. Fue en 1948, era un perseguido político y terminaba de escribir el más monumental de sus libros: Canto General, un gran poema sobre el continente americano que incluye tres poemas a Rapa Nui y otro a Oceanía. En 1971 viaja a Isla de Pascua y escribe La rosa separada cuyos poemas ofrecen una definitiva verificación de la ideología posmoderna del último Neruda. Veintitrés años separaban la Rapa Nui de Canto general de la de La rosa separada, y la figura misma del sujeto explorador y contemplador de los vestigios de piedra había sufrido una radical metamorfosis.

De 1970 es esta obra, momento en que Neruda renuncia a su cargo político, al lograrse la designación de un candidato único de los partidos populares chilenos: Salvador Allende.

Reeditado en un solo volumen junto con Maremoto, La espada encendida y Las piedras del cielo.

En los momentos previos a un maremoto, la retirada de las aguas deja sobre la arena seca una multitud de especies: algas, moluscos, peces, estrellas marinas. Son esos frutos del mar los que Neruda celebra en estos poemas. Reeditado en un solo volumen junto con Aún, La espada encendida y Las piedras del cielo.

"La Espada Encendida se enmarca en una época en que la obra poética de Neruda cuenta ya con numerosísimas creaciones. El poeta chileno la escribe en 1970, cuando en sus poemas es perceptible la preocupación por el fin de un mundo en el que puede augurarse una catástrofe nuclear. Así, en los 87 poemas que componen el libro se nos narra e! apocalipsis explícito que se echaba en falta en Canto General y cuya dramatización está ausente de Fin del Mundo, libro de talante catastrofista. Ahora bien, La Espada Encendida proyecta una visión optimista sobre el destino humano: tras el apocalipsis viene un nuevo génesis que implica el nacimiento de la Historia". (Mª del Carmen Fernández en La métrica de La espada encendida de Neruda).

Reeditado en un solo volumen junto con Aún, Maremoto y Las piedras del cielo.

Al igual que Aún, esta obra es de 1970, momento en que Neruda renuncia a su cargo político, al lograrse la designación de un candidato único de los partidos populares chilenos: Salvador Allende.

Reeditado en un solo volúmen junto con Aún, Maremoto y La espada encendida.

En 1969 Pablo Neruda publica este poemario y es declarado, por la Universidad Católica de Chile, Doctor Scientiae et Honoris Causa. El mes siguiente, el Senado de la República lo condecora con la medalla de plata que se otorga a los hijos ilustres de Chile. En ese año también es designado precandidato a la presidencia de la República.

La partida es débil y hasta engañosa en Las manos del día, pero este libro va cobrando estatura, intensidad y fuerza de contagio a medida que sus primeras páginas avanzan. Los cinco poemas iniciales instalan en la entrada a un personaje poco convincente, a un “culpable” que se arrepiente de no haber hecho con sus manos una escoba ni una silla, de no haber ocupado sus manos en sembrar trigo ni en hacer adobes, de no haber fabricado tornillos ni herramientas, lanzas ni locomotoras. Las manos del día se revela como una obra dramáticamente sincera y personal, con un altísimo nivel de interés y de maestría nerudiana.

Entre el sentimiento y la honda reflexión, estos poemas de 1964 causan profundo impacto, y no evitan, además, la maravillosa declaración de principios del artista y el hombre.

Esta es la obra en la que el autor quiso reflejar su pasión por estos animales y por la riqueza natural de su tan amada tierra natal. Reeditado junto con Una casa en la arena.

En verso y en prosa poética, el autor evoca con un amor y una ternura entrañables la casa, la llave, las piedras, la arena, el ancla, los nombres de poetas muertos escritos en la techumbre, los mascarones de proa, y sobre todo el mar, el mar, el mar.

Reeditado junto con Arte de Pájaros.

