Cuenca, España , 1936

Raúl del Pozo ha ejercido el periodismo durante más de cuarenta años como reportero, corresponsal y enviado especial en el extranjero. Fue director adjunto del diario El Independiente y corresponsal de Pueblo en Moscú, Londres, Lisboa y Buenos Aires. Ha sido también columnista de Mundo Obrero, La Calle, Interviú y Diario 16, y actualmente trabaja para El Mundo. Ha participado en debates y tertulias televisivas y dirigió el programa Entre dos luces de TVE. Ha recibido varios premios por su labor periodística (el Pedro Rodríguez, el González-Ruano y el Mariano de Cavia, entre otros), y su obra literaria, compuesta por novelas y ensayos, ha tenido mucho éxito entre el público y ha cosechado muy buenas críticas. 

  • "En Raúl del Pozo está muy clara la vocación de contar, de mirar y ver y escribir. Lo que más tiene del escritor es la pupila, y luego la frase infame que se queda como un relámpago en la noche de Madrid." Francisco Umbral, El Mundo

Bibliografía

Novedad

Raúl del Pozo lleva el periodismo en la sangre y la poesía en el alma. Su pluma incansable abarca todos los recovecos del oficio de periodista. Pero Raúl, además de periodista de raza, mentor y maestro de nuevas generaciones, es un escritor ágil y deslumbrante y eso es lo que hace en El último pistolero: fascinarnos mientras cuenta nada más, y nada menos, que la vida. Es esa vida, con sus milagros y sus miserias, la que transcurre en estas páginas. Pero, eso sí, es la vida de los personajes más inciertos, más ruines o más noticiables. La vida de cada dia del político, del sátiro, de alguna mujer admirada o de un artista fugaz y todos ellos terminan igualados en la ironía o el heroísmo porque nadie como él puede escribir sobre lo divino y lo humano con esa sonoridad musical del lenguaje.

Novela

A orillas del río Paraná, donde vive exiliado Julián, un antiguo guerrillero español, ha acudido un historiador estadounidense que está investigando las partidas de maquis que operaron en España después de la Guerra Civil. Lleva consigo una propuesta: un viaje de regreso a aquel escenario para rememorar el pasado. Así, comienzan a desgranarse los recuerdos de Julián y la narración de su aventura, que forma parte de la historia reciente de España.

 

Reseña El reclamo El Cultural

 

 

 

Un crimen sirvió para unir a dos personajes muy dispares: Ángel Pareja y Ana Izarra. Raúl del Pozo y Espido Freire unen así su literatura en esta novela negra al más puro estilo.

En una noche de insomnio, David M. Mendoza recuerda los días de su adolescencia y su amistad con Miguel, que le decía a las putas de usted y aseguraba que había acompañado, a través de las nubes, a Elipando a presenciar la entrada de Bahamontes en el Parque de los Príncipes.

JB, el héroe de esta novela, es un alabardero de atrezo y su ayudante un bandarra. Los dos atraviesan Madrid, sus garitos y sus barrios residenciales, hablan con policías y antiguos progres para buscar a un asesino que se envuelve en la amnesia. El detective va apartando las capas superficiales hasta llegar al corazón del misterio. El pasado se convierte en el principal testigo. JB sabe que el paso de los años es una riada que, al retirarse, deja al descubierto a los muertos y a los culpables, porque el tiempo habla sin que le pregunten.

Un joven, Kie, legendario en los patios de la prisión, cae perdidamente enamorado de una bella mujer, elegante y sensible. No tiene más que una moto, un revólver y un gran corazón. A su historia se une la de Anja, que antes de ser amante fue rehén. Lo demás es la travesía desesperada de unos jóvenes que cuando delinquen más invencibles se sienten, y que a lomos de una moto potente se convierten en los reyes de la ciudad. Al fin y al cabo es él prisionero de su dama y ella la princesa cautiva que teje el destino al filo de la pasión. En medio de la miseria y el odio sólo la complicidad del amor que los une perdurará más allá de la muerte.

"Es la historia de un garduño que baja a la ciudad con una sola idea fija: la posesión absoluta de una novia casada, por supuesto con otro". Así describió  Manuel Vicent la nueva novela del periodista Raúl del Pozo, La novia. Vicent afirmó en el acto de presentación que "la belleza de la novela nace de su maldad". "Todo es maldito" en La novia, está escrita "sin piedad, sin moral, sin un solo resquicio de ternura". El País, mayo de 1995.

"Primera novela del periodista Raúl del Pozo. La trama sigue esquemas propios de la novela negra norteamericana: dos policías, uno viejo y experimentado y otro todo lo contrario, se encargan de investigar la muerte de Muza, un moro con fama de ludópata y jugador profesional. Inician así un recorrido por los garitos de Madrid, lugares que cobijan una galería de personajes noctámbulos, turbios y enfermizos, para los que el juego es un vicio. El autor no sólo describe con minuciosidad estos lugares, sino que también insiste bastante en las preferencias inmorales de estos extravagantes tipos". Raúl Torrecilla. Aceprensa, mayo 1994.

