Siestas con viento sur

Siestas con viento sur

Relats , 1957

Planeta

Esta obra está compuesta por cuatro relatos, dos de ellos de ambiente urbano, “El loco” y “Los raíles”, y otros dos de ambiente rural, “La mortaja” y “Los nogales”. “El loco” y “Los raíles” habían sido ya publicados de manera independiente en los años 1953 y 1954, respectivamente, en La novela del sábado. “La mortaja” formará parte de otro volumen de nueve cuentos publicado bajo este título en 1970.

En “El loco” un anodino empleado de banca cuenta a su hermano la obsesión que le embarga tras haber conocido casualmente a un hombre del que sospecha que está ligado al pasado de la familia y relacionado, incluso, con la muerte violenta de su padre. En “Los raíles” las biografías de Teo y Tim, abuelo y nieto, corren paralelas como los raíles del tren si bien con aspiraciones y metas diferentes. Ambos queman sus existencias pretendiendo ser maître de hotel el primero y abogado el segundo, sin conseguirlo. En “La mortaja” un niño, el Senderines, protagoniza una historia de desamparo y soledad. Toda su inocencia y su impotencia se aúnan para intentar vestir el cadáver de su padre, que acaba de morir repentinamente. Todos a su alrededor se inhiben e incluso se aprovechan de la indefensión del niño sin prestarle ayuda. “Los nogales” recoge la relación entre Nilo padre, el mejor vareador de árboles de la comarca, y Nilo hijo, un ser disminuido y contemplativo, incapaz de secundar el oficio de su padre. La muerte, omnipresente en la narrativa delibeana, ronda toda la historia y la culmina trágicamente.