Publicado cuando el autor contaba con sesenta años, se lo considera como la obra cumbre de la segunda etapa creadora de su autor. En esta autobiografía poética, Pablo Neruda logra el sumo milagro de la poesía: transformar el recuerdo de una experiencia en una nueva experiencia poética. Estamos ante una de esas luminosas obras de madurez donde el lector reconoce la voz del poeta admirado, a través de las distintas encarnaciones que asumió para repetir, siempre, la perdurable felicidad de vivir y crear. Entre el sentimiento y la honda reflexión, estos poemas causan profundo impacto, y no evitan, además, la maravillosa declaración de principios del artista y el hombre.

De todos los libros de Neruda, sólo hay uno, Plenos poderes, en que su vida personal se liga entrañablemente a su expresión poética. Curiosamente, es quizá el título menos apreciado por la crítica, habituada a celebrar otros destellos en la obra del poeta. Además, en Plenos poderes son reconocibles ciertas legítimas resonancias de Vallejo. Reeditado junto con Cantos ceremoniales.

La presencia de la palabra "piedra" y de sus sinónimos en la poesía de Pablo Neruda es tan insistente a lo largo de todo su recorrido, que el lector puede fácilmente evocar de memoria numerosos pasajes donde esta cumple una función esencial. Las piedras de Chile constituye sobre todo un nuevo acto de amor hacia la patria, representada en su esencia ósea. Al lado de altos ejercicios de estilo en la descripción de las formas múltiples que las piedras asumen, se refleja en este libro la actitud meditativa típica de toda la última poesía nerudiana. Las piedras entonces se transforman en la proyección emblemática de la angustia interior del poeta. Reeditado junto con Canción de gesta.

Los Cantos ceremoniales son diez poemas (editados originariamente en 1961). Se abre con El sobrino de Occidente, un breve y nervioso poema de evocación de la infancia y de las lecturas formadoras que anticipa los motivos autobiográficas del monumental Memorial de Isla Negra (1964), y se cierra con Fin de fiesta, un poema donde se acepta la dimensión dolorosa de la existencia. Reeditado junto con Plenos poderes.

"Mis deberes caminan por mi canto: soy y no soy: ése es mi destino. No soy si no acompaño los dolores de los que sufren: son dolores míos. Porque no puedo ser sin ser de todos, de todos los callados y oprimidos, vengo del pueblo y canto para el pueblo: mi poesía es cántico y castigo. Me dicen: perteneces a la luz sombra. Tal vez, tal vez, pero a la luz del camino. Soy el hombre del pan y del pescado y no me encontrarán entre los libros, sino con las mujeres y los hombres: ellos me han enseñado el infinito". Pablo Neruda

En 1960, el poeta se embarca en el Louis Lumière, donde termina su Canción de gesta. En tanto recorre la Unión Soviética, Polonia, Bulgaria y Checoslovaquia, para vivir el resto del año en París. Reeditado conjuntamente con Las piedras de Chile.

Cúspide, desde la perspectiva de la plenitud de la edad, de la poesía amorosa nerudiana, estos Cien sonetos de amor sorprenden ante todo por el contraste entre la palpitación de la palabra y la imagen, y la deliberada elección de una desnudez que rehuye los prestigios sonoros o constructivos del soneto clásico. «Con mucha humildad—escribe Neruda—hice estos sonetos de madera, les di esta opaca y pura substancia», que contrapone a las «rimas que sonaron como platería, cristal o cañonazo» de los poetas que anteriormente abordaron el soneto. Del mismo modo, es evitado el principio del mantenimiento de un patrón métrico y rítmico invariable, y, con mayor razón todavía, la estructura silogística y simétrica en la exposición de lo contenido en cuartetos y tercetos. Pero este despojamiento voluntario es un medio para dejar expedita la más soberana libertad en la visión: se conquista una nueva y poderosa cohesión, la de una palabra de tierra, agua, aire y llama, la de una voz que es el metal y el elemento y oye el latido de un mundo en el latido del cuerpo amado. Himno a lo tangible, el amor en Neruda es también vía de acceso a la fusión con el núcleo último donde la conciencia reconoce su ser en el ser del mundo.

