Valladolid, España , 1899 - Madrid, España , 1994

Vivió en su ciudad natal hasta los nueve años, cuando su familia se trasladó a Madrid. Estudió en la Escuela de Artes y Oficios y en la Escuela de San Fernando, aunque dedicó su larga vida a la escritura. Miembro de la Generación del 27, colaboró regularmente en la Revista de Occidente, fundada por Ortega y Gasset. En 1930 publicó su primera novela: Estación. Ida y vuelta. Forzada al exilio a raíz de la Guerra Civil, se trasladó primero a París, luego a Atenas y Ginebra, y finalmente a Río de Janeiro, donde permaneció hasta 1972, con viajes esporádicos a Buenos Aires y Nueva York. Allí desarrolló el grueso de su obra. Becada por la Fundación Marx, regresó a Madrid donde vivió hasta su fallecimiento. Su obra recibió el Premio de las Letras Españolas en 1987 y abarca casi todos los géneros literarios.

Bibliografía

Novela

Esta novela cierra el ciclo autobiográfico dedicado al madrileño barrio de Maravillas. Los protagonistas son un profesor “casi mayor”, Manuel Falcón, y su discípula y secretaria, Elena Moreno, que regresan del exilio americano.

Forma parte de la trilogía sobre el barrio de Maravillas. En ella se cuenta la historia de dos niñas madrileñas que ya pasaron el umbral de la adolescencia. La acción transcurre entre el episodio de gripe española de 1918 y la proclamación de la Segunda República en 1931. El título de la novela procede de la tan célebre como efimera “acrópolis” del Madrid de los años veinte: la Colina de los Chopos.

Curiosa obra de arte conceptual, agrupa las novelas que la autora no logró terminar, aquellas que no pasaron de esbozos más o menos desarrollados. 

Este barrio del centro de Madrid es el gran protagonista de la novela. Lo habitan vinateros, hojalateros, serenos, faroleros, bohemios, figuras populares que animan el espacio, le imprimen un clima y lo dotan de una peculiar atmósfera. El paisaje humano se completa con los escenarios físicos: la farmacia, la huevería-pollería, la tienda de ultramarinos, la lechería, las tabernas, el colegio para señoritas, la pensión que regenta la Militara...

Novela densa, compleja, que da una gran importancia al azar, invisible titiritero que mueve a los personajes y las circunstancias.

A punto de cumplir los doce años, Leticia, huérfana de madre, se traslada con su padre un militar que acaba de regresar de la guerra de Marruecos, y con su tía Aurelia a Simancas, Valladolid. Allí, la niña, dueña de un talento extraordinario y de una sorprendente madurez, recibirá clases de música en casa de Luisa, una mujer hermosa y «mundana» —en palabras de Leticia—, con la que entablará una estrecha amistad. Daniel, marido de Luisa, entra en la vida de Leticia cuando comienza a darle clases para no desaprovechar el gran talento de la niña.

En Memorias de Leticia Valle, Rosa Chacel desarrolla de forma magistral la capacidad de seducción de la pequeña Leticia, quien, con perversa ingenuidad, juega con su propia pasión y con las pasiones que desencadena.

Rosa Chacel comenzó a escribir Teresa por encargo de José Ortega y Gasset poco antes de 1930. No la terminó hasta 1936, cuando estalla la Guerra Civil. Finalmente se publicó en 1941 en Buenos Aires. Durante ese tiempo, la autora revisó constantemente el texto. Teresa es la biografía de Teresa Mancha, amante del poeta José Espronceda. La novela comienza con el encuentro de los enamorados y termina con la desastrosa muerte de la protagonista poco después de ser abandonada.

Primer libro de la autora, publicado en 1930. De toda su obra, Estación. Ida y vuelta es el mejor testimonio del “arte por el arte”, la doctrina propuesta por Ortega y Gasset en su célebre libro de 1925 La deshumanización del arte e Ideas sobre la novela. Hoy día Chacel no sólo es la escritora del 27, sino que es la única componente del grupo que se ha mantenido fiel al desafío propuesto por Gasset.

Relatos

Obra de narrativa corta que ganó el Premio Ciudad de Barcelona.

Icada, Nevda, Diada reúne todos los relatos de Rosa Chacel, desde los aparecidos anteriormente en Sobre el piélago y Ofrenda a una virgen loca hasta los dispersos en diversas publicaciones. La prosa admirablemente matizada y precisa de la autora de Teresa sirve a una imaginación con frecuencia insólita, visionaria y cruel que revela en estos relatos, durante mucho tiempo no suficientemente conocidos, la mano maestra de una de la figuras centrales de la narrativa española contemporánea. 

Esta bella narración exhibe una gran densidad simbólica. A partir de una anécdota muy sencilla, casi vulgar, el relato se llena de contenidos esenciales: una mujer, con aire de haber perdido la razón, hace un gesto con la mano en una avenida de Buenos Aires abarrotada de gentes que van y vienen en la hora cenital del mediodía. El narrador contempla el gesto... El relato se integra en un volumen con Memorias de Leticia Valle y con Barrio de Maravillas.

