Los Ángeles, Estados Unidos , 1937

William C. Gordon ha sido oficial del Ejército de los Estados Unidos, dueño de un bar, fotógrafo y abogado en California durante cuatro décadas, hasta que a la edad de sesenta y nueve años lo dejó todo para dedicarse de lleno a la escritura. Fue su esposa, la popular escritora chilena Isabel Allende, quien le empujó a escribir novela negra. Con cinco libros en su haber (traducidos a más de una decena de idiomas), William C. Gordon está considerado por la crítica como uno de los últimos cultivadores de la novela policiaca clásica: sus obras conservan las claves originales del género y recuperan el estilo de los años sesenta.

Bibliografía

Novela

El secuestro de un niño, el tercero en pocos días, desata todas las alarmas en San Francisco. Para el periodista Samuel Hamilton, además, esta vez la cuestión es personal: el niño raptado es el hijo de Emma Sheridan, con quien mantiene fuertes lazos emocionales. ¿Quien es el secuestrador? ¿Que relación guarda con el turbulento pasado de la madre? Samuel y el inspector Bernardi tendrán que buscar las respuestas a estas preguntas para evitar una tragedia. Sin embargo, los sospechosos y las perversas motivaciones de venganza y violencia abundan mientras el tiempo se les agota.

Samuel Hamilton y el detective Benardi colaboran en la investigación del asesinato de un traficante de armas palestino.

San Francisco, 1963. Carlos y Roberto, dos hermanos que trabajan en Conklin Chemical, sufren una severa intoxicación mientras limpian un contenedor. Solo Roberto logra sobrevivir, pero su estado es muy crítico. Samuel Hamilton se encarga de cubrir la noticia, mientras sigue investigando unos extraños sucesos ocurridos en Chinatown: veintiún ancianos del barrio han muerto de forma inesperada. El análisis forense demuestra que todos ellos habían bebido agua embotellada de la misma marca. Los dos casos están relacionados. En una compleja trama de corrupción se ve involucrada una de las más sagradas esferas del poder: la justicia.

Cuando Melba Sundling sacó a pasear a su perro esa mañana jamás imaginó que acabaría descubriendo un pedazo de muslo humano envuelto en un saco. La noticia de que un maníaco asesino anda suelto por las calles de San Francisco no tarda en correr como la pólvora. En un intento de rastrear los pasos del criminal, el joven Samuel Hamilton, con la ayuda del detective Bernardi, se sumerge en un submundo de perversión y magia negra en el que el enano Dusty Schwartz se perfila como el principal sospechoso.

El periodista y detective privado Samuel Hamilton se enfrenta a un complicado caso que hunde sus raices en el holocausto armenio.

Un supuesto millonario es atropellado por un autobús en San Francisco. Samuel Hamilton, aspirante a reportero, decide investigar una muerte que no parece clara. Habitual del bar Camelot, Samuel comienza a desentrañar, con la ayuda de su amiga Melba, una compleja intriga que parte de Chinatown, concretamente de la tienda del señor Song. Tráfico de arte procedente de China, hombres de negocios, crímenes y mujeres fatales transitan por esta novela ambientada en el Chinatown de San Francisco.