Aquí los temas son muy variados pero giran en torno al viaje y a su regreso. La voz evocativa, al inicio del libro, plantea el oficio del poeta y lo desarrolla en todas las odas que lo conforman. En tanto que libro, el viaje a su lectura comienza con el poema A mis obligaciones. Destacan sus célebres odas  –  Oda a las cosas, Oda a los trenes del sur – y su magnífica Oda al gato.

 

 

Poemas sencillos, confesionales, irónicos. El poeta que habla de sus límites como hombre, el hombre que supera sus límites en la poesía. Declaración de amor a Matilde Urrutia, llamada al hombre sabio oculto, un Neruda que se llama a la cordura y la fidelidad a sí mismo.

"En las Odas, Neruda subrayó la ruptura entre el hombre y el mundo natural, pero ya no desde una subjetividad ahistórica que sólo vislumbraba en la poesía posibilidades de salvación, sino desde una conciencia que afirmaba la perspectiva real de alcanzar en el mundo del hombre la plenitud del mundo natural. Puede, por lo tanto, ser llamado un «poeta realista», a pesar de las restricciones con que ocasionalmente se refirió a este concepto". Hernán Loyola

Edición facsímil de la primera edición de Oda a la tipografía, del gran poeta Pablo Neruda. Fascinado en este caso más por las letras y sus formas que por el significado que portan, Neruda nos propone un recorrido en el que las letras toman posesión de todo su universo lírico.

Entre 1956 y 1957, un Pablo Neruda celebrado por multitudes, recorre el artículo periodístico, el poema urgente, la ironía e incluso el humor. La casa de las odas será un sencillo y conmovedor resumen de su vida.

Con las Odas elementales, Neruda logró una de las realizaciones más ambiciosas de toda su obra y de la poesía universal. La visión cósmica y las energías de la naturaleza se pacifican y se hacen armoniosas. El objeto individual y cotidiano se incorpora a la plenitud de las magnas realidades: el océano, la tierra, el amor. 

Después de su monumental Canto general, este libro que el poeta inició en 1952, en Capri, refleja gran parte de su experiencia vital. Neruda es el viajero incansable, protagonista de la escena cultural y política a lo largo y ancho de distintos países. Y escribe de forma incesante. Incluye El pastor perdido, inolvidable elogio a Miguel Hernández.

Publicado anónimamente en Italia en 1952, Los versos del capitán constituye un libro controvertido en la obra de Pablo Neruda. Encierran un origen secreto, clandestino y conmovedor. Los amantes ocultos – Pablo Neruda y Matilde Urrutia – saben de los inconvenientes para declarar a viva voz el sentimiento que les une y, más allá de los impedimentos, se refugian en la isla de Capri. Así, el Capitán no dirá ser el autor de esos versos míticos y ese libro será un «hijo natural, no reconocido».

Canto general es un clásico de la literatura hispanoamericana y de la poesía universal de este siglo, al que Neruda llamó en sus Memorias mi "libro más importante". Obra de carácter enciclopédico, reúne múltiples temas, géneros y técnicas bajo un denominador común: América, constituyendo una historia marginal del continente. Obras maestras como el gran poema Alturas de Macchu Picchu forman parte del libro.

En 1947 se publica en Buenos Aires esta Tercera residencia, que estará marcada por los sombríos acontecimientos que Neruda ha tenido que vivir, en lo personal y lo político. La Guerra Civil – reflejada en España en el corazón – ha marcado una nueva etapa en su poesía. Ya ha nacido el poeta social, político, siempre deslumbrante.

Expone los horrores de la Guerra Civil española, donde además presenta su postura de republicano. En este libro Neruda muestra su rostro de poeta combatiente e idealista. España en el corazón es un canto de explosiones a favor de la República, una épica de los trabajadores que la defendieron a sangre y fuego.

