El día del Watusi

El día del Watusi

Novela , 2016

Anagrama

Páginas 896

Publicada por primera vez en tres volúmenes entre 2002 y 2003, El día del Watusi supuso la consagración de Francisco Casavella como uno de los talentos mayores de nuestras letras. Novela inagotable sobre «los cómos, los porqués, los para qués y los y qués» de la transición española, en palabras del autor, su relectura da por buena la imagen casavelliana del novelista como el guía mestizo de los westerns, aquel que se avanza a la tropa, se expresa en un lenguaje extraño y nos avisa de que las cosas no son lo que parecen.

En la primera parte de la obra, la acción transcurre el 15 de agosto de 1971 en Barcelona, el día que cambió la vida de Fernando Atienza, un niño de trece años. El protagonista se ha citado con un amigo, Pepito el Yeyé, un gitanillo que vive en las barracas de la montaña de Montjuïc. Ambos pasan el rato pescando en el viejo puerto de Barcelona cuando, de repente, distinguen una masa flotante: es un cadáver sin zapatos ni pantalones, vestido con una cazadora en la que se lee “watusi 65”; En la segunda parte, Fernando Atienza y su madre han abandonado el barrio chabolista donde vivían. Ahora ocupan una portería en un barrio de clase media. La idea que la mayoría de los inmigrantes tienen del bienestar orientará a partir de ahora las acciones de la madre. Esta accederá a la ínfima burguesía mediante un matrimonio en segundas nupcias con un funcionario subalterno del Banco de España; finalmente, en la tercera parte, la acción transcurre en 1995. Fernando Atienza vive en Barcelona, donde vende drogas, y vaga en compañía de yonquis y delincuentes. La historia propone un retrato de la ciudad de los años ochenta, escenario de música pop y chutes a todo ritmo, sin distinciones de color o de clase social. Fernando ha conocido a Elsa, el gran amor de su vida, una yonqui de clase media que se convierte en compañera inseparable del protagonista.