San Cugat del Vallès, Barcelona, España, 1954

Licenciado en Economía y en Derecho por la Universidad de Barcelona, ha ejercido la actividad diplomática en Bolivia, Filipinas y en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. En calidad de embajador de España, ha residido en Malasia, Vietnam, Brunei y Reino Unido. Actualmente vive en Bruselas. Algunas de sus novelas se han traducido al castellano y al inglés, y en el año 2009 ganó el prestigioso premio Ramon Llull de novela con L’últim home que parlava català, libro en el que aborda el bilingüismo en Catalunya.

  • "Casajuana es capaz de atraer al lector contrarrestando hábilmente una narrativa altamente compleja con un estilo conciso y práctico." Peter Cocozella, World Literature Today
  • "El humor de Casajuana no cede ni un solo momento." Jordi Llavina, El 3 de Vuit.

Bibliografia

Una comedia imprescindible sobre las miserias del poder político.

En una Barcelona gobernada por políticos corruptos, constructores deshonestos y todo tipo de aprovechados y estafadores, Serafí Serratosa recibe un encargo inesperado. Su amigo Baltasar, ahora teniente de alcalde en el gobierno municipal, le ofrece el cargo de jefe de gabinete para que acabe con la corrupción.

Ler mais

Novela

Una comedia imprescindible sobre las miserias del poder político.

En una Barcelona gobernada por políticos corruptos, constructores deshonestos y todo tipo de aprovechados y estafadores, Serafí Serratosa recibe un encargo inesperado. Su amigo Baltasar, ahora teniente de alcalde en el gobierno municipal, le ofrece el cargo de jefe de gabinete para que acabe con la corrupción.

Sin embargo, Serafí no tardará ni diez minutos en comprender que el encargo consiste en proteger los intereses del partido, más concretamente los de las personas vinculadas al mismo, y que él no es más que un cabeza de turco a quien todo el mundo pretende sobornar en relación con el multimillonario proyecto de construcción del “Centro de Control de Tráfico”.

En torno a este proyecto se arremolinan los intereses contrapuestos de mafiosos, contratistas, políticos, constructores e intermediarios, y Serafí, la única piedra en el zapato con la que todos ellos se encuentran, se las tendrá que ingeniar para salir airoso de diversos complots con los que pretenden sacárselo de en medio. Tras una serie de disparatadas e hilarantes peripecias, todo se resuelve en un clásico y eficaz final de comedia de enredo.

«Carles Casajuana juega con mano maestra con el arte del doble lenguaje: digo esto, el lector entiende aquello y se troncha de risa.» Julià Guillamon, La Vanguardia

«Una de las novelas más hilarantes de la temporada.» Jordi Nopca, Ara Cat

«Un espíritu satírico como el del sainete o la novela picaresca, con un humor que tiene tanta relación con Wodehouse, y con ciertos aspectos de Dickens, como con Mendoza. Todos ellos de una dinastía literaria con continuidad que quizá arranca más lejanamente con el Satiricón de Petroni.» Pere Gimferrer

 

 

Barcelona, 1970. Durante los últimos coletazos del franquismo, la ciudad ya no tiene nada que ver con las primeras décadas del siglo: revueltas universitarias, liberación sexual, represión policial y una cultura comprometida con la lucha contra la dictadura. Josep Carner, conocido como el Príncipe de los Poetas Catalanes, regresa del exilio con la memoria devastada después de más de treinta años de ausencia. Al joven estudiante universitario Luis Miralles le encargan que acompañe y ayude al poeta durante su estancia en Barcelona. La presencia del exiliado no queda libre de polémicas. ¿Supone su regreso una innecesaria concesión al régimen? Poco a poco, la presencia de Carner deviene incómoda. Miralles, que es un testigo inusitado, aprovecha el encargo para disfrutar de unas semanas de libertad fuera de casa y para vivir una intensa relación amorosa.

Entre los círculos culturales que acogen al poeta y las tribulaciones de los estudiantes amigos de Miralles, Carles Casajuana construye un delicioso y nostálgico retablo sobre el papel del escritor, los estragos de la vejez, el peso del exilio y la imposibilidad del regreso.

Un personaje, Ramón Balaguer, dirige la colección de ensayo de una importante editorial. Encarga un trabajo sobre los catalanes a su antiguo compañero de piso, Miquel Rovira. El editor quiere un libro divertido, con gracia, pero el escritor cree que la situación de Catalunya no tiene ninguna. El acuerdo no será sencillo. La obra recupera los caracteres de L’últim home que parlava català.

Rafael Masferrer es un hombre casado con dos hijos universitarios. Director de un bufete de abogados, preside también la sección nacional de una ONG contra la corrupción. Cuando una empresa catalana es acusada de sobornar a las autoridades tailandesas, Masferrer pide a sus directivos que aclaren su inocencia. Las reticencias con las que choca se convierten pronto en amenazas. Hasta que se difunde una fotografía en la que aparece desnudo en compañía de una joven. La situación lo enfrenta a un implacable cuestionamiento personal.