Entre los muchos títulos de Pablo Neruda, ninguno tiene significado social más hondo que Residencia en la tierra. Publicado inicialmente en 1933 y ampliado en 1935, es el conjunto de poemas donde intentó despojarse de artificios, luchó contra el concepto de poesía pura, tan arraigado en la época, y reivindicó el concepto de una poesía que estuviera más cerca de la vida cotidiana y de la conciencia revolucionaria.

 

 

 

 

 

 

 

Los poemas recogidos en este libro formaron parte de un ciclo de producción desarrollada en la segunda mitad de la década de los años veinte, aproximadamente, y muestran la influencia en Neruda del poeta uruguayo Carlos Sabat Ercasty. Son, según el autor, el documento de una juventud excesiva y ardiente. Publicados en 1933, el poeta utiliza un estilo casi impenetrable, muy alejado de Veinte poemas de amor y una canción desesperada. 

El mismo poeta calificaría el título de este trabajo de "presuntuoso". Sin embargo, significó "uno de los verdaderos núcleos" de su poesía. "Trabajando en estos poemas, en aquellos lejanísimos años, fui adquiriendo una conciencia que antes no tenía y si en alguna parte están medidas las expresiones, la claridad o el misterio, es en este pequeño libro, extraordinariamente personal", declaró Neruda en su discurso Algunas reflexiones improvisadas sobre mis trabajos.

Pocos libros, y menos aún tratándose de poesía, han alcanzado la difusión de Veinte poemas de amor y una canción desesperada. Expresión de sentimientos universales y siempre vivos, de una diversidad de expresiones amorosas, esta obra de Pablo Neruda, pese a haberse convertido con el paso del tiempo en una obra clásica, conserva intacta, como afirma certeramente Jorge Edwards en el prólogo que la antecede, «su magia secreta, contagiosa y peligrosa».

Es el primer libro de Neruda, publicado cuando el poeta tenía diecinueve años. La obra se publicó en 1923 y comprende una colección de poemas que Neruda escribió entre los quince años y la fecha de publicación. Los versos, en su mayoría en forma de sonetos, tratan sobre la vida del joven vate en Temudo y sus primeras impresiones tras llegar a la capital, Santiago de Chile.

Teatro

Es la única obra de teatro escrita por Pablo Neruda, en 1967. El compositor Sergio Ortega fue encargado de musicalizarla. Estrenada el 14 de diciembre de 1988, cuenta la historia de un mítico emigrante chileno, que partió a California durante la fiebre del oro, a probar suerte, y acabó convertido en un justiciero a lo Robin Hood.

Biografía / Memorias

 El presente volumen incluye la prosa que escribe Neruda entre 1932 y 1959; tres décadas que comienzan con su llegada a Chile después de un periodo de funciones consulares en Asia y terminan con la legalización del Partido Comunista de Chile. Se trata, en definitiva, de textos no sólo de importancia artística, sino también de importancia social, puesto que en la mayor parte de estos Neruda dialoga con su objeto de estudio: la historia, el arte, la sociedad.

Más de mil doscientas preguntas y respuestas surgieron de las 116 entrevistas que le hicieron a Pablo Neruda entre 1926 y 1973. Ordenadas por temas, se transformaron en unas verdaderas memorias imposibles de corregir, donde el autor ya no puede modificar nada de lo que dijo a la prensa. Sus declaraciones a lo largo de casi medio siglo, resultan atractivas tanto para lectores interesados en Neruda como para especialistas e investigadores.

Neruda narra, con la inigualable potencia verbal que caracteriza a sus mejores escritos, no sólo los principales episodios de su vida, sino las circunstancias que rodearon la creación de sus poemas más famosos. Magistralmente, el autor expone tanto su concepción del arte y de la poesía cuanto los motivos que le llevaron a defender hasta el final de su vida sus conocidas posiciones políticas. De forma no menos brillante, rememora la figura de algunos amigos: García Lorca, Alberti, Miguel Hernández, Eluard, Aragon y su relación con personajes destacados de la política contemporánea. A este respecto, resulta particularmente emotiva la evocación de su amigo el presidente Allende que cierra este libro, escrita a los tres días de su trágica muerte.