Primer volumen de relatos breves de la autora. En él da rienda suelta a su riquísimo mundo interior y a su portentosa capacidad de autoanálisis.

Chinina está casada con el narrador y es madre de una hija. Antes de casarse, Chinina expresaba su vitalidad a través del canto, pero su marido la hizo abandonarlo. Chinina calló. Cuando su hija crece, escapa de sus padres encerrándose en el silencio y en el cine mudo. Chinina muere minada por el abismo emocional que la separa de su hija. Su esposo, desgarrado, queda a cargo de una joven hacia la que siente una mezcla de rencor y ternura.

Relato publicado dentro de la Revista de Occidente en 1928.

Poesía

Este volumen reúne poemas publicados originalmente en Versos prohibidos y en A la orilla de un pozo. A ellos se suman algunos poemas reproducidos en publicaciones periódicas pero jamás recogidos en libros, otros totalmente inéditos, y la traducción de Hérodiade de Stéphane Mallarmé. 

Este libro surgió de una divagación con Rafael Alberti sobre el entusiasmo. En dicha charla debatieron sobre la forma clásica del verso, la medida o la rima. El fruto es este conjunto de sonetos que “envuelven o enmascaran la corrección académica de su forma en el delirante surrealismo de su contenido”. 

En la poesía de Rosa Chacel abundan los homenajes, los versos de circunstancias, las pasiones de la inteligencia. Es una poesía siempre clásica y neoclásica, exigente con la forma, alejada de confesionalismos y de desarreglos sentimentales. 

No ficción

Recopila una serie de ensayos escritos por Rosa Chacel entre 1946 y 1985, dedicados a diversas figuras literarias e intelectuales: José Ortega y Gasset, Juana Inés de la Cruz, Charles Baudelaire, Soren Kierkegaard, Jean-Paul Sartre... También incluye textos sobre creación literaria, críticas y comentarios de actualidad. 

En Los títulos, Rosa Chacel vuelve a los temas que reaparecen una y otra vez en sus novelas, poemas y ensayos: la naturaleza esencial de la mujer, la relación mujer-libertad, los efectos del 'poder' y del 'querer', las corrientes literarias del siglo, la creación poética, los grandes 'hacedores' que ha conocido, la realidad del momento histórica. La cosmovisión de la autora, ya explícita en obras anteriores como La confesión y Saturnal, en las que ear tan patente su imaginación creadora, registra en Los títulos una verdadera sensualidad poética, inédita en el actual panorama literario en lengua castellana.

La autora traza la biografía de su esposo, pintor, autor del célebre retrato de Chacel tantas veces reproducido en las contracubiertas de sus libros. Aparentemente, el libro se ajusta a las pautas convencionales del género. Sin embargo, pronto se descubre que encierra varias historias y que su punto de vista dista de ser ortodoxo.

Rosa Chacel recupera y profundiza en el tema del amor, que ya había abordado en su ensayo Esquema de los actuales problemas prácticos del amor, publicado en la Revista de Occidente en 1931.

La escritora aporta su visión de tres pensadores trascendentales: San Agustín, Rousseau y Kierkegaard, que le sirven para reflexionar sobre su visión de la vida. Acto seguido, emprende la misma tarea desde la perspectiva de tres escritores españoles: Cervantes, Galdós y Unamuno.

Biografía / Memorias

El volumen reúne Alcancía. Ida y Alcancía. Vuelta, las dos obras con forma de diario que, originalmente, formaron el relato de los cuarenta años de exilio de Rosa Chacel. El trabajo aporta las claves para entender la vida de la escritora e, incluso, interpretar mejor muchos puntos oscuros de sus novelas. Según ella misma, “mi diario es una forma de aullido o, más bien, algo así como los gritos inarticulados de los mudos. Escribo en el diario cuando 'no puedo escribir'”.

La escritora se asoma a sus diez primeros años de vida, remonta el río desde el mar hasta la fuente. Así, la imaginación recupera su eminencia, y en la niña se confunden al anhelo puro, la belleza y el sueño, atrapados en una redoma. 

Obra periodística

Recopilación de escritos críticos y artículos de prensa, seleccionados por Moisés Mori, la mayoría de los cuales se publicaron originalmente en revistas de poca difusión.

Correspondencia

A los dieciocho años, Ana María Moix escribió a Rosa Chacel para transmitirle su satisfacción, su interés y su sorpresa después de leer Teresa. Rosa Chacel, que ya se acercaba a los setenta años y residía en Brasil, se apresuró a contestarle. Así comenzó este apasionante epistolario. Edición de Ana Rodríguez-Fischer.

Premios

  • 1993 - Medalla de Oro al mérito en la las Bellas Artes
  • 1990 - Premio Castilla y León de las Letras
  • 1989 - Doctor Honoris Causa por la Universidad de Valladolid 
  • 1987 - Premio Nacional de las Letras
  • 1976 - Premio de la Crítica por Barrio de Maravillas