Madrid, España, 1975

Rosa Gil creció en Cádiz y se aficionó durante su infancia a los libros y a los tebeos. Estudió Periodismo en la Universidad de Navarra y ha trabajado para diversas editoriales y medios de comunicación. Actualmente colabora en la revista Mujer Hoy. Redescubrió su fascinación por la narrativa juvenil a través de su trabajo de redactora en distintas revistas para niños. Bruno Dhampiro, su primera novela, viene acompañada de unos dibujos de Fernando Vicente, pintor e ilustrador español de renombre.

Bibliografía

Una nueva superheroína sobrevuela la ciudad. Sí, es Delirium, con sus mallas de saldo y sus volares erráticos recorre los tejados de Madrid en busca de su superenemigo: Redpunzel, un villano despiadado de pelirrojo melenón que no parece compadecerse de nadie y demuestra especial inquina a los museos en general y a las obras maestras de arte en particular.

Leer más

Novela

Una nueva superheroína sobrevuela la ciudad. Sí, es Delirium, con sus mallas de saldo y sus volares erráticos recorre los tejados de Madrid en busca de su superenemigo: Redpunzel, un villano despiadado de pelirrojo melenón que no parece compadecerse de nadie y demuestra especial inquina a los museos en general y a las obras maestras de arte en particular. En tiempos convulsos, en que el mal acecha, sin duda el mundo necesita a Delirium. Solo ella puede salvar a la ciudad de los arrebatos de ira de Redpunzel pero... ¿podrá salvarse a sí misma? Porque, cuando cuelga las mallas, sus superpoderes se apagan y ella vuelve a ser una persona normal, Delirium se convierte en Lola, una mujer al borde de los treinta con un serio problema con el alcohol y una vida bastante desastrosa, que ha perdido por el camino a su novio, su empleo, su vida, incluso a su madre, y a quien solo le queda su amiga de toda la vida, Leti.

El mundo necesita a Delirium es una novela cómica con una trama incisiva y profunda sobre la amistad, el poder, la dependencia y la familia.

Narrativa juvenil / infantil

Bruno es un huérfano que hasta los diez años ha vivido felizmente en el orfanato de Mystiville. Un buen día es adoptado por el siniestro Negroponte Kraan, y descubirán que en sus venas lleva sangre vampira y que, debido a su carácter mestizo (mitad humano, mitad vampiro: lo que lo convierte en un “dhampiro”), reúne en su persona los mayores poderes que se puedan imaginar.