Lleida, España , 1950

Rafael Sender estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Barcelona, ciudad en la que ha vivido desde los tres años salvo largas y repetidas estancias en Perú, donde ha ejercido como periodista, profesor universitario y director del Centro Cultural de España en Lima. Con anterioridad realizó numerosos viajes por Asia, África y América Latina. Simultaneando su pasión viajera y la literatura, ha publicado cinco novelas. 

Bibliografía

Novela

«Yo fui un niño sin padre. Y en realidad, con muy poca madre. Porque después de la boda mi madre se marchó enseguida del pueblo y se reincorporó a su trabajo. Era enfermera en un centro público, en uno de cuyos pabellones, destinado exclusivamente a militares, tuvo la desgracia de conocer a quien sería su marido. El joven oficial presentaba una herida sin importancia, pero en zona caliente, en la parte superior del muslo, muy próxima a la ingle. Tal vez aquello propiciara el ardor amoroso, infundiera en mi madre oscuros deseos que jamás llegaría a confesarse, marcada como estaba por aquella época de cortinones y velos que anatemizaba el erotismo. [...] En aquel caso, el enfermo venía de regreso no del calor sino del frío, de las nieves y los obuses de la estepa rusa, de no derrotar al comunismo, aunque, cierto es, a aquel joven gastado también podía calificársele con propiedad de feroz.»

Con estas palabras, Rafael Sender nos presenta a su protagonista: un niño sin padres que trata de hacerse hueco en el mundo de los adultos en busca de respuestas sobre sus orígenes. Los adelantados es una novela de iniciación, y también es la historia de la España de posguerra, de la vida cotidiana en sus pueblos y de los anhelos de un futuro mejor en las grandes ciudades.

Ambas historias reflejan una visión negra del Perú actual, en manos de gobiernos ineptos y corruptos incapaces de dar respuesta a la extrema pobreza y la criminalidad. El héroe de su historia y El fisonomista son los dos relatos que conforman una novela o, si se prefere, una novela dividida en dos relatos, con dos protagonistas, dos narradores, que constituyen sendos retratos de personajes de una Lima violenta y cruel.  

A destacar, el extraordinario talento lingüístico del autor para recrear las voces, distintas, de ambos protagonistas. Ambas historias, una de un vigor verbal apabullante, la otra de tono más nostálgico, envuelven al lector.

La novela es la crónica de una despedida cargada de nostalgia y desesperación. También el homenaje a una ciudad, Barcelona, pródiga en miserias bellas y en monstruos nocturnos.

Jolly Rogers es una goleta legendaria y también un libro de aventuras. Las aventuras de Billy Bones, quien, como los bucaneros de las islas misteriosas, también busca algo: se busca a sí mismo, o a otro, aún desconocido, que es o será él. Recorre todos los itinerarios propios de su edad: la familia, la universidad, el amigo, la novia, el trabajo, la evasión. Pero la búsqueda no se resuelve nunca; Billy Bones y el lector permanecerán siempre en la «introducción». Se intuye que Billy Bones aún prefiere navegar sin rumbo en la Jolly Rogers de un mundo de piratas, saltimbanquis y zíngaros.

 

 

Relatos

El autor describe magistralmente el encuentro del hombre moderno con el fantasma de su último sueño: el jubiloso afán de conseguir un mundo de perfección y belleza.