Si desapareciera el catalán, ¿cómo sería el último hombre que lo hablaría? Uno de los protagonistas del libro, el escritor Miquel Rovira, imagina una Catalunya donde el idioma catalán ha desaparecido e investiga las causas. Lo hace como si se tratara de una novela policíaca: hay una víctima, el catalán; un investigador, que es un profesor estadounidense; y un testigo, el último hombre que habla catalán. La novela narra un caso de mobbing inmobiliario que se convierte en un sitio a la literatura. Una reflexión sobre el bilingüismo y sobre el estado de la lengua y la identidad catalanas.

El director de una de las empresas contratistas de la edificación de las Torres Petronas de Malasia es asesinado. Otro ejecutivo español es acusado del crimen y encarcelado. Jordi Sureda, secretario de la Embajada española en Malasia, decide investigar por su cuenta: algo le dice que las autoridades malayas ponen demasiado empeño en considerar los hecho como un simple lío de faldas. 

Los protagonistas de esta novela abandonan todos los convencionalismos y acaban enfrentados a la perplejidad más absoluta. La siente el primero de los personajes durante su excursión al Mururata, una de las cimas andinas. El segundo protagonista se aloja en un hotel frente al lago Titicaca, alojamiento dirigido por dos españoles muy dispares. La tercera historia habla sobre un antiguo guerrillero boliviano que pide cobijo en la Embajada española. Su secretario se aviene, pero los problemas burocráticos prolongarán la estancia del asilado, quien tomará la casa y la mujer del secretario como propias. 

Para Gaspar Mir, protagonista de esta novela, la vida sedentaria es una camisa de fuerza que lo oprime. Su ánimo experimenta la tensión entre la estrechez de la rutina y la posibilidad de una aventura vital sin trabas. Su personaje encarna, de manera extrema, la insatisfacción propia de la condición humana.

En una casa de la zona alta de Barcelona, una mujer se aburre. Dentro de un despacho de la vivienda, un hombre concierta negocios. En esas que llega otro hombre, éste sucio y desastrado. Veinte años atrás, los dos eran amigos y tenían sueños. Ahora, sus papeles se han invertido. El reencuentro los obliga a ajustar cuentas con el pasado. También los tienta con la oportunidad de intercambiar sus situaciones y recomenzar una nueva vida.

Sergi Vilalta trabaja en un banco y ha publicado un par de libros. Alentado por su editor, quiere escribir una novela donde todas las inmoralidades sean posibles, un monumento a la maldad que mane sangre por las solapas. Persuadido de que ese proyecto lo consagrará como escritor, pide una ayuda a una fundación y abandona su empleo para dedicarse en cuerpo y alma a la escritura. Hasta que sus rígidos principios topan de una manera descarnada con la feliz despreocupación de Arcadi Artiaga, el nada escrupuloso protagonista de su novela.

Bondage es el nombre de un perfume femenino demasiado conspicuo, que contribuye al desconcierto de Robert Camprubí. Un desconcierto justificado, eso sí, a causa de un cuadro de Magritte, un amigo que vive de los cómics, un padre obsesionado por el póquer, un otorrino aficionado a desmontar calaveras, una sexoterapeuta, dos escáneres, un prostíbulo elegante, una estudiante de filosofía muy tentadora, cierta particularidad anatómica, una discoteca de moda, cinco globos de colores... La suma de todos esos elementos explica que el atribulado protagonista se haya transformado en el despreocupado pasajero de un avión que vuela a Río de Janeiro.

Esta es la historia de un amor lleno de sobresaltos, y también la de una amistad irreconciliable. Incluso es una reivindicación del derecho al fracaso. El protagonista miente con desparpajo sobre su aversión al matrimonio, su relación con Nieves, sobre Lorenzo y Quim, sus amigos, y sobre un gato arisco y malhumorado que se llama Franco. La novela es un tratado sobre el aprendizaje de la mentira y sobre cierta Barcelona nocturna donde, durante unos años, todo pareció posible.

Não ficção

El poder ejerce una fascinación que atraviesa los siglos. Carles Casajuana ha sido testigo privilegiado del acontecer político en los escenarios más dispares gracias a su trabajo como diplomático. En este libro reflexiona sobre lo que ocurre intramuros en los grandes centros de poder: la vanidad y el mal de altura, el azar y el carisma, el don de la palabra y el sentido del espectáculo, la abnegación y la impostura, el humor y la adulación, la burocracia y el protocolo, las complicidades y los codazos, la verdad y la mentira...

Esta obra compara el pensamiento del filósofo Friedrich Nietzsche y el del escritor Josep Pla. El autor reproduce y comenta fragmentos de diversos libros para señalar las afinidades. El materialismo, la vitalidad, la negación del progreso humano, la concepción circular del tiempo, el antifanatismo o el antidogmatismo son algunos de los valores que comparten ambos intelectuales.

Prémios

  • 2009 - Premi Ramon Llull de novela pon L’últim home que parlava català.
  • 2014 - Premio Godó de reporterismo y ensayo periodístico.