Geografía de Pablo Neruda, es un hermoso libro impreso en septiembre de 1973, que contiene glosas autobiográficas manuscritas por Neruda y fotografías de Sara Facio y Alicia D’Amico.

Antología / Selección

Esta antología se gestó como homenaje al poeta chileno dentro de los actos del V Congreso Internacional de la Lengua Española, que iba a celebrarse en Valparaíso, en 2010. Aunque el congreso hubo de ser suspendido debido al terremoto que tuvo lugar en la zona unos días antes de la fecha prevista para la inauguración, se publicaron las dos ediciones conmemorativas que las academias prepararon para la ocasión, dedicadas a los dos escritores chilenos ganadores del Premio Nobel: Pablo Neruda y Gabriela Mistral.

La Antología general de Pablo Neruda, compilada por Hernán Loyola, organiza los poemas en doce capítulos, haciendo coincidir la trayectoria vital del autor y su aventura creadora. Incluye un texto complementario de Jorge Edwards, El último Neruda.

Este libro reúne poemas y escritos de Neruda sobre escritores a los que conoció personal y literariamente. La poesía de Neruda se hace con las ciudades, los mares, bosques, montañas, héroes, pájaros, plantas y objetos de colección y uso corriente. No podían quedar fuera de este gran inventario los escritores y la materia literaria que aportan al mundo. En los poemas y textos de esta antología, Neruda viaja por los mundos de escritores de todos los tiempos; luego, su palabra los convoca e invita a formar parte de su propio universo poético.

Una antología de su poesía de amor debe aspirar a mostrar la vena amorosa de Neruda en sus diferentes etapas y matices, en su prolífica abundancia, en su diversidad e incluso en sus contradicciones. Jorge Edwards, uno de los amigos más cercanos a Neruda durante los últimos años de su vida, es el autor de esta original y reveladora selección, que ha explicado en un prólogo rico en historia, reflexión y revisión crítica.

Publicada en cinco tomos:

  • De “Crepusculario” a “Las  uvas y el viento” (1923-1954)
  • De “Odas  elementales”a “Memorial de Isla Negra” (1954-1964)
  • De “Arte de pájaros”a “El mar y las campanas” (1966-1973)
  • Nerudiana dispersa I (1915-1964)
  • Nerudiana dispersa II (1922-1973)

 

 

La presente antología, seleccionada y prologada por su amigo Rafael Alberti, reúne lo mejor de la poesía del escritor chileno. Libros como Residencia en la tierra o Veinte poemas de amor y una canción desesperada, muestran la profunda originalidad de la poesía de Neruda. Poeta de la esencia, del amor y del sentimiento.

Cuatro estaciones de sentimientos amorosos se encuentran en este libro. Pablo Neruda, con toda la prosapia emotiva que distingue a un gran poeta, mueve y hace mover todas las fibras posibles del amor, donde la figura de la mujer ocupa, sin lugar a dudas, un lugar preponderante. Para los conocedores de la vida y obras del Nobel chileno, Promesas de Amor constituye un excelente cuaderno de viaje; para los gustosos de la poesía en general, una magnífica antología; para los que creen en el amor, un estupendo aliciente. Selección y prólogo de Óscar Hahn.

Edición de Jorge Barros.

