Barcelona, 1956

Tito Muñoz es poeta y letrista. Ha compuesto canciones para Joan Manuel Serrat o Javier Ruibal y ha sido uno de los creativos publicitarios más prestigiosos de España. Su poesía urbana, canalla y sentimental ha recibido encendidos elogios de Luis García Montero, Felipe Benítez Reyes o Luis Alberto de Cuenca. 

Bibliografía

Estas páginas son una invitación a pasear en pantalón corto o con el uniforme de las teresianas y una tirita en la rodilla por el paisaje de la infancia, los primeros besos y las fotografías de veranos antiguos, rumbo al sótano de Moulinsart, donde se conserva el tesoro de la memoria trazado en línea clara.

Leer más

Poesía

Estas páginas son una invitación a pasear en pantalón corto o con el uniforme de las teresianas y una tirita en la rodilla por el paisaje de la infancia, los primeros besos y las fotografías de veranos antiguos, rumbo al sótano de Moulinsart, donde se conserva el tesoro de la memoria trazado en línea clara.

Con una mirada cínica, callejera y sin concesiones, Tito Muñoz se recrea en la belleza de la invención con el firme propósito de, como recomendaba Ángel González, mantener sucia la estrofa y escupir dentro.

Así que, ¡mil rayos, marinero de agua dulce, bachi-bazuk de los Cárpatos!, abre el libro por donde caiga y deja que la poesía de sus páginas te posea y haga cosquillitas en tus vísceras.

«En este libro, Tito nos va dando una de cal y otra de arena sin hacer apenas aspavientos, sin despeinarse, sin esfuerzo aparente; saca del sombrero el imaginario de la niñez y, cuando te descuidas, esboza la decadencia del pesar de los días o le da la vuelta a la sonrisa huyendo de los sueños». Fragmento del prólogo de El Kanka

«Quien se adentre en Reglamento del caos debe saber que éste no es un terreno para la falsedad ni el atildamiento. La poesía de Tito Muñoz es lo contrario de los inocuos divertimentos de salón que se pueden construir con el lenguaje. Es un lance a vida o muerte, un manantial de huesos y de sangre. Como todos los buenos poetas, Tito habla de todos los demás cuando habla de sí mismo, no concibe un yo que no se remanse en el nosotros. La enfermedad del beso es una infección que se propaga por la saliva. No puede haber mejor metáfora de la poesía de Tito, que se contagia al más mínimo contacto de la imaginación. Que nadie espere salir indemne de sus versos».

(Raquel Lanseros)

Escrito junto a Juan José Téllez.

El libro Una hawaiana con un ukelele mezcla el tema amoroso, a veces irónico, a veces serio, pero siempre tierno, con una percepción de la realidad en donde se mezcla la mirada adulta con la libertad excesiva del niño. Por eso mezcla objetos urbanos (Futbol para taxistas, Colada, El suicidio de Barbie.) con la pasión por el circo (Me llamo Strómboli, Para amar correctamente a una funambulista, El funambulista ciego.) o ese recuerdo ingenuo de la hawaiana, que abre las puertas de lo paradisíaco. Desde el poema inicial (Te lo aviso: / tengo un alma / y está cargada) a la nana final (Canción para dormir a Joan Manuel Serrat) el autor recorre un itinerario sentimental y poético con versos mayormente medidos y bien medidos, y detalles de gran poeta de oído, fácil versificador, de rima eficaz e ingenio despierto. El prólogo de Luis Alberto de Cuenca está a la altura de las circunstancias poéticas y abre el apetito del libro

Quienes conocen a Tito Muñoz saben que bajo ese aspecto de ingenuo que ostenta, se esconde un tipo que ha publicado cuatro libros de poesía, que ha escrito un par de canciones con Serrat, letras de flamenco, incluso un libreto de ópera, y que posee esa sensibilidad callejera que olfatea lo grotesco y lo sublime en los sucesos cotidianos.

Prólogo de Joan Manuel Serrat.

 

Desde los catorce años desarrolla su actividad como creativo publicitario, habiendo recibido numerosos e importantes premios nacionales e internacionales. Ha escrito teatro, flamenco, letras de rock&roll, recetas de cocina y guiones para cortometajes. Metralla es su segundo libro de poemas. El primero Sirenas en conserva se publicó en 1997 está incluido en este libro.