Narrativa sobre el mundo taurino, escrita al alimón con Diego Bardón. 

Hay gorriones en la tumba de Judas,  “irrumpió como un torrente”, según escribía Ernesto de las Heras en Ofensiva, en la entrevista que le hacía a Raúl, que por entonces ejercía de maestro nacional. Le preguntaba: “¿Cómo conjugas tú que una novela pueda oler a vino tinto, a cagarrutas de oveja y a Dios?”. Raúl contesto: “Eso quiere decir que huele a campo, que trae pasiones del campo y que trae poesía del campo”. José Vicente Ávila, en El Día de Cuenca, 26 de octubre de 2009.

No ficción

Raúl del Pozo nos descubre a los maestros "que me han ayudado a pensar, a luchar, a escribir". Desde Sócrates "el feo" a Savater "el burrero sonriente", pasando por el calavera San Agustín, el garbanzo negro Cicerón o el espadachín Calderón, todos ellos prestan su voz a un libro que rinde homenaje a esos "leales compañeros, mis catedráticos libres, mis ranas, los despertadores de mi pereza y de mi imaginación".

Publicados en el suplemento de educación Campus del periódico El Mundo entre 2004 y 2006, consituyen una invitación a disfrutar de la lectura, al espectáculo que puede verse tras el biombo de las páginas.

La política española y sus presidentes son el hilo conductor de este divertido ensayo de Raúl del Pozo, que mediante una sucesión de anécdotas y conocimiento privilegiado de políticos y periodistas nos introduce en los vaivenes de los últimos gobiernos de España. Del Pozo, que fue quién bautizó a Zapatero como "Bambi", desgrana cómo fue y es la estancia en ese palacio, y en el poder, de sus dos ultimos inquilinos, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. Desde las comidas de trabajo hasta la alta política, nada escapa al agudo comentario del autor, que recorre los últimos diez años, tres campañas electorales, una boda, un inmenso funeral, la  ascensión de los secesionistas y la corrupción que no cesa. Un libro que muestra que es difícil estar de la Moncloa sin volverse loco o sin creerse Napoleón.      

Alfonso Guerra, “Pierrot sin gorguera”, bautizó a Zapatero como Bambi. Raúl del Pozo nos demuestra en este libro de retratos de aristócratas, políticos y “otros dioses menores” que domina el arte de “bautizar” mejor que Guerra. No se queda en comparaciones socarronas. En cada artículo consigue forjar una frase redonda para el personaje escogido.

Este libro combina lo mejor de la producción periodística de la columna publicada en prensa por Raúl del Pozo, España y Libertad. Raúl del Pozo traza un cuadro vivo de los últimos cinco años, casi siempre con dos obsesiones adictivas. Este libro habla de la caída de la izquierda y observa cómo la transición al post- capitalismo dio paso al Felipismo europeísta.

Obra periodística

Raúl del Pozo lleva el periodismo en la sangre y la poesía en el alma. Su pluma incansable abarca todos los recovecos del oficio de periodista. Pero Raúl, además de periodista de raza, mentor y maestro de nuevas generaciones, es un escritor ágil y deslumbrante y eso es lo que hace en El último pistolero: fascinarnos mientras cuenta nada más, y nada menos, que la vida. Es esa vida, con sus milagros y sus miserias, la que transcurre en estas páginas. Pero, eso sí, es la vida de los personajes más inciertos, más ruines o más noticiables. La vida de cada dia del político, del sátiro, de alguna mujer admirada o de un artista fugaz y todos ellos terminan igualados en la ironía o el heroísmo porque nadie como él puede escribir sobre lo divino y lo humano con esa sonoridad musical del lenguaje. Pero en El último pistolero también está la calle, efervescente y decadente, distinguida y navajera, irreverente siempre. Este libro recoge reflexiones, artículos y urgencias de Raúl del Pozo que como dice de él Manuel Alcántara “No es sólo el mejor de los que quedan, sino el mejor de los que hubo”.

“A Raúl del Pozo las certezas y los años no lo hicieron ni cínico ni malo. Es bueno, es veterano, es sabio. Es la lucidez, la experiencia y la memoria.“ Arturo Pérez Reverte

“Raúl siempre fue un cruce de John Wayne y Norman Mailer que escribe como Dios y fuma con la sonrisa del Gran Gatsby.” Julio Valdeón

“No muchos columnistas pueden aún mentar a Quevedo sin mancharse la boca. A mí de momento sólo se me ocurre uno, y se llama Raúl del Pozo.” Jorge Bustos

'Las dos musas de Raúl del Pozo', por Jorge Bustos, 1/2/2017

 

 

Premios

  • 1980 - Premio de Periodismo Pedro Rodríguez
  • 1980 - Premio Francisco Cerecedo de Periodismo
  • 2005 - Premio González-Ruano
  • 2008 - Premio Mariano de Cavia, que otorga anualmente el Diario ABC
  • 2011 - Premio Primavera de Novela por El reclamo