Refleja con nitidez la unidad y la variedad de la vasta y compleja obra de Pablo Neruda. En su rigurosa selección Hernán Loyola ofrece una propuesta de lectura ordenada en siete períodos. En los primeros se suceden las exaltaciones de amor apasionado y amargo, el buceo en los abismos de su alma y la concepción del hombre como criatura extraviada en un mundo caótico y sin sentido, plasmada con un lenguaje cuajado de audaces metáforas. En los siguientes, cobran relieve el compromiso social y político y el vibrante canto a las tierras de América, a las realidades cotidianas y a los sentimientos elementales. Estas múltiples facetas han convertido a Neruda en un maestro para poetas de muy diverso signo.

Selección y prólogo de Hernán Loyola

Edición de Margarita Aguirre. Prólogo de Pablo Neruda.

El poeta chileno Pablo Neruda reunió por primera vez en 1953 estos poemas de amor, seleccionados de toda su obra poética, ampliados y revisados en 1964. Todo el amor es, sin duda, el poemario más difundido en la historia de la poesía en lengua castellana. Son poemas a la mujer, odas al amor llenas de fantasía y de apasionamiento, pero también de vitalidad y de indecisión.

Correspondencia

Esta recopilación está formada por sesenta y un textos inéditos: cuarenta y tres cartas enviadas por el poeta y dieciocho misivas despachadas por Claudio Veliz, algunas tarjetas postales, un par de telegramas y una esquela de invitación. Selección de Abraham Quezada.

Incluye la reproducción facsimilar de cartas y dibujos del poeta y un prólogo de Rosa Montero. De todos los amores de Neruda, el de Matilde Urrutia fue el más intenso y prolongado, a pesar de haber nacido en secreto, oculto tras la relación que el poeta mantenía con Delia del Carril, su segunda esposa. Sin embargo, la pasión fue aumentando con tal frecuencia e intensidad que finalmente la pareja se consolidó y Matilde permaneció al lado de Neruda hasta su muerte. La correspondencia reunida en este volumen, conservada por su destinataria, Matilde Urrutia, permite al lector presenciar algunos de los principales momentos de esta relación amorosa, en un principio secreta y siempre llena de altibajos.

 

Chispeante, humorística y llena de datos en clave, la correspondencia que intercambiaron Pablo Neruda y Jorge Edwards entre 1962 y 1973 da cuenta de la relación entre estos dos escritores, diplomáticos y amigos, así como del contexto de esos años de efervescencia cultural y política. ''Era el tiempo de las cartas'', dice Jorge Edwards en el 'Prologo de parte interesada', que el autor escribió especialmente para este volumen, donde recuerda las tomaduras de pelo, los encargos obsesivos y la visión de la política de los años de la Unidad Popular por parte del Premio Nobel, con quien trabajó estrechamente en la Embajada de Chile en Paris y con el que mantuvo un fuerte vínculo con posterioridad. Si bien los corresponsales pensaban que estas cartas se perderían, como le dice el poeta a Edwards en una fechada en 1963, éstas se encontraban en los archivos de la Universidad de Princeton y en la Fundación Neruda, desde donde fueron rescatadas por el diplomático en Naciones Unidas Abraham Quezada Vergara, quién además presenta un estudio y notas para su mejor comprensión.

Por vez primera se publica la correspondencia diplomática de Pablo Neruda, recopilada por Abraham Quezada. En esta completísima investigación es posible conocer datos preciosos para comprender el proceso de elaboración de la escritura de Neruda, o sea, para una lectura genética de su obra. Al mismo tiempo, se aprecia la manera en que el poeta, luchando contra cegueras y mezquindades, contra prejuicios, obstáculos y zancadillas, se ganó un lugar de honor en el historial diplomático chileno.

La correspondencia habla de ese amor en secreto que hubo entre los dos. Un amor apasionado, tierno, a veces inocente, candoroso. El joven poeta llama a su amada de varias maneras: mocosa mía, netocha, mujercita adorada, Arabella, chiquilla, pequeñuela, muñeca adorada... Le dice cosas como: “Es natural, que si la revolución termina, nos vamos los dos a México, a querernos libremente, aunque vivamos con pobreza” o “sucede que cuando más necesidad tengo de ti, de tu recuerdo, de tus cartas, te alejas de mí por tu propia voluntad. Malo, mi niña, porque me siento muy fatigado y a veces amanezco con deseos de olvidarte”. Edición de Franciso Cruchaga.

 Edición, prólogo y notas de Hugo Montes. En este libro se publican por primera vez los textos de 28 cartas y 17 tarjetas postales que Neruda envió a su hermana Laura, en Chile, desde los distintos consulados donde se desempeñó en Asia: Rangún, Colombo, Batavia (hoy Yakarta), además de Shanghai, Buenos Aires, París e incluso desde alta mar, a bordo del vapor holandés Pieter Corneliszoon Hooft, en el que regresaba a Chile con su primera esposa, la neerlandesa Maruca.

Edición de Sergio Fernández Larraín.

Otros géneros

El prólogo, escrito por el mismo autor, se eleva a la altura del poema. Lúcido, sensual, barroco, combativo, el autor prologa la literatura propia y ajena haciendo gala de su mejor verbo, de su extraordinaria perspicacia y de su apabullante capacidad para crear imágenes bellísimas, para cantar la literatura con la mejor poesía.

Reeditado en Chile tras un secuestro y un largo proceso judicial, este es el libro de Leonidas Aguirre que recoge los discursos parlamentarios del Nobel.

La prosa de Pablo Neruda recogida en este volumen revela aspectos desconocidos de la rica y compleja personalidad del poeta y completan el autorretrato trazado magistralmente en Confieso que he vivido. Escritos con incomparable gracia y agilidad, estos textos describen el Extremo Oriente de sus años juveniles, el que está en el origen de Residencia en la tierra, hablan de personajes y sucesos chilenos y de las más inesperadas latitudes, describen el paisaje marino de Isla Negra, narran misteriosas ceremonias celebradas por extravagantes amigos en alguna casona perdida en un barrio de Santiago de Chile o describen dos casos de chilenos ejemplares, los de Mariano Latorre y Pedro Prado, la eterna lucha entre América y Europa, entre naturaleza y cultura, realidad criolla e invención cosmopolita. Sin intelectualismo, con sabiduría natural, utilizando un lenguaje en prosa único e inconfundible, Pablo Neruda nos revela su propia búsqueda del equilibrio en medio de corrientes contradictorias.

Antes de ser galardonados con el premio Nobel, los dos ilustres escritores latinoamericanos ensalzaron las excelencias culinarias de Hungría, describiendo con todo lujo de detalles los secretos de su cocina, con unos relatos aderezados de humor y salero. Corría el año 1965, en plena Guerra Fría, en un escenario internacional dominado por ideologías en pugna en el que abundaban paradójicas alianzas; y el resultado de esta colaboración artística, vital e ideológica fue un libro para sibaritas, publicado ese mismo año simultáneamente en cinco idiomas, que describe las vivencias de ambos poetas entre amigos y comensales; disfrutando de la camaradería proletaria popular que salpimentaba las opíparas mesas de los restaurantes, tabernas y comedores de Budapest y de sus pintorescos alrededores.

La editorial Nascimento, de Santiago, publica el libro en prosa Viajes, que reúne varias de las conferencias de Pablo Neruda.

Un repentino tránsito a la prosa, luego de haber encontrado un lenguaje más vanguardista. Una escritura lírica, renovadora, en una obra publicada en 1926. Anillos, en colaboración con Tomás Lago, deslumbra con una prosa de exacerbado sentimiento.

Reeditada junto con El habitante y su esperanza.

Premios

  • 1971- Premio Nobel de Literatura
  • 1967- Premio Viareggio - Versilia
  • 1967- Premio Viareggio - Versilia
  • 1953- Premio Stalin de la Paz
  • 1950- Premio Internacional de la Paz
  • 1944 - Premio Municipal de Poesía de Santiago
  • 1944 - Premio Nacional de Literatura de Chile