Cuando muere el hijo. Una crónica verdadera

Cuando muere el hijo. Una crónica verdadera

Biografia / Memòries , 2009

Ed. Emecé

Pàgines 166

En 1983, Abel Posse vivía en París con su mujer y su hijo Iván, de quince años. Un domingo de invierno al mediodía, el matrimonio salió a comprar el regalo de un amigo. Al regresar, sin que nada lo hiciera prever, les esperaba el descubrimiento más terrible que cualquier padre puede imaginar: el suicidio del hijo. A casi tres décadas del suceso que marcó su vida, decide relatarlo. Todavía puede reconstruir al detalle esas primeras horas: el cuerpo inerte, la sangre, su estupor, la desesperación de la madre, la llegada de los gendarmes, los fríos trámites, el entierro. El dolor, la vergüenza, la culpa, la bronca... La necesidad de desentrañar lo que jamás creyó posible lo lleva a emprender un tour de force detectivesco por el alma del hijo, de pronto, tan desconocida. Examina sus papeles, se entrevista con sus amigos, sus profesores, su médico. Un año después, el trabajo lo destina a Israel. Con su mujer deciden hacer el viaje desde Francia en automóvil, pasando por Grecia. Mileto, Tel Aviv, Jerusalén son el escenario exterior de un viaje iniciático para emerger del laberinto de sufrimiento y muerte que supone la brutal desaparición voluntaria de su hijo adolescente. Con un estilo depurado que alcanza su máxima excelencia en las estas páginas, Abel Posse ofrece un testimonio de una crudeza sobrecogedora, el documento existencial de un padre que encuentra en la escritura su forma personal de